DW.- “La globalización ha llegado al límite de lo aceptable”. Esta frase contó con el 70 por ciento de respaldo en Estados Unidos y un 56 por ciento en la Unión Europea entre los expertos económicos consultados por el Instituto de Investigaciones Económicas de Múnich (IFO), en el estudio “World Economic Survey”.

Un 85% de los franceses se declaró “de acuerdo” o “completamente de acuerdo” con la frase. Son los más críticos entre los 120 países que forman parte de la investigación. También República Checa (70%), Austria (69%), Reino Unido (68%) y Alemania (64%) creen que la visión negativa sobre los efectos de la globalización aumenta.

Movimientos antiglobalización

Todo indica que la globalización alcanzó los límites de aceptación, especialmente en aquellos países que se han beneficiado del comercio transfronterizo en las últimas décadas. Es allí también donde ha habido contramovimientos: el referéndum del Brexit en Reino Unido, Donald Trump y su Make America Great Again en Estados Unidos, los Chalecos Amarillos en Francia. “En estos países la gente dice: se alcanzó el límite de la globalización, hasta aquí y nada más”, afirma Johanna Garnitz, coautora del estudio.

TAMBIÉN LEE:

En el umbral de una nueva era de globalización

“Las economías avanzadas generalmente son más críticas de la globalización que los países emergentes y en desarrollo”, dice la especialista, resumiendo los resultados principales del estudio. Pero a nivel mundial, “las opiniones positivas y negativas están en perfecto equilibrio”, explica.

En China, campeón mundial de las exportaciones y desde hace tiempo banco laboral de Occidente, la globalización es bien vista (77%), al igual que en Filipinas, Malasia y otros países en vías de desarrollo. “Estos países tienen grandes expectativas depositadas en la globalización”, dice Garnitz. “Los habitantes de los países desarrollados, en cambio, creen que ya se alcanzó el límite y que no se puede obtener nada más de ella”.

Pero hay excepciones: en India, Bangladesh, Indonesia y Tailandia hay una visión positiva de la globalización relativamente baja (menos del 40%). Entre los países desarrollados, con mucho es Corea del Sur donde la mirada positiva es más alta (83%). Pero también en Europa hay países donde la globalización tiene buena llegada: Portugal, Suecia, Luxemburgo, Dinamarca y Finlandia la apoyan con cifras entre el 60 y el 70%.

Dinero chino

Los investigadores del IFO preguntaron también cómo es vista la inversión directa de China en sus respectivos países, a propósito de las ingentes cantidades de dinero que el gigante asiático está invirtiendo en infraestructura en distintas regiones en vías de desarrollo. Además, en Alemania y otros países industrializados los chinos han comprado firmas tecnológicas cuyo “know-how” responde a la estrategia Made in China 2025.

Los resultados coinciden con la mirada que existe sobre la globalización: “Estados Unidos, la Unión Europea y también Japón ven con ojo crítico las inversiones directas chinas”, dice Garnitz. “En cambio, la mayoría de los países en vías de desarrollo las ven de manera positiva o al menos no como más negativas que las inversiones directas de otros países”, explica.

El sondeo

Para el estudio no se realizaron las mismas preguntas a todos, lo que hubiera sido demasiado costoso. En vez de ello, los investigadores pidieron a unos 1.200 economistas e investigadores de 120 países que analizaran el estado de ánimo en sus respectivos países sobre distintos temas.

Desde 1981, el IFO consulta cada tres meses a expertos de todo el mundo sobre el desarrollo económico en sus países para la elaboración del “World Economic Survey”. Las preguntas sobre la globalización y las inversiones chinas, sin embargo, fueron planteadas por primera vez para la elaboración de la última encuesta.

Este contenido se publicó originalmente en DW.COM y puedes ver esa nota haciendo click en el logo:

 

Siguientes artículos

La vida en sociedad y los acicates de sentirse solo
Por

Los matrimonios siguen extinguiéndose y el uso de la tecnología está afectando de manera casi inexorable nuestra capacid...