Cada mes, las rutas de transporte público del estado de México sufren más de 100 robos. En promedio, todos los días ocurren al menos tres asaltos en camiones y camionetas que trasladan a personas a trabajar en la Ciudad de México, según cifras del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Jetty nació como una forma de implementar la tecnología en la mejora de las redes de transporte. Se trata de una aplicación donde los usuarios de transporte público pueden registrar sus rutas y pedir la reservación de un viaje, con esta información, los operadores de transporte privado deciden si ofrecen rutas con servicios de mayor calidad y, principalmente, con mejores estándares de seguridad.

Actualmente, cuatro camionetas operan rutas desde diferentes zonas de la Ciudad: que pasan por las áreas de Satélite, Polanco, Santa Fe y Chapultepec. La aplicación tiene 7,000 usuarios registrados que pagan entre 49 y 59 pesos por viaje a través de una tarjeta de crédito.

La app permite ubicar los puntos de recogida y descenso y permite monitorear las rutas de las unidades.

PUBLICIDAD

Pero ¿cómo una aplicación con apenas 7,000 usuarios puede facturar 19 millones de pesos en un año? El modelo de Jetty también se adapta a los servicios ya existentes de transporte privado, como los transportes escolares o el transporte corporativo para empleados.

“Hoy estamos cotizando un servicio de unos cuantos días para una cadena de autoservicio que tendrá un evento corporativo con miles de empleados y que necesitará transporte, operamos las rutas con otros proveedores de transporte privado”.

Es así como Jetty no cuenta con ningún vehículo propio, su fundadora, Cristina Palacios, afirma que el objetivo fundamental es que más transportistas opten por ofrecer sus servicios a través de la aplicación y que la gente tenga mejores condiciones de transporte.

Las rutas que hoy operan ofrecen a los pasajeros un lugar sentado, conexión wifi y garantías de seguridad, pues Jetty impuso estándares para los conductores, entre los que destaca la tolerancia cero al acoso sexual.

“Desde el principio incluimos a los transportistas para ayudarles a mejorar sus estándares de servicio en pro de los usuarios, que hoy padecen por factores como la falta de mantenimiento a las unidades o la, cada vez más baja, ganancia de los conductores de transporte convencional ante el aumento del precio de los combustibles”.

En 2018, la empresa de transportes que opera las cuatro rutas disponibles en Jetty pasará de cuatro a cuarenta unidades.

El mayor reto para que el modelo de Jetty se consolide es la regulación pues, en septiembre de 2017, el Reglamento de la Ley de Movilidad del Distrito Federal prohibió la operación de opciones de transporte.

  • Empresa: Jetty
  • Fecha de Fundación:  25/10/2016
  • Emprendedor: Cristina Palacios (32 años)
  • Socios: Onésimo Flores
  • Facturación esperada para 2017: 19 mdp
  • Empleos generados: 12

La ley indicaba textual: “Queda prohibido el servicio de transporte de pasajeros privado especializado con chofer, que se genere a través de dos o más solicitudes con una misma unidad vehicular que realice el mismo viaje a diversas personas, en un mismo recorrido, trayecto o ruta”

El objetivo, según indicaba el texto, era conservar el equilibrio ecológico, de la oferta y demanda de transporte. El episodio costó a Jetty la paralización de 15,000 viajes, sin embargo, la empresa logró un amparo para seguir operando.

“Fue algo que nos afectó como negocio estamos tocando a un sector donde intervienen intereses políticos y de particulares, pero que la competencia nos voltee a ver significa que estamos dejando claro que las cosas se pueden hacer mejor. Queremos seguir trabajando en nuestro objetivo principal: que la gente llegue a trabajar de manera segura”.

 

Siguientes artículos

30 Promesas 2018 | Hackers para transformar a la sociedad
Por

Tres emprendedores mexicanos formaron Dev.f, un emprendimiento enfocado en fortalecer el aprendizaje en programación y q...