A principios del mes de noviembre del año pasado, Alejandro Delgado, ex presidente del Instituto Nacional del Emprendedor (INADEM), subió al escenario del Festival INC Mty, organizado por el TEC de Monterrey, para dar una noticia: El organismo a su cargo estaba a punto de desaparecer.

Se lo habían notificado integrantes de la administración entrante del presidente Andrés Manuel López Obrador, quienes le señalaron que el instituto no formaría parte de sus planes ya que tomarían un camino distinto en materia de políticas relacionadas con emprendimiento.

TAMBIÉN LEE: Ante el cierre del Inadem, los empresarios van al rescate del emprendimiento

El hecho significó en su momento incertidumbre para los emprendedores, sobre todo porque no se tenía claridad entorno a dos cosas: La primera, si el ecosistema sería capaz de sobrevivir a una desaparición de esta naturaleza, y, la segunda, quién podría ser el encargado tomar su lugar en cuanto a la inyección de capital que se daba a las startups.

Con vida

A casi un año de distancia de este hecho ambas respuestas han quedado resueltas, así lo señalan en entrevista con Forbes México, Rogelio de los Santos, cofundador de Dalus Capital, y Hugo Garza Medina, director del Instituto de Emprendimiento del TEC de Monterrey.

Y la valoración que, en general, ambos hacen a lo sucedido este año con el emprendimiento es positiva, toda vez que aun cuando el INADEM efectivamente sí acabó por desaparecer, el ecosistema ha seguido avanzando de manera positiva.

“La mejor voz la tienen los emprendedores, pero la realidad es que el ecosistema tuvo la capacidad de darle la vuelta al tema y seguir avanzando a pesar de la desaparición del instituto”, señaló De los Santos.

Desde su punto de vista, lo que sucedió con este hecho que se generó es que se rebalancearon las cosas, sin que de ninguna manera se dejaran de generan en el país proyectos de emprendimiento de impacto.

“A mi parecer lo que se puso a prueba con este hecho fue la capacidad de conexión y desarrollo que tenía la comunidad relacionada con el emprendimiento, incluyendo a todos sus jugadores, y la perspectiva que tengo es que se logró seguir avanzando en el ecosistema”, afirmó el cofundador de Dalus Capital.

Nuevos actores

Por otro lado, respecto a quién podría tomar el lugar que dejó vacante el INADEM, De los Santos señaló que a lo largo de todo este año se ha intensificado la aparición de fondos extranjeros interesados tanto en proyectos de México como de toda América Latina.

“La realidad es que una de las mayores preocupaciones que había en este caso era el del capital, sin embargo, este año han llegado al país numerosos actores relacionados con el ambiente de Silicon Valley que poco a poco empezaron a invertir en las compañías de aquí”, expuso.

El caso más sonado en este sentido fue el del gigante japonés Softbank, que arribó a la región con un fondo de más de 5,000 mdd para invertir, una cifra que, según De los Santos, muy probablemente podrían llegar a duplicar en el futuro.

Otra rebanada del pastel, cuenta Hugo Garza Medina, la tomaron las distintas family offices mexicanas, las cuales han estado incrementando, tanto a través de fondos como de inversión directa en startups, el capital que ocupaban anteriormente para este tema.

“Monterrey ha sido desde siempre precursor en el tema de las family offices y su inversión en el emprendimiento, y este hecho poco a poco se ha ido replicando este año en todo el país”, sostiene.

Finalmente, agrega Garza Medina, también en este último año han observado un crecimiento en el interés por parte de empresas y grandes corporativos por intensificar su presencia dentro del ecosistema emprendedor.

“Nosotros hoy vemos que ya existe una red nueva de corporate venture capital, que involucra a muchas empresas mexicanas y multinacionales que están cada vez más activas en sus iniciativas de inversión en cuestión de emprendimiento, encontramos equipos al interior de las compañías totalmente enfocados ya a esta labor”, señala.

Fortalecer los básicos

A pesar de este panorama positivo, Garza Medina asegura que es importante que se siga trabajando en México no sólo para consolidar el emprendimiento, sino para profesionalizarlo, algo de que dará oportunidad de alcanzar un crecimiento mayor aún.

“Necesitamos sistematizar más la práctica del emprendimiento, que los fundadores de las nuevas compañías tengan muy en claro cuáles son las competencias que necesitan aprender para conseguir que sus empresas se desarrollen”, expone.

En particular, además de trabajar en cosas como la resiliencia en los emprendedores, el titular del Instituto de Emprendimiento del TEC sostiene que resulta relevante que aquellos que se decidan a abrir una empresa aprendan a detectar oportunidades y ejecutarlas.

“Si eres una pyme y no tienes la capacidad de ubicar las distintas oportunidades para crecer el negocio siempre vas a ser pequeño, por eso es importante que sigamos impulsando esta capacidad en los emprendedores”, concluye.

También te puede interesar: 

Exclusiva | En México no hay unicornios, pero crece el ecosistema emprendedor: Endeavor

 

Siguientes artículos

Emprendedores reciben créditos por 63 mdp en lo que va del gobierno de AMLO
Por

Además, se creó el Padrón de Desarrolladoras de Capacidades Empresariales, a fin de facilitar el acceso a capacitación,...