Tras casi un año de retrasos, Infraestructura Marina del Golfo, la alianza entre la canadiense TC Energy y IEnova, anunció la terminación del gasoducto marino Texas-Tuxpan.

El proyecto representa aproximadamente 2,500 millones de dólares en inversión en infraestructura para proveer el gas natural requerido por plantas generadoras de energía eléctrica, clientes industriales y centros urbanos de la zona centro y sur del país.

Esta infraestructura proveerá capacidad para transportar 2,600 millones de pies cúbicos de gas natural diariamente.

Este proyecto debió entrar en operaciones en el último trimestre de 2018, pero el mal clima y problemas con soldaduras fueron algunos de los factores que retrasaron su finalización, al tiempo que la industria reportó un menor suministro del energético para sus actividades.

Aquí la historia completa: Cenagas reduce en 30% abasto de gas a industrias en el sur del país: Concamin

Las compañías esperan que el gasoducto incremente en 40% la capacidad actual de importación de gas natural del país y abastecerá un combustible más limpio y eficiente para la generación de energía eléctrica y el desarrollo de la industria.

“México se ve beneficiado por una ubicación geográfica que le permite tener acceso a algunos de los precios más bajos de gas natural en el mundo. La expansión de su red de gasoductos y del abastecimiento provisto por sur de Texas-Tuxpan contribuirá a incrementar la competitividad”, dijo Robert Jones, presidente de TC Energía.

El ducto de 772 kilómetros y de 42 pulgadas de diámetro corre mar adentro desde la frontera con Estados Unidos, cerca de la ciudad de Brownsville, Texas, hasta Altamira, cerca de la ciudad de Tampico en el estado de Tamaulipas, desde donde continúa su recorrido hacia Tuxpan en el estado de Veracruz.

En tierra, el gasoducto proveerá a México de gas natural mediante sus conexiones con los ductos de TC Energía de Tamazunchale y Tula, así como con el Sistema de Transporte y Almacenamiento Nacional Integrado de Gas Natural (SISTRANGAS).

El proyecto fue la mayor fuente de inversión extranjera directa en México en 2017. El proyecto incluyó la construcción de la estación de compresión más grande en todo el país en Altamira, Tamaulipas, y la creación de 3,000 empleos durante la fase constructiva.

“Este importante proyecto garantizará el abasto confiable y seguro de un combustible económico, eficiente y amigable con el medio ambiente para promover el desarrollo económico, la creación de empleos y el bienestar de los mexicanos” declaró Tania Ortiz Mena, directora general de IEnova en el comunicado.

Lee también: Gasoducto marino Texas-Tuxpan arrancará operaciones a finales de junio

 

Siguientes artículos

Pequeños comerciantes no vemos cambios reales con López Obrador: ANPEC
Por

El 85% de los negocios han visto ventas bajas desde el primer semestre del año pasado.