Reuters.- La policía interceptó supuestos artefactos explosivos enviados al expresidente de Estados Unidos Barack Obama, a la excandidata presidencial demócrata Hillary Clinton y a la oficina de CNN en Nueva York, aparentemente dirigidos contra figuras criticadas por la derecha a dos semanas de las elecciones legislativas.

En medio de la profunda polarización instalada en el país bajo la presidencia de Donald Trump, los paquetes generaron un nuevo nivel de tensión antes de los comicios, que determinarán si los demócratas pueden desafiar las mayorías que gozan los republicanos en el Congreso.

El paquete para Clinton fue localizado en la noche del martes, mientras que el destinado a Obama fue hallado el miércoles temprano, ambos durante registros rutinarios del correo, señaló el Servicio Secreto. Ni Obama ni Clinton corrieron riesgo, según precisó.

A principios de semana fue enviada una bomba a la casa de George Soros, un destacado donante del Partido Demócrata, en un barrio residencial de Nueva York.

El Time Warner Center, que alberga la oficina de CNN en Nueva York, fue evacuado en un esfuerzo de máxima precaución tras la recepción de un paquete sospechoso en la habitación del correo, informó el presidente de CNN, Jeff Zucker, en una nota a sus empleados. Aseguró, asimismo, que están siendo revisadas las redacciones de la cadena en todo el mundo.

Lee: Interceptan aparatos explosivos enviados a Obama y los Clinton

La policía de Nueva York emitió una alerta de emergencia instando a la gente en torno al edificio, que está en el extremo sur de Central Park, a que “busque cobijo”. Más tarde avisó de que el artefacto sospechoso del Time Warner Center fue retirado de forma segura.

CNN es un objetivo frecuente de Trump, que califica de manera habitual a los medios como “enemigos del pueblo” y a la cobertura crítica como “noticias falsas”.

La Casa Blanca condenó en un comunicado los ataques frustrados contra Obama y Clinton.

“Estos actos de terror son viles y los responsables responderán ante la ley”, dijo la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders. “El Servicio Secreto de Estados Unidos y otras agencias de seguridad están investigando y adoptarán todas las acciones apropiadas para proteger a cualquiera que sea amenazado por estos cobardes”.

Trump fue informado de la situación y un alto funcionario de la Casa Blanca aseguró que “nos lo estamos tomando de manera muy seria”.

En Florida, el edificio que alberga la oficina de la legisladora Debbie Wasserman Schultz, expresidenta nacional del Partido Demócrata, fue evacuado después de que llegó al correo un paquete sospechoso, reportó WFOR-TV en Miami, citando a la policía local.

 

Condena transversal

Legisladores republicanos y demócratas condenaron los ataques frustrados, indicando que la violencia política no tiene cabida en Estados Unidos, incluso aunque algunos demócratas dijeron que la retórica de Trump está elevando las tensiones.

“Las palabras importan. El liderazgo importa. Este es el país que ha creado @realDonaldTrump y debe condenar estos actos de terrorismo en los términos más duros”, tuiteó el congresista demócrata David Price.

El presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, el republicano de más alto rango en el Congreso, calificó los actos como “censurables”, agregando que “no podemos tolerar ningún intento de aterrorizar a las figuras públicas”.

El paquete enviado a la casa de Clinton en el barrio neoyorquino de Chappaqua era un artefacto explosivo, según el diario The New York Times.

El expresidente Bill Clinton estaba en casa cuando el artefacto fue interceptado en una instalación cercana del Servicio Secreto, según MSNBC, quien agregó que su esposa está en Florida asistiendo a actos de recaudación de fondos.

Un funcionario de seguridad federal dijo a Reuters que más de uno de los paquetes parece tener la misma construcción o diseño. Otra fuente indicó a Reuters que el FBI sigue analizando si los paquetes contienen materiales peligrosos o explosivos.

The Chappaqua Patch, una web local de noticias, citó a un funcionario de seguridad que dijo que los paquetes enviados a Soros, Obama y Clinton parecían ser bombas caseras. “No son sofisticadas, pero sí funcionales”, señaló.

El escuadrón antibombas del Departamento de Policía de Nueva York dijo que el paquete en el Time Warner Center, que también alberga tiendas y restaurantes, parece ser un artefacto explosivo y que la situación está bajo control, reportó CNN.

 

Siguientes artículos

Es viable operación simultánea de Santa Lucía y AICM: estudio encargado por AMLO
Por

Con esto se podrían realizar alrededor de 130 y 140 operaciones aéreas por hora entre estas terminales, aunque para ello...