Las más de 5 millones de viviendas abandonadas o en desuso que organismos como el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) estiman existen en México, tienen su origen en la violencia que prevalece en su entorno, su ubicación distante, su baja calidad, la carencia de servicios y sus cuestionables modelos crediticios, situaciones que obligan a la actual administración a repensar el modelo de vivienda que ha prevalecido en los últimos sexenios, dijo a Forbes México Román Meyer Falcón, secretario de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano.

“También hay que considerar la nueva dinámica social y económica de la actualidad, que es muy distinta a las de décadas pasadas. Por ejemplo, muchas de estas viviendas abandonadas se ubican en la frontera norte del país y están ligadas a la maquila, un sector volátil donde los trabajadores se mueven frecuentemente por la propia naturaleza rotativa y veloz de esta industria”, señaló el secretario.

También puedes leer: Por mala planeación, zonas enteras de vivienda podrían desaparecer: Sedatu

Es bajo este entendimiento de familias y grupos sociales que se enfrentan a nuevas dinámicas, y frente al modelo de vivienda que prevaleció en otros sexenio y originó ‘comunidades fantasma’, que Román Meyer observa como uno de los grandes retos de la Sedatu y las instituciones con las que colabora de manera permanente, como Fovissste e Infonavit, someter a reflexión profunda el patrón de desarrollo habitacional que prevalece hasta el día de hoy y, con ello, determinar cambios profundos en su esquema.

PUBLICIDAD

“Tenemos que generar opciones de vivienda más cercana para la gente que trabaja —señaló el secretario de la Sedatu—. El nuevo modelo debe llevarnos forzosamente a desarrollos habitacionales más inclusivos. Esto implica tanto hacer cambios en la parte normativa como en la colaboración con instituciones como Fovissste, para de esta forma poder resarcir la dinámica de vivienda realmente”.

Sobre el futuro que depara a las viviendas abandonadas, Román Meyer comentó que no todas tienen las características para ser recuperables, y que existe un plan para evaluar caso por caso, considerando que existen desarrollos donde prácticamente el nivel de abandono es de entre 75 y 80%, además de existir zonas en las que desde un inicio, por sus condiciones, “nunca debió existir vivienda ahí”.

Prioridad A y B de la Sedatu

El secretario aseguró que dos serán las prioridades de la dependencia que encabeza para este año: el Programa de Mejoramiento Urbano (PMU) y el Programa Nacional de Reconstrucción (PNR).

Sobre el PMU resaltó 5 acciones llevadas a cabo en lo que va de la administración:

  • Puesta en marcha del programa, el cual intervendrá 14 ciudades, con una inversión de 8,000 mdp.
  • Recorrido de 96 polígonos para intervenciones integrales, 537 colonias en 10 estados del país.
  • A través de un convenio de colaboración con el IPN, 800 estudiantes recorrieron colonias marginadas y se logró la participación de 133 universidades estatales para los proyectos de intervención urbana.
  • Se realizaron 53,438 encuestas en viviendas.
  • De manera coordinada con la CONAVI y el INSUS, se inició el reparto de tarjetas de Bienestar para programas de vivienda del PMU.

Respecto al Programa Nacional de Reconstrucción, Román Meyer enfatizó lo que el llamó una importante diferenciación en la manera de operar del actual gobierno respecto al anterior. “Antes se entregaban los apoyos, las tarjetas, pero no había un seguimiento técnico, no se sabía si las familias que recibieron los recursos pudieron concretar la reconstrucción de cada una de sus viviendas. Hoy no es así”.

En este sentido, de acuerdo al secretario, se está llevando a cabo una verificación tanto del padrón anterior como de la información con que cuenta la dependencia de los diferentes estados y municipios, además de apoyarse en la información que se levantó a través del Censo del Bienestar, para hacer cruce de datos.

Se prevé que los resultados de la verificación en campo estén listos el próximo mes de abril, y se estaría priorizando, según el secretario de la Sedatu, a las familias más pobres, cuyas casas fueron dañadas por los eventos naturales y que en su momento no fueron apoyadas por el gobierno anterior.

Entre los avances del Programa Nacional de Reconstrucción (PNR) en los tres meses anteriores, el secretario resaltó:

  • La instalación de la Comisión Intersecretarial de Reconstrucción.
  • Instalación de las Coordinaciones Estatales de Reconstrucción en Chiapas, Guerrero y Oaxaca; además, este jueves se instalada la de Morelos.
  • La aprobación de 2 mil apoyos para la reconstrucción total de viviendas en los estados de Morelos, Oaxaca, Estado de México y Nayarit.
  • Una primera inversión de 20 mil millones de pesos.

Tras las pistas del fraude en Sedatu

Aún no es un caso cerrado el presunto fraude que se habría cometido cercano a 1,000 mdp durante la gestión de Rosario Robles en la Sedatu, señaló Román Meyer, aunque aclaró, que es la autoridad indicada la que tiene el proceso en sus manos.

“Nosotros (la Sedatu) hemos colaborado plenamente con la Secretaría de la Función Pública entregando toda la información que nos ha pedido, así como los expedientes. Hemos dado acceso a todo, y estamos dispuestos a entregar todo lo necesario para que los responsables de la investigación tengan elementos para seguir evaluando el caso”, concluyó Román Meyer.

También puedes leer: Desvían 700 mdp en Sedesol y Sedatu en gestión de Rosario Robles

 

Siguientes artículos

En CDMX, sólo 1,500 policías están autorizados para infraccionar
Por

La lista está integrada por elementos de tránsito que son los únicos autorizados para expedir y firmar las boletas de in...