“El cambio es ley de vida. Cualquiera que sólo mire al pasado o al presente se perderá el futuro”: John F. Kennedy

Como los árboles que cambian sus colores ante una nueva temporada, en México, este pasado 1 de diciembre comenzamos la transición hacia el nuevo sexenio con un gabinete presidencial encabezado por Andrés Manuel López Obrador. Los cambios, terreno fértil para la incertidumbre, poseen también una calidad de innovación, pues, como la caída de las hojas viejas, traen con sí nuevos retoños llenos de promesas.

Se han levantado debates en temas polémicos gracias a las múltiples especulaciones al respecto del nuevo gobernante mexicano y su Cuarta Transformación —como las pausas a las reformas del sexenio pasado o la cancelación de un proyecto de la dimensión del NAIM en la CDMX—, sobre todo cuando consideramos las propuestas que han abanderado las campañas de López Obrador.

Cada uno de los sectores que dan vida a nuestro país tanto han objetado como han mostrado posturas de complacencia con respecto al nuevo presidente. ¿Qué dudas, miedos y oportunidades podrían acontecer a las empresas familiares en la transición y durante el nuevo sexenio? Representando alrededor del 90% de la vida productiva del país, considero que es un sector al que definitivamente tendríamos que observar con atención. Ahora es momento de analizar qué pueden esperar las pymes familiares con la nueva oleada de cambios que sacudirán el país. Ante la incertidumbre, nada mejor que una dosis de información.

PUBLICIDAD

Con miras a la 4T ¿amenazas u oportunidades?

Durante las elecciones presidenciales que transcurrieron a mediados de este año, tanto los detractores como los seguidores del nuevo presidente argumentaron en favor y en contra de las propuestas que el politólogo y su gabinete develaron durante la campaña por la presidencia. Sin embargo, para un empresario, sin importar cuál es el panorama, siempre habrá oportunidades para hacer crecer su empresa. Partiendo del miedo que provoca el cambio, es un buen momento para detenernos a analizar las oportunidades que podrían aparecer en el terreno económico para los líderes de empresas familiares, tanto constituidas como aquellos que apenas atisban la construcción de su legado. Será necesario desarrollar habilidades tanto personales como interpersonales, tales como una percepción de sabueso capaz de olfatear nuevas posibilidades para la empresa, así como tolerancia, análisis crítico y un espíritu abierto para involucrarnos con la transformación que supone el nuevo sexenio.

¿Qué puede hacer la empresa familiar?

Un ejercicio fundamental, además de mantenernos informados constantemente, es considerar ¿cuáles son las propuestas que podrían representar oportunidades para los empresarios familiares? En un terreno dividido, la derrota puede llegar de cualquier momento. Más allá de enfocarnos en estar o no de acuerdo con las propuestas del nuevo presidente electo y su gabinete, los empresarios debemos desarrollar el espíritu crítico.

Hace casi un año, el equipo de López Obrador ya apuntaba algunas de sus propuestas hacia el interés público y privado de las empresas, hablando cabalmente acerca de desarrollar el poder económico nacional para fortalecer el mercado interno. En el transcurso de ese mismo año, su equipo dio a conocer Pejenomics volumen I y volumen II, un manual con propuestas económicas para el país. Algunos puntos de este manual destacan por la temática de impulsar el crecimiento sostenible de la nación… imposible sin la participación de las empresas familiares. Y, al igual que la empresa familiar, confeccionada por un grupo variopinto de personas… ¿Qué acciones podemos tomar, como nación y como empresas, para trabajar juntos aún con todas nuestras diferencias? Y más importante aún… ¿Cómo podemos ser nosotros, los empresarios, los líderes que hagan suceder los cambios?

Nuevas oportunidades

Las empresas familiares, tan variadas y ricas como las familias mismas, satisfacen la necesidad de nuestro país, cuyo crecimiento y posicionamiento internacional no pasa desapercibido. Y gran parte del éxito en esta empresa que está por tomar el país recae en dos áreas: el nuevo esquema que encabeza López Obrador y, acaso con más peso aún, las destrezas y habilidades propias de un líder empresarial.

Durante sus campañas alrededor del país, algunas de sus propuestas versaron alrededor de la incentivación de la productividad con afán de detonar el crecimiento del sector empresarial. Las medidas para detonar esto fueron expuestas en la primera mitad del año, en el documento Pejenomics; este supone acciones como otorgar créditos a las pymes, incentivar la competitividad económica para innovar y beneficiar a los consumidores, apoyar a los jóvenes emprendedores, así como crear consorcios de pymes para fomentar las economías de escala.

Con un panorama que parece fluctuar en cambio a favor de la balanza de la pequeña empresa, un líder empresarial puede abordar esta buena oleada desde dos posibilidades, dependiendo en qué punto del camino se encuentra: un líder con empresa consolidada o aquel que comienza el camino. Para el primero, habilidades de gestión e innovación serán necesarias, tomando en cuenta la competitividad económica, buscando en el empresario capacidades de liderazgo en el momento de la toma de decisiones; para el segundo, será necesario un olfato de sabueso que le permita encontrar buenas oportunidades de negocio. Por último, también desarrollar una vista de halcón, capaz de detectar los más mínimos movimientos en un panorama de oportunidades.

Nuevos empresarios familiares

Tanto si cuentan o no con una trayectoria profesional, los empresarios familiares tendrán que prestar atención desde diversos ángulos, según vean la entrada a una posibilidad, sobre todo prestando atención a las nuevas necesidades que surgirán de estas reformas, aún si no están en acuerdo con ellas. La adversidad es el mejor de los ingredientes para mostrarnos el contraste entre las oportunidades y las amenazas, de manera que si estamos de acuerdo… ¡adelante, usemos esta concordancia en pos de nuestra empresa familiar! Y en caso de estar inconformes… ¿Qué mejor momento para proponer los cambios que queremos ver? Como cabecilla o miembro de una empresa familiar, recuerda que desarrollar actitudes profesionales, positivas y propositivas serán el rasgo distintivo que te permitirá triunfar en medio de las adversidades.

Ante un panorama tan cambiante y con expectativas puestas en tantos lugares, los empresarios familiares también requerirán principalmente de tolerancia, así como de la capacidad de análisis tanto externo como interno; de manera que la empresa familiar sea capaz de involucrarse en un 100% para que las habilidades de comunicación, gestión y proyección sean las que necesitamos para lidiar en un entorno adverso y tomar las oportunidades que estarán ahí… aún si son difíciles de atrapar. Recordemos que, ante el cambio, no hay como estar atento a las nuevas posibilidades… siempre y cuando, confiemos y abonemos crecer desde nuestras propias habilidades como líderes empresariales. Tanto si estamos de acuerdo con el líder electo como si no lo estamos, seamos nosotros mismos los autores de la transformación que buscamos como ciudadanos y como líderes empresarios.

 

Contacto:

Twitter: @mariorizofiscal

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Seis formas de pagar deudas atrasadas y rápido
Por

Tener las deudas atrasadas bien identificadas y conocer la tasa de interés que cobran, así como el pago mínimo de cada u...