Miguel Herrera fue nombrado el 18 de octubre nuevo capitán de un barco prácticamente hundido, pero no sólo pudo enderezar a la nave desde su proa, sino que le alcanzó para rescatar a una industria formal que habría dejado de ganar al menos 600 mdd. A cambio, le dieron un bono de casi 29 millones de pesos por el logro de cruzar la frontera del 2013, con la mira hacia un mejor puerto en el Mundial 2014.

 

Llamado para enfrentar el Repechaje contra Nueva Zelanda, el ‘Piojo’ fue el cuarto técnico en serie para el Tri en un mes tortuoso, considerando al saliente José Manuel ‘Chepo’ de la Torre, ganador unánime de las peores cuentas en los caminos de México hacia una Copa del Mundo. El hidalguense tenía la misión de corregir el rumbo tras la fugaz participación de sus colegas Luis Fernando Tena y Víctor Manuel Vucetich, sin embargo cumplió y fue contratado para dirigir los destinos de la Selección en tierras amazónicas con la posibilidad de una renovación hasta 2018. Por si fuera poco, gracias a su conducción, las arcas federativas recibieron de FIFA 9.5 millones de dólares por el simple hecho de obtener el boleto mundialista.

Ya desde junio, en un reportaje que este servidor hizo para ESPN mostramos la investigación de lo que México dejaría de percibir en una industria con mucho ambush marketing que tuvo revuelo a nivel internacional. Visto desde este plano, el hombre que no terminó sus estudios universitarios de protesista dental es ahora un ente milagroso para algunos directivos a quienes salvó el cuello.

PUBLICIDAD

 

¿Con voz de profeta?

Herrera llegó en diciembre de 2011 como técnico del América, su primer ‘equipo grande’, según sus propias palabras. Apenas con algunas maletas en su jaguar rojo arribó a su nuevo hogar por en Jardines del Pedregal, en el Sur del DF. Se trataba de la misma casa habitada por Manuel Lapuente, quien duró algunos años como técnico y luego como directivo de las Águilas, a las que debió abandonar por escasez de resultados.

Entrevistado entonces por este reportero, el también llamado ‘Güero’ dijo que no le interesaba pensar en una mala vibra, ya que irónicamente, con el hombre de la boina el club azulcrema había conseguido sus anteriores campeonatos: en el Verano 2002, como estratega, y en el Clausura 2005, como vicepresidente deportivo —en 2010 tendría un breve regreso como timonel, pero no fructificó—.

Miguel llegó para el 2012 a unas Águilas que venían de tener los peores números en su historia bajo las gestiones de Michel Bauer como presidente. No le importaba. Me dijo que veía en Ricardo Peláez a un excelente presidente deportivo con el que podría establecer una gran mancuerna, para devolverle al América su grandeza y armar un equipo que pudiera ser recordado como “de época”.

En su primer torneo, tras devolver al América a la Liguilla, donde llegó a Semifinales, volvía charlar con él en la Entrevista Playboy, en la edición de la revista en agosto de 2012, donde expuso con entusiasmo:

“Vamos bien. De aquí no me van a sacar sino para la Selección y luego de hacer a un América”…

Pero fue más allá: “Si voy a la Selección y vamos al Mundial, hay que visualizarse Campeón. Cuando esté en la Selección soñaré con quitar el asta de la bandera del Zócalo y pondré una estatua mía”.

 

Lo contante y sonante

Herrera no sólo llevó al América a su undécima corona de Liga, sino que apenas en su tercer torneo repitió su arribo a la Final, aunque perdió contra el León para saltar al Tri, al que finalmente logró colar a un certamen de Copa del Mundo que parecía negado, luego de contar con la circunstancia de que Estados Unidos ‘le echó la mano’ por su profesionalismo contra un Panamá que cerca estuvo de irse al Repechaje en los últimos instantes del cotejo, pero la escuadra ‘gringa’, clasificada con antelación, peleó en la agonía del cotejo para sacar el triunfo. Una renovada Selección Mexicana con la base del América, líder general del Apertura 2013, y su técnico Herrera en calidad de ‘préstamo’ pudo enmendar el paso.

Mi tocayo y amigo Héctor Huerta publicó en su siempre interesante columna del Grupo Reforma que 2.2 millones de dólares sería el premio económico para Herrera por el ‘curita’ que le puso a la herida del Tri, o sea 28 millones 757 mil 322 pesos al tipo de cambio de estas fechas. Es una cifra confirmada.

Hace unos días Jerome Valcke, secretario ejecutivo de la FIFA, dijo que el organismo repartirá 576 millones de dólares entre los 32 representativos participantes en el Mundial. Al de México le corresponden desde ahora, sólo por el mérito de clasificar, 8 millones de dólares, más 1.5 mdd son por costos de preparación. Esta cifra podrá ascender, según la etapa a la que llegue. Los que pasen a Octavos de Final recibirán 9 mdd adicionales. Los que lleguen a Cuartos de Final recibirán 14 mdd como extras, y de los semifinalistas para el cuarto lugar serán 20 millones, para el tercero 22, el subcampeón 25 y para el Campeón 35 mdd.

 

Va por su ‘monumento’

Es cierto que los patrocinadores en el deporte no firman acuerdos sobre una garantía de resultados, pero sí ayudan a los organizadores a fijar premios por metas que puedan alcanzarse. Al final, la percepción lograda en los seguidores que se vuelven fans completa el ciclo virtuoso del producto ofrecido. Debemos reconocer en que el ‘Piojo’ Herrera posee un personaje muy vendedor. ¿Por qué no? Tal vez algún día podríamos verlo inmortalizado, si no en una estatua monumental en la Plaza de la Constitución, al menos con un busto brillante en alguna calle de la Ciudad de México o de su natal Cuautepec.

El caso es que a sus 45 literales primaveras —nació el 18 de marzo de 1968— este hombre parece decidido a seguir sorprendiéndonos.

Es cierto que fueron desafortunadas sus declaraciones al perder la Final contra el Monterrey se le dificulta controlar sus emociones frente a la cámara, pero… ¿es el único que tiene este problema en el futbol mexicano? ¡No me digan que don Justino Compeán y Decio de María se expresan con elocuencia! El guión les falla de a tiro por viaje. También aquí adolece el deporte más popular en este país dentro de su aún incipiente incursión profesional, en el adecuado manejo de sus figuras desde el factor de personal branding.

Y es este aspecto jocoso y fresco del ‘Piojo’ Herrera que las masas acogen, que los chavos de hoy califican como ‘neta’: Es un tipo que falla como todos, y que no sabe expresarse con estrategia como las mayorías; al que se puede odiar como el ‘Cuau’ Blanco cuando se pone la del América, pero que si se integra al Tri, es uno más de la tribu. La metamorfosis hace su juego y es entonces cuando se le puede querer… Como a pocos.

Estimados lectores, les deseo un ¡Feliz, saludable y próspero 2014!

 

Contacto:

Twitter: @HectorQuispe

LinkedIn: mx.linkedin.com/in/hectorquispe/

Facebook: https://www.facebook.com/hector.quispe

e-Mail: [email protected]

Página personal: http://about.me/HectorQuispe

Blog: http://defutbolyotrosmales.wordpress.com/

 

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Oxxo-farmacias, ¿la nueva estrategia de Femsa?
Por

Texto publicado originalmente el 9 de octubre de 2013   Femsa  entró al mercado farmacéutico con la adquisición de...