En la época de la inmediatez, los procesos de selección han variado. El formato de la entrevista ha evolucionado, ya no hay necesidad de estar frente a frente con el entrevistador, ahora hay conferencias por Skype, hangouts, facetime y si contamos con un dispositivo significa que estamos en condiciones de tener una cita de trabajo, lo cual es una maravilla. Sin embargo, aunque los canales han cambiado, las formas parece que siguen siendo las mismas. El problema empieza cuando nos confundimos y dejamos de ver que la forma es fondo y ahí está el inconveniente. Del cien por ciento de jóvenes que han hecho una primera entrevista de trabajo, el setenta por ciento no recibe una segunda llamada, según el diario USAToday. Muchos están seguros de que tuvieron una gran charla y que dejaron una magnífica impresión y lo cierto es que no vuelven a saber nada de su entrevistador. Es tiempo de pensar que algo se está haciendo mal.

La preocupación tiene un arco muy amplio que toca a varios interesados. Las universidades se están preocupando por preparar a sus egresados para competir en el mundo laboral, pero hay una brecha entre lo que se puede ofrecer al mercado y las maneras de darlo a conocer. Gran parte de las empresas cazadoras de talento en el mundo están impulsando a los candidatos a enviar junto con su curriculum vitae, un video para poder revisar el material antes de mandarlos a hacer una entrevista cara a cara. Con esto, buscan optimizar el tiempo en los procesos y ayudan a que el candidato y el empleador tengan una opción moderna que les permita ahorrar tiempo sin generar falsas expectativas.

Los que están a favor de este tipo de procesos, los que dicen que las entrevistas a larga distancia no son el futuro sino el presente, los que dicen que el entrevistador puede ver un holograma de su entrevistado, los que hablan de la inmediatez y del ahorro de recursos siguen sin responder por qué después de todos estos avances y de que el candidato accedió a filmarse o a la videoconferencia, se queda esperando una segunda llamada. La respuesta es que, cambia el formato no la forma. Lo importante es prepararse para la cita, no importa si es en persona o si es virtual.

Una de las grandes dificultades es que la gente no se prepara bien y deja de ver que esto es un proceso profesional. Piensan que como la entrevista puede llevarse a cabo desde su casa, no hay necesidad más que encender el dispositivo y ya, cuando hay que prepararse en muchos sentidos. Hay ciertos detalles que se deben cuidar:

PUBLICIDAD
  1. Es muy importante preparar el lugar de la entrevista. No es recomendable hacerlo en pijamas y acostado en la cama. Hay que aparecer bañados, bien peinados y el lugar en el que vamos a hacer la entrevista debe verse limpio y ordenado. El consejo parece obvio, sin embargo, muy frecuentemente la segunda llamada no llega porque nadie se hizo cargo de este detalle esencial.
  2. Los entrevistadores aprecian la soltura y la autenticidad, sin embargo, es muy importante cuidar las formas: el lenguaje que se va a utilizar, la forma de vestir que debe ser de acuerdo a la cultura organizacional de la empresa a la que se aspira a entrar. Evidentemente, el lenguaje que utilizamos para expresar nuestras ideas debe ser claro y profesional. Hay que tener mucho cuidado con el uso de coloquialismos y evitar palabras ofensivas y groserías.
  3. Es muy importante hacer una confirmación de la cita, tanto del horario, la duración y la plataforma que se utilizará para llevar a cabo la entrevista. Es muy importante verificar los datos sobre el entrevistador, ser puntual y tener todo a punto. Si la entrevista es presencial hay que saber llegar al lugar, si es virtual hay que hacer pruebas antes: verificar si el micrófono sirve, si la cámara está a punto.
  4. La imagen que se debe proyectar es la de un profesional, por lo tanto, hay que tener una cuenta con ese perfil. Hay que evitar las típicas de [email protected] . Lo mejor es tener una con nombre y apellido.
  5. Practicar la entrevista es una buena idea. Ensayar implica haber revisado todos los temas que le interesa que su entrevistador conozca, para que no se vayan a quedar en el tintero en la plática.
  6. Es esencial estar enfocado y no permitirse distracciones. Si por alguna razón, a lo largo de la entrevista sufren alguna interrupción, es muy importante que el entrevistado continúe con el hilo de lo que está contando. Es responsabilidad del entrevistado dar a conocer la información que lo haga el candidato ideal.
  7. Escuchar bien las preguntas y contestar con precisión es importante. Hay que evitar irse por las ramas o dar demasiado detalles. A los entrevistadores les gusta conocer resultados medibles y no quieren escuchar historias interminables y detalladas.
  8. Dejar hablar al entrevistador es importante y para ello es vital estar en control de las palabras, dejar los nervios atrás y tener los oídos atentos. Una gran parte del éxito de las entrevistas de trabajo se construye cuando estamos oyendo y entendiendo lo que nos dicen. Cuando somos capaces de procesar una pregunta y le damos su tiempo a quien está frente a nosotros.

Siempre he creído que las fórmulas mágicas para hacer las cosas no existen. A mí siempre me han hecho sospechar las recetas que nos dicen cómo se deben llevar a cabo los procesos de éxito. La experiencia me dice que eso no existe. Pero creo en los procesos, porque si somos capaces de mapear algo, estaremos en mejores posibilidades de ver qué salió mal y corregirlo.

Al final, sean los procedimientos más modernos de entrevista con hologramas y novedades tecnológicas o sea el viejo formato en el que la plática cara a cara es la elección, lo que une a ambos extremos es la voluntad de conocer y dar a conocer competencias para cubrir una vacante. Eso sigue sin cambiar.

Si acaso has estado haciendo entrevistas para encontrar trabajo, en las que te has sentido muy bien y te topas con que no ha habido una llamada de seguimiento, tal vez esta lista pueda ser un buen comienzo para echar a andar un proceso de revisión. Buena suerte.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @CecyDuranMena

Blog: Las ventanas de Cecilia Durán Mena

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

¿Qué cosas separan a personas exitosas de otras?
Por

La gran mayoría quiere el resultado, pero busca esquivar el proceso. El éxito no quiere que lo encuentres para que lo pi...