Por Álvaro de Garay*                                                                                  

En días recientes se dio a conocer una importante declaración de la Business Roundtable, organización privada que representa a más de 180 corporaciones muy poderosas de los Estados Unidos que emplean a 15 millones de personas y que pagan a sus accionistas 296 mil millones de dólares en dividendos. Lo que declaran estos directores generales es que el propósito de sus empresas será “promover una economía que sirva a todos los americanos” y “ejercer un liderazgo en beneficio de todas las partes interesadas: consumidores, empleados, proveedores y accionistas”.

Tal declaración se explica por dos razones importantes. La primera es política y tiene que ver con la elección presidencial que se celebrará en Estados Unidos en el 2020. Ésta será una elección sin precedentes en la que el Partido Demócrata puede elegir candidato presidencial a un político de izquierda como Elizabeth Warren o Bernie Sanders, críticos feroces de las grandes corporaciones a las que culpan de haber contribuido a la corrupción del sistema político americano. En este sentido, la declaración de la Business Roundtable puede interpretarse como un mensaje a los electores de que las corporaciones tienen como propósito no sólo servir a sus accionistas, sino al conjunto de la sociedad.

Lee también Lista Forbes | Las empresas con mayor responsabilidad corporativa de 2019

La segunda razón es más profunda y tiene que ver con lo que podemos llamar el surgimiento de una nueva visión del capitalismo. La declaración de la Roundtable desea expresar una visión más justa y democrática del capitalismo. También representa una defensa de la idea de que sí es posible un capitalismo que funcione para toda la sociedad y no sólo para una minoría.

En las últimas décadas se ha librado una batalla intelectual entre dos filosofías empresariales opuestas respecto a cuál debe ser el propósito de una empresa. La primera conocida como Shareholder Theory o Teoría del Valor Accionario defiende la idea de que las empresas deben tener como propósito fundamental generar las mayores utilidades posibles a sus accionistas. Esta filosofía fue impulsada por el distinguido economista de la Universidad de Chicago Milton Friedman. Una filosofía alternativa conocida como Stakeholder Theory o Teoría de las Partes Interesadas promovida por Edward Freeman de la Universidad de Virginia, defiende la idea de que el propósito de una empresa debe ser más amplio, debe ser servir a todas las partes que participan en la generación de valor: los clientes, los empleados, los proveedores, las comunidades en las que operan y desde luego los accionistas. De esta filosofía emanó la Escuela de pensamiento conocida como Responsabilidad Social Corporativa.

Por décadas esta batalla la ganó Milton Friedman, ya que fue el pensador que mayor influencia tuvo en medios empresariales y académicos. Pero las cosas empezaron a cambiar cuando salieron a la luz diversos escándalos corporativos como los protagonizados por empresas como Enron, Tyco, WorldCom y muchas más a principios del presente siglo en Estados Unidos y otros países. Recientemente se han revelado casos no menos penosos como el del banco WellsFargo que por años simuló la apertura de cuentas bancarias y la emisión de tarjetas de crédito para dar la impresión de que el banco estaba teniendo un crecimiento muy agresivo. Otro no menos grave es el de Volkswagen (VW), que sacó al mercado automóviles diésel que no cumplían con los estándares de emisiones contaminantes pero que podían pasar las pruebas de medición gracias a la instalación de un dispositivo con el cual era posible burlar los sistemas de verificación. La motivación principal de esta acción fraudulenta fue incrementar la penetración de VW en el mercado norteamericano donde, sin el dispositivo, habría sido imposible pasar los controles de emisiones contaminantes.

También a mediados de los años noventa salieron a la luz casos de violaciones a los derechos humanos cometidos por las empresas subcontratadas por las grandes corporaciones multinacionales en Asia, África y Latinoamérica. Al principio, las multinacionales se mostraron renuentes a asumir responsabilidad alguna, pero con el tiempo cambiaron su política. Introdujeron Códigos de Ética que todos sus proveedores debían cumplir para seguir en la cadena de suministro.

Otros casos perturbadores que salieron a la luz fueron los de las empresas que ocasionaron daños ambientales severos. El más reciente fue el derrame de petróleo en el Golfo de México en una de las plataformas de la empresa BP. Estudios realizados por expertos concluyeron que la causa principal de este accidente había sido la decisión de la empresa de no realizar inversiones necesarias en seguridad para no afectar los resultados financieros de la empresa.

Estos casos obligaron a una revisión crítica del Shareholder Model. La crítica principal ha sido que una proporción importante de las empresas que buscan con obstinación satisfacer las expectativas de ganancia de sus accionistas son proclives a prácticas de negocios ilegales y éticamente inaceptables. Casi todas las empresas que han tratado de complacer a sus accionistas con buenos resultados financieros falsos o con buenos resultados reales, pero conseguidos de manera ilegal o no ética, han dañado su reputación severamente. Además, todos los involucrados –empleados, clientes, comunidades, y desde luego sus accionistas— han sufrido pérdidas significativas.

Y tras la Gran Recesión del 2008, otro capítulo perturbador de la historia corporativa reciente, con mayor razón es obligado preguntar una vez más cuál debe ser el propósito de una empresa. A la luz de la historia reciente se puede afirmar que es legítimo que las empresas busquen entregar buenos resultados financieros a sus accionistas, pero no a cualquier precio y mucho menos a expensas de todas las partes que contribuyen a la generación de valor de un negocio. En tal sentido hay que dar crédito a los directores generales de la Business Roundtable que, al reconocer que la misión de sus empresas debe incluir a todas las partes interesadas (stakeholders) y no sólo a sus accionistas (shareholders), han dado un importante paso en la dirección correcta.

*Profesor de Ética y Responsabilidad Social Corporativa de EGADE Business School.

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

You’re The One That I Want
Por

Los grandes fabricantes de coches se están poniendo las pilas, literalmente. Estamos en un momento en el que el mercado...