Más que ser una lista de los estrictamente mejores videojuegos del año, aquí hago un recuento de los diez videojuegos más interesantes que pude jugar durante 2017, y que me dejaron las mejores impresiones, cada uno, por razones particulares.

10) Resident Evil 7: Biohazard (Capcom, PS4 / Xbox One / Windows). Resident Evil es quizá la marca más famosa de Capcom, pero además es una de las sagas más icónicas de la historia de los videojuegos. Es increíble que luego de más de 20 años de historia, Capcom se haya atrevido a reinventar la fórmula de los videojuegos de horror, desmarcándose de la gastada historia de las últimas entregas. Este título nos pone en una casa del horror con peligros muy reales, y una sórdida historia que se va torciendo con el paso de las horas, para que intentemos sobrevivir entre secuencias llenas de adrenalina y estrés que se sienten frescas. Ésta fue la experiencia de horror del año.

9) Little Nightmares (Tarsier Studios, PlayStation 4, Xbox One, Microsoft Windows). Otro juego con temática de horror. Sin embargo, en lugar de ser una experiencia narrativa de estilo cinematográfico, se trata de un sencillo juego de plataformas con elementos de puzzle, en el que tomas el lugar de una pequeña niña que intenta escapar de una prisión submarina de pesadilla donde los adultos se comen a los niños. Little Nightmares hace una extraña e inesperada mezcla de elementos fantásticos típicos de historias infantiles en su estilo de arte con una historia sin diálogos y un subtexto violentamente oscuro.

8) Gravity Rush 2 (Sony Interactive Entertainment Japan, PS4). El Gravity Rush original era un caprichoso juego de aventuras diseñado para sacar provecho del PS Vita, la poderosa consola portátil de PlayStation lanzada en 2011. En su secuela, ahora una exclusiva de PS4, vuelves a tomar el lugar de Kat, una chica con la habilidad de controlar la gravedad a placer, lo que le permite flotar en el aire, moverse a grandes velocidades y combatir enemigos con fascinantes e intuitivas mecánicas de juego. El diseño de arte, y su bellísimo mundo abierto hacen que la exploración sean un deleite visual, que se mantiene divertido con el paso de las horas.

PUBLICIDAD

7) GNOG (KO_OP, PS4 / PSVR / Windows / iOS). Definitivamente el juego más extraño de esta lista. GNOG es un caprichoso juego de puzzles cuyo objetivo es abrir una serie de cabezas de monstruos, mediante botones, palancas, perillas y secuencias que desafían el sentido común y la lógica. Aunque el juego en sí es bastante divertido y original, el jugarlo en Realidad Virtual mediante el PSVR es una experiencia muchas veces más sorprendente e inmersiva. Entrar al mundo de GNOG es una experiencia de colores vivos, formas sencillas y música adictiva, que luego de un rato de juego pone al jugador en un estado de trance relajante.

6) Night in the Woods (Infinite Fall, PS4 / Xbox One, / Windows). Una novela gráfica sobre la depresión y el fracaso que cobra vida mediante un videojuego de plataformas. Night in the Woods nos pone en los zapatos de una college dropout que regresa a su aburrido y angustioso pueblo natal para vivir con sus padres. La oportunidad de explorar este peculiar lugar, de conocer a su gente, vagar con los amigos y resolver misterios es lo que hacen a este hermosamente ilustrado y bien escrito juego, uno de los títulos más interesantes, y subversivamente transgresores que llegaron al mercado este año.

5) The Legend of Zelda: Breath of the Wild (Nintendo, Nintendo Switch / Wii U). La saga de The Legend of Zelda no necesita presentación. No por nada es una de las mascas más respetadas y cuidadas de Nintendo, así como de las más aclamadas de la historia. Breath of the Wild fue el juego estrella de lanzamiento del Nintendo Switch, llevándonos a una abrumadora aventura de acción y fantasía en un gigantesco mundo abierto en el que somos libres de hacer lo que queramos, cuando queramos y de muchas formas. La manera de explorar este denso y hermoso mundo es un significativo logro para los videojuegos, y el nuevo estándar dorado de las aventuras de mundo abierto.

4) Super Mario Odyssey (Nintendo, Nintendo Switch). Mario es el personaje más famoso de los videojuegos y otra de las marcas más queridas de Nintendo. Su llegada al Nintendo Switch, con un nuevo juego de plataformas tridimensional es todo un suceso en términos de diseño, y como un logro técnico digno de admirar. Es increíble que luego de más de 30 años de historia, Nintendo siga mostrando innovación en juegos que básicamente tratan de saltar de un lado a otro, no sin dejar a un lado que la introducción que hace este juego en la simple mecánica para arrojar un sombreo agrega un nivel de complejidad y posibilidades de juego muy entretenidas.

3) Cuphead (Studio MDHR, Xbox One / Windows). Luego de largos años de espera, este fantástico juego de plataformas y disparos, animado a mano al estilo de las caricaturas de los años treinta, se ha convertido en uno de los juegos con más impacto debido a su simplicidad y excelencia. Cuphead es la prueba de que los estudios independientes tienen una gran oportunidad todavía para reinventar a los clásicos y crear mecánicas adictivas a través de elementos conocidos por todos.

2) Horizon Zero Dawn (Guerrilla Games, PS4). Uno de los juegos exclusivos más impactantes, originales y ambiciosos de los últimos tiempos. Esta nueva franquicia nos lleva a un ridículamente amplio y poblado mundo abierto, muchos años en el futuro, en el cual la civilización como la conocemos ha terminado y los humanos han vuelto a las organizaciones tribales de cazadores, intentando sobrevivir a la hostilidad de peligrosos dinosaurios robot que patrullan la tierra. No importa qué tan extravagante suene este pitch, Horizon Zero Dawn es el juego de acción por excelencia, que culmina años de la evolución de los videojuegos para crear un mundo fotorrealista, con una emocionante historia contada a modo de película e incontables oportunidades de aventura y diversión.

1) Hellblade: Senua’s Sacrifice (Ninja Theory, PS4 / Windows). El modesto, pero altamente capaz estudio Ninja Theory ha creado una obra maestra, llena de expresividad, originalidad, mecánicas de juego interesantes y un desarrollo técnico formidable. Hellblade: Senua’s Sacrifice no es otro juego de acción en un mundo de fantasía y batallas. Es un viaje a los traumas y angustias más profundas de una guerreara que baja al inframundo para salvar el alma de su amante; aunque el juego se basa en la resolución de puzzles, la exploración y el combate, su propósito no es llegar al final demostrando fuerza e inteligencia superior, ante todo, sino mostrarnos la fragilidad de los héroes al crear una emotiva simulación del a psicosis. Sinceramente puedo decir que éste ha sido mi videojuego favorito de 2017, y la mayor recomendación que puedo dar.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @IrvingPeres

Podcast: El Beastcast

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Realidad Extendida revoluciona los negocios
Por

Estamos en un momento decisivo en donde las experiencias digitales enfocadas en la conducta humana se convierten en un d...