Investing.- El café es la segunda materia prima más intercambiada del mundo, únicamente el petróleo la supera. Para que se hagan una idea, las exportaciones de grano de café superan los 18,000 millones de euros anualmente.

Desde el año 2014 hasta el segundo trimestre de 2019, el precio del café cayó más de un 50% y se dirigió a los mínimos del año 2004. Una de las principales causas para comprender este movimiento fue el exceso de producción en dos países clave, Brasil y Vietnam. Pero desde el pasado mes de septiembre tuvimos un punto de inflexión y el café comenzó a escalar posiciones. Un ejemplo lo tenemos en el grano Arábica que se alzó nada más y nada menos que casi un 30% desde la recta final de septiembre, lo que supone la mayor subida trimestral en los últimos cinco años y ser una de las materias primas con mejor rendimiento desde entonces.

¿La razón? Las condiciones meteorológicas suponían un riesgo para la producción brasileña, y es que el país carioca es el principal productor y exportador a nivel mundial. Para entendernos: si se estimaba que podría haber menos café a disposición en el futuro y la demanda se mantenía en los niveles actuales, el precio de café aumentaría. Además, los compradores que quieren café en el futuro, pero no están dispuestos a pagar un precio más elevado, podrían comprar contratos de futuros para cubrir su requerimiento de café físico.

En principio, el mercado espera que la cosecha de café en Brasil aumentará de 16% a 26% en 2020 (la producción había caído 20% en 2019), con lo que la cosecha batiría el récord histórico alcanzado en 2018. En mi opinión son cifras demasiado optimistas y creo que superará en un 12.9%-13% la de 2019, pero no será un récord. Respecto a Colombia, la cosecha de café subió un 9% en 2019, la mejor en los últimos 25 años.

Lee también: Cielito Querido Café cambia de manos sin soltar su identidad

El consumo de café es un hecho que mantiene su tónica ascendente, pero su fuerza (el consumo sube a un ritmo de casi el 2%) supera a la producción (que sube casi un 1% anual). Este incremento de la demanda podría servir de catalizador para que el precio del café siga al alza.

El 10 de octubre les comenté en Investing.com lo siguiente: “No es muy probable que se mantengan los precios tan bajos del café por mucho tiempo, más que nada porque el consumo se está incrementando y porque se espera que se produzcan recortes en la producción en algunos países. Si el precio continuase cayendo hay un nivel operativo como opción de rebote al alza en 1.188, un fuerte soporte formado en los primeros meses del 2010. Si el precio regresase a ese nivel y con sobreventa seguramente asistiríamos de nuevo a otro rebote al alza que los especuladores probablemente aprovecharán”.

Pues bien, el 16 de octubre llegó el precio a dicha zona de 1.188 y rebotó al alza un +27.52% en dos meses.

¿Y ahora qué? ¿Alguna otra idea operativa a la vista? Pues sí, la propia zona de 1,188 sigue vigente y si regresase el precio podría ser de nuevo otra oportunidad para buscar un rebote al alza.

Lee ahora: La odisea de los productores para que tengas una taza de café en la mesa

 

Siguientes artículos

3 acciones a vigilar esta semana: Netflix, Procter & Gamble e Intel
Por

La guerra comercial entre Estados Unidos y China ya es agua pasada desde la firma de la fase uno del acuerdo, de manera...