Tras 50 años de presencia en los armarios del buen gusto, la sastrería italiana Kiton se ha convertido en sinónimo de factura artesanal y personalización en su máxima expresión. Con cerca de 60 boutiques emblemáticas alrededor del mundo, altos patrones de distribución en Europa, Norteamérica y Asia, 300 sastres y una institución de enseñanza sartorial, parece tener en sus manos el pasado, presente y futuro de la alta costura masculina, tal como lo refirió Antonio de Matteis, director Ejecutivo de Kiton Group, durante una entrevista con Forbes Life.

Antonio de Matteis comenzó su carrera como agente al lado de su tío Ciro Paone, el fundador y presidente de la legendaria compañía, y a lo largo de los años ha realizado valiosas aportaciones, como el desarrollo de un sistema diseñado para producir hilados de Vicuña pura y Vicuña de verano, el primer tejido ultraligero hecho con este material. Pues si hay algo que configura el estilo del hombre contemporáneo de negocios es “moverse con libertad. Sentir que sus prendas son una segunda piel para viajar, tener reuniones de trabajo y presentarse en eventos importantes, siempre proyectando su esencia personal”.

Kiton

Colección 2018-2019

Por ello, los trajes de Kiton son hecho a la medida y recogen el estilo individual de cada cliente. “Mi familia en 1908 solía vender las telas a los sastres, yo pertenezco a la séptima generación, así que la fabricación de tejidos es un tema bien conocido por la compañía. Quienes figuran en las listas de Forbes saben reconocer, a simple vista, un traje de nuestra manufactura artesanal. En primera instancia por la calidad de las telas, todas están exclusivamente fabricadas y diseñadas para Kiton, y tienen la certeza de que solamente existen 16 trajes en todo el mundo con el tipo de tela que elijan. Cada prenda es única y eso es lo que aprecian”.

Y es que hacerse un traje a la medida es uno de los más grandes placeres al que hombre actual puede aspirar. Los trajes al estilo italiano de Kiton se caracteriza por sus chaquetas ligeras y con pocas entretelas, las mangas estilizadas a los hombros que enmarcan la espalda de una manera muy natural. “Hace una década los pantalones no tenían tanta relevancia en la moda masculina, ahora son muy importantes. Eso es un gran cambio. Tienen que tener una buena simetría con las demás piezas y sobre todo con la silueta, porque suelen ser más ajustados que antes y es gracias a la maestría de un buen sastre, que logran que ser confortables”. De ahí la trascendencia que tiene para Kiton contar con su propia escuela de sastres, a quienes les toma dos años de estudio empaparse apenas de los aspectos técnicos.

PUBLICIDAD

El encuentro con Silver Deer

En 2015, Antonio de Matteis tuvo un acercamiento en el extranjero con Robert Hirsh, creador de Silver Deer, una cadena  que se ha dedicado a ofrecer lo mejor de las marcas de lujo para hombre en la comodidad de un sólo espacio en México. Desde entonces, comenzó a gestarse la posibilidad de incrementar la presencia de Kiton en el país a través de sus tiendas.  “Es mi primer viaje a esta nación y ha sido muy grato conocer la historia de su ciudad principal. Es un mercado interesante, de tradición y que entiende el concepto de calidad. El objetivo de estar aquí es que los clientes mexicanos puedan vivir una experiencia previa y conozcan algunas prendas, antes de viajar a nuestras boutiques localizadas en otras ciudades del mundo y mejor aún, que estimule su deseo de conocer nuestros talleres en los alrededores de Nápoles”. Que conozcan -concluyó- la sede de enseñanza de los travelling tailors, los sastres que se han convertido en embajadores de la artesanía y la buena costura napolitana.

Te puede interesar: Haz una inversión inteligente: consejos para comprar un traje a la medida

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí