Wardy Díaz compra azúcar por WhatsApp para su negocio de mermeladas.  Cuando intenta adquirirla en un supermercado de Caracas, debe formarse desde las dos de la mañana.

Detrás de esta escasez en Venezuela hay un grupo de revendedores conocidos como bachaqueros. Tienen un solo propósito: obtener alimentos, incluso medicinas y anticonceptivos, que después ofertan en cuentas de Instagram a precios de hasta cinco veces su valor original.

“El azúcar tiene un precio regulado por el gobierno venezolano de 300 bolívares por kilogramo, pero se consigue hasta en 1,900 bolívares”, relata la microempresaria.

PUBLICIDAD

El mercado negro del bachaqueo representa un negocio de 10,000 millones de dólares (mdd) anuales o 5% del Producto Interno Bruto (PIB) de Venezuela, estima el director de la firma Econométrica, Ángel García Banchs, en entrevista con Forbes México.

Lee también: Militares toman el control de la distribución de comida en Venezuela

La reventa de alimentos involucra a dos millones de venezolanos, que obtienen alrededor de 5,000 dólares al año, detalla García Banchs.

Los bachaqueros son gente pobre que dejó de trabajar en una fábrica o en servicios del hogar. Salen de sus barrios para adquirir productos escasos, a un precio regular, y al revenderlos a las personas que les daban trabajo encontraron una manera más rentable de vivir, explica el economista.

Díaz asegura que no se trata de una forma de subsistencia ante la crisis económica que enfrenta el país.

“Lo hacen por negocio. Yo tenía una señora que me ayudaba a limpiar la casa. Ella dejó de ir porque le parece que gana más como bachaquera que trabajando.”

La empresaria negocia con bachaqueros conocidos que tardan hasta 20 días en entregar la mercancía, pues teme irse con cualquiera que después incumpla con sus pedidos. “Ellos te van llamando y te dicen: esta semana tengo azúcar; ésta, huevo; la siguiente, harina. Y así vamos comprando.”

Aunque sus productos se venden, su empresa 3D Gourmet, que también hace confitería y algunas salsas, ha tenido semanas en las que carece de materia prima para producir su mercancía. “Aunque somos una pequeña empresa, hemos dejado de vender por eso.”

Este fenómeno se volvió un problema para ella y millones de venezolanos más tras la muerte de Hugo Chávez y la entrada al gobierno de Nicolás Maduro, recuerda Díaz.

También puedes leer: Kimberly-Clark suspende operaciones en Venezuela

 

El problema de la escasez

El desabasto comenzó a raíz de que Maduro asumió el gobierno, en abril de 2013, pues se rodeó de personas que no sabían de economía. “No le importaron los costos ni la producción nacional”, afirma Wardy Díaz .

Maduro continuó con las expropiaciones de Chávez y condenó a las empresas. El sector azucarero del país hoy genera una cuarta parte de lo que producía en 2013.

El problema de escasez de azúcar en Venezuela ha afectado a una de las empresas más grandes del planeta. El pasado 23 de mayo, el Sistema Coca-Cola de Venezuela interrumpió su producción en el país sudamericano, después de que se agotaran los inventarios de azúcar refinada de uso industrial que había en las plantas de la refresquera.

Te puede interesar: Venezuela es el país más hostil para invertir: Alejandro Ramírez

El desabasto de este tipo de productos desencadenó un aumento de precios de 4,000% en un lapso de tres años, comenta la empresaria. Incluso Maduro tuvo que reabrir sus fronteras con Colombia ante el desabasto de productos de primera necesidad.

“Hace cuatro años vendía un bote de mermelada de 230 gramos en 60 bolívares. Hoy lo vendo en 1,900 bolívares.”

Otro problema que ha surgido son los envases de vidrio, pues la única empresa que los fabricaba fue tomada por el gobierno y también produce una cuarta parte.  “Cuando hay, tratamos de comprar todo lo que podamos.”

Incluso las tapas, Wardy tiene que importarlas desde México. “Yo compraba una tapa en 4 o 5 bolívares, hoy las adquiero en 120.”

Wardy también trabaja en una empresa cosmética, y allí es donde observa cómo los obreros sufren de primera mano la escasez, pues no pueden ir al mercado de reventa. Entonces deben formarse en la madrugada, por lo que pierden el día de trabajo.

Hasta en los colegios hay ausencia de estudiantes, dice Díaz, pues las mamás, por falta de un desayuno, no envían a los jóvenes a clases.

 Lee también: Citi cierra cuentas del banco central de Venezuela

 

CLAP, los bachaqueros del gobierno

Para remediar el problema alimentario, Wardy dice que el gobierno inventa algo todos los días. La nueva modalidad es que el gobierno entrega a los hogares despensas con alimentos básicos.

Las autoridades de Venezuela crearon el Comité Local de Abastecimiento y Producción (CLAP), un organismo que busca combatir el contrabando de productos de primera necesidad casa por casa.

“Si eso fuera verdad sería muy chévere, pero es mentira. Tienen estipulado que la bolsa trae varios productos, y que va a costar un precio; no obstante, ellos (los repartidores oficiales) hacen negocio con la bolsa: no la dan al precio regulado y la revenden en 3,000 bolívares”, dice Díaz.

Y más productos para los CLAP significan menos para los bachaqueros. En Venezuela se habla de clapchaqueros contra bachaqueros, y eso puede conducir a una guerra, dice García Banchs.

“El proceso lógico es que el estallido económico conduce a un estallido social, y eso llegará en un momento en que las fuerzas de control social, que inventó el chavismo para no usar la fuerza armada, se desborden, pues el hambre es generalizada.”

Además, los saqueos hacen que los comercios tengan miedo de reponer sus inventarios. Esto aceleraría un estallido social profundo, que el gobierno no lograría contener y desembocaría en una intervención militar obligatoria. Eso colapsaría el sistema político actual, lo que, de acuerdo con García Banchs, puede ocurrir este año.

“Es una situación que dan ganas de llorar todo los días, pero uno sigue haciendo su trabajo por Venezuela, tratando de trabajar, que es lo único que puede hacer”, dice Díaz.

 

Siguientes artículos

theresa-may-primera-ministra-uk
Theresa May toma las riendas del Reino Unido
Por

Tras aceptar la renuncia de Cameron, la reina Isabel II solicitó a May comenzar la conformación de un nuevo gobierno, co...