Mijal Yelin pocas veces se había sentido tan frustrada como aquella tarde de mediados de septiembre de 2013. Había pasado toda la mañana atrapada en la oficina y su plan para más tarde era ir al salón de belleza y, luego, acudir a un compromiso.

Llamó al salón para hacer la cita, pero nadie contestó; después llegó su jefe y ya no pudo volver a marcar. A la salida del trabajo, lo intentó una vez más, pero tampoco tuvo éxito: el salón ya había cerrado. Así que se arregló como pudo.

Ese episodio quedó grabado en su memoria, al grado que, un año después, Yelin creó, en su natal Argentina, ReservaTurno, una startup cuya función es facilitar las citas en salones de belleza y otros sitios que dan servicio de arreglo personal.

 

Citas en tres clics

La startup está básicamente sustentada en una aplicación y una plataforma que, conjuntamente, permiten a los salones de belleza y sus usuarios ponerse en contacto, en cualquier momento, a través del smartphone.

Para utilizar el servicio de ReservaTurno, se debe descargar la aplicación, seleccionar el servicio que se desea y la zona de la ciudad en la que se requiere; inmediatamente, se despliega un grupo de opciones y, tras elegir un horario, la cita queda registrada.

La notificación de la reserva llega al celular del salón de belleza seleccionado, el cual puede, además, ir gestionando sus servicios en ReservaTurno. La plataforma también tiene la capacidad de ir dando métricas sobre el comportamiento de los clientes, lo que puede ser útil para organizar mejor el trabajo.

“Queremos facilitar las cosas, tanto a los usuarios, que están a tres clics del servicio, como a los propios salones de belleza, los cuales, si realmente pretenden crecer, necesitan modernizar procesos”, explica Yelin.

Llegada a México

Luego de cuatro años de trabajar en Argentina, donde tiene una base de 500 salones de belleza, la compañía decidió lanzar su servicio en México a finales de 2017, y ya suma 100 establecimientos registrados.

Durante el último año, ReservaTurno, que gana un porcentaje de dinero cada vez que se confirma una reserva para un salón de belleza, facturó alrededor de 150,000 dólares sólo en Argentina, derivado de las 450,000 citas gestionadas.

Para acelerar su penetración en el mercado mexicano, la compañía tiene previsto cerrar una ronda de inversión por 400,000 dólares a finales del tercer trimestre del año. Anteriormente, ReservaTurno recibió inversiones por 130,000 dólares.

La apuesta para finales de 2018 es alcanzar un crecimiento mes a mes de 13% en Argentina, mientras que, en México, la meta es alcanzar, al menos, unas 5,000 reservas semanales.

Te puede interesar: La belleza… un lujo necesario

Tecnología y belleza, primeros pasos

En efecto, los servicios de cuidado personal y belleza apenas comienzan a acercarse a la tecnología con miras a mejorar sus procesos y brindar a sus usuarios mejores experiencias. Sin embargo, el camino por recorrer aún es largo, considera María del Rocío López de Muriedas, directora general de la Cámara Mexicana de la Industria del Embellecimiento Físico (Camief).

“Me parece que la ola de la tecnología está comenzando a ser parte también de este sector. Vemos avances muy interesantes en negocios ligados, principalmente, a jóvenes, en beneficio de la planeación de sus servicios; pero también es cierto que hay mucho por hacer, en este sentido, en aquellos negocios que son dirigidos por personas adultas y que se encuentran fuera de las grandes ciudades, que son más de 50%”, advierte López.