La noche del 5 de mayo de 2016, el centro de distribución de la firma de electrónicos Steren en la Ciudad de México se consumió en llamas, debido a un corto circuito en el almacén, lo que afortunadamente no provocó pérdidas humanas, pero sí materiales.

Lo anterior ocasionó que León Shteremberg, director general Grupo Steren, pusiera mayor atención en las instalaciones eléctricas. A dos años del incendio, la empresa se ha recuperado ‘exitosamente’ del siniestro, como él lo califica.

El empresario explica que ante el riesgo de sufrir algún siniestro es importante que las empresas cuenten con una póliza de seguro, lo que significa recibir asesoría sobre lo que realmente abarca el contrato, así como hacer un ejercicio sobre qué pasaría si ocurre algún incidente y prevenir.

Por otro lado, es importante recurrir a metodologías como el Business Continuity Program (BCP), para saber qué hacer en caso de que la empresa sufra algún siniestro, como incendios, manifestaciones sociales o alguna relacionada con el clima.

PUBLICIDAD

“Cuando una empresa tiene un siniestro de ese tamaño es muy importante la forma en que las empresas reaccionan y la toma de decisiones en condiciones complicadas”, comenta Manuel Gallardo, director general de Gallbo, firma que asesoró a Steren.

De acuerdo con el experto, cuando una empresa asegurada tiene un siniestro de esa naturaleza, las compañías pasan por las siguientes fases: determinación y cuantificación del daño, reclamación, conciliación y ajuste del daño.

“El control de cada situación es la diferencia en el éxito que se alcance para la indemnización. Si te equivocas en alguna fase, ello incidirá. Es importante el apoyo de expertos no sólo en la coordinación de reclamación, sino de especialistas en daños y los costos, para justificar frente a la aseguradora lo que se debe indemnizar frente a la póliza”, comentó Gallardo.

Te recomendamos: Ford y GM saldrían afectadas por culpa de aranceles de Trump

Según León Shteremberg, la diferencia es contar con un seguro y la asesoría correcta.

El experto de dicha consultora señala que también es importante realizar una auditoría y simulacros, para saber qué pasaría en caso de que la empresa sufra algún siniestro, cuánto y cómo recuperarse ante alguna contingencia.

“Siempre que se habla de pólizas de seguros, hay que distinguir las tres diferentes actividades económicas: industrial, comercial y la de servicios. La de Steren es comercial, cuando se identifica el sector se puede saber qué, contra qué y por cuánto se debe asegurar el patrimonio”, indicó el especialista.

Existen tres tipos de sumas aseguradas, que es la manera en la que te indemnizarán si ocurre algún siniestro: a valor de reposición, real o convenido, lo cual es importante que los asegurados conozcan, con apoyo de expertos. La falta de conocimiento de esos términos es la principal causa por la que los asegurados no reciben la totalidad de las pérdidas.

“A valor de reposición significa que la compañía que te pagarán al valor de lo que te costaría adquirirlos o reponerlos como si fueran nuevos, cuando se pide ese tipo de coberturas siempre te van a indemnizar a valor real, lo que significa que le restarán el valor del bien dependiendo de algunos indicadores de depreciación”, explicó Gallardo.

 

Siguientes artículos

Monopatines eléctricos de Lime llaman la atención de Uber y Alphabet
Por

La empresa Lime, que opera servicios de bicicletas y monopatines en EU, atrajo inversiones de Uber y la matriz de Google...