México es, de acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el país con mayor estrés laboral en el mundo. Al día de hoy, un 75% de los trabajadores mexicanos aseguran haber registrado episodios de esta naturaleza derivados de su empleo.

Se trata de una práctica que no distingue posiciones, la viven todo tipo de empleados en las compañías sin excepción, entre ellos, también, los líderes de las empresas, quienes están sujetos a tomar cualquier cantidad de decisiones estratégicas para sus compañías con esto en la cabeza.

¿Cómo enfrentar el problema? De acuerdo con Masaya Okamoto, una de las mejores maneras que existen para hacerlo es a través del mindfulness.

Se trata de una práctica enfocada en generar en la conciencia la capacidad de atención en el momento presente, permitiendo a la persona alcanzar siempre un enfoque pleno que le puede permitir resolver de mejor manera las circunstancias que vive en el día a día.

Esta atención, explica el especialista en el tema, se consigue mediante la aceptación de todas las actitudes negativas que están presentes en las personas y que son, comúnmente, las encargadas de hacer a las personas perder el enfoque.

“No se trata de quitar, cambiar o borrar todas la actitudes que se tienen, sino de aceptarlas y seguir avanzando, eso te dará la capacidad de tener mejor capacidad de reacción”, advierte Okamoto, quien participa en el 7mo Foro Internacional Felicidad 360.

Asimismo, agrega, lograr esta cualidad de la conciencia permite a la mente poder desarrollar una mejor organización, priorizando mejor la manera en que atenderá las diferentes situaciones que se le vayan presentando.

Lograr el mindfulness

Para poder conseguir esta capacidad existen, de acuerdo con el especialista, diversas actividades que se pueden realizar personalmente, todas ellas ligadas principalmente a la meditación.

A la primera se la conoce como práctica formal, la cual consiste en dedicar un tiempo al día a cultivar el mindfulness, esto a través de actividades como yoga o tai chi, las cuales permiten mejorar la concentración.

Por otro lado, se encuentra la práctica informal, que es asumir la mayoría de las actividades que realizamos en el día a día con un enfoque especial hacia la atención, la curiosidad, la apertura y la aceptación.

“Mi recomendación es siempre empezar con poquito de ambos, tanto de la práctica formal como de la informal, apoyarse en grabaciones de meditación y empezar a hacer ejercicios mentales enfocados en la concentración”, expone.

Asimismo, agrega, también puede ayudar en el desarrollo del mindfulness el que las personas realicen pequeñas meditaciones durante las actividades más repetitivas que hacen a lo largo del día.

“El mindfulness tiene la capacidad de ayudar a las personas a las personas a equilibrar su sistema nervioso y reducir la producción de cortisol, la sustancia encargada de producir el estrés, logrando regular las emociones”, comenta Okamoto.

El especialista concluye señalando que una práctica buena que los líderes podrían implementar dentro de sus compañías es la de la meditación antes de, por ejemplo, realizar determinadas juntas, lo que les ayudaría a poder tener un mejor desempeño y claridad como equipo en estas actividades.

 

Siguientes artículos

Pierde el miedo, comparte… y otros tips para innovar en tu empresa
Por

La innovación es un proceso necesario para todas las empresas, pero ¿cómo los CEO pueden impulsarla y dirigirla? Aquí te...