Los videojuegos de plataformas son uno de los tipos más populares, y por eso vienen en todas las formas, tonos y formatos imaginables. Hace dos años, el estudio de desarrollo sueco Coldwood lanzó una original propiedad intelectual para Electronic Arts, llamada Unravel, que era un juego de plataformas con elementos de puzzle donde controlabas a una adorable criatura llamada Yarny, que está hecha de hilo de lana y tiene forma humana, la cual tenía que hacer una larga travesía por escenarios que para los humanos parecerían cotidianos, pero para alguien de ese tamaño son todo un reto.

El resultado final fue un increíble juego de lo más original, que se ganó la alabanza de millones alrededor del mundo. Inesperadamente Electronic Arts reveló durante su conferencia de E3 2018 la secuela de esta franquicia, simplemente llamada Unravel Two, que, para fortuna de los fans, en ese momento ya estaba disponible para descarga en PlayStation 4, Xbox One, y PC.

Unravel Two es todo lo que podríamos esperar de una secuela, e incluso más: un bellísimo juego de plataformas, excelentemente bien diseñado, con una buena carga de reto, y que puede ser jugado de forma cooperativa local. Básicamente la premisa es la misma que en el original: atravesar el mundo desde la perspectiva de una pequeña criatura de apenas unos centímetros, usando tu habilidad para deshilarte, resolviendo los acertijos y retos que presenta cada escenario. Ahora el juego tiene una nueva dimensión de reto debido a que un segundo Yarny se une a la aventura, con el cual será necesario colaborar para sortear numerosos peligros.

El mundo de Unravel Two es bastante similar al de su predecesor. Comenzamos con Yarny en medio una tormenta en un barco, para después del naufragio encontrar a un segundo Yarny, con el cual se une, tanto en su nueva aventura como físicamente a través de sus hilos. Con esto, nuestro viaje comienza en una playa, desde la cual iremos explorando una isla hacia su interior, pasando por un faro, un pequeño pueblito y los boscosos paisajes naturales típicos de la naturaleza escandinava.

Debido a que los Yarnys están unidos, siempre están juntos y se requiere de estos dos personajes para avanzar. Lo ideal es jugar con un acompañante de forma cooperativa local, con lo cual cada uno controla a un personaje. Es muy importante ponerse de acuerdo ya que se requiere de movimientos precisos para resolver los puzzles. Si no se cuenta con alguien con quién, una sola persona pude controlar a los dos personajes, uno a la vez, cambiando entre ellos al presionar un botón. Esto sinceramente es un poco más complicado, pero es un ejercicio con un reto bastante interesante, que ayuda a buscar soluciones pensando en las posiciones de los dos personajes en paralelo. Además, es posible unir a los dos personajes en uno solo para avanzar más fácilmente en algunas secciones.

Ambos Yarnys tienen las mismas habilidades. Al estar hechos de un solo hilo de lana, pueden usar este para colgarse como péndulo y saltar de un lugar a otro, también lo usan para escalar, para hacer puentes entre puntos elevados, o para arrastrar objetos. Ya que se sus hilos se encuentran unidos, hay un límite con el cual se pueden separar el uno del otro, lo cual crea una dificultad extra durante algunas áreas complicadas. Sin embargo, así está diseñado el juego, obligando a encontrar soluciones que no parecen obvias.

Si bien, esta secuela es mucho más accesible que su predecesor, tiene un buen nivel de reto, tanto en su aspecto de plataformas como en resolución de puzzles. Hay secciones que requieren saltos y cálculo de distancias con mucha coordinación, pero lo que puede ser la mayor razón para quedarse atascado son los puzzles. El camino del juego es marcado por una conveniente chispa que nos va guiando y espera cuando nos detenemos, y además es posible activar una serie de pistas que nos dan una idea de los elementos necesarios para resolver cada sección.

La mejor parte de jugar con otra persona es que dos pueden encontrar más fácilmente una resolución a los obstáculos, ya que varios desafían inesperadamente el sentido común; aunque puede ser frustrante detenerse en una sección por un largo rato, cuando uno se da cuenta que la resolución era bastante simple y siempre estuvo frente a los ojos, se genera un alivio y satisfacción que ayudan a continuar.

Además de que cada jugador puede escoger entre los dos Yarnys básicos, es posible modificar nuestros personajes a gusto, cambiando la forma de las diferentes partes del cuerpo y el color. Conforme avanzamos en el juego y vamos completando retos especiales ocultos a lo largo de nuestra travesía, se irán desbloqueando nuevas opciones para personalizar a nuestros personajes de lana.

 

Aunque se trata de un juego de apariencia bastante simple con una vista 2D, Unravel Two es un deleite para los ojos, tanto a nivel estético como técnico. Su estilo fotorrealista nos transporta de forma impresionante a un mundo cotidiano en el cual los objetos que los humanos vemos sin reparar se transforman en impresionantes retos a vencer. Cada una de las secciones está impecablemente diseñada para funcionar en cuanto a gameplay, pero también visualmente, con una cantidad de detalles abrumadora: en escena vemos millones de partículas y polígonos creando los hermosos fondos, que a veces parecen bellas apacibles campestres, pero a veces maquetas reales, o incluso escenarios de una intrincada película de animación en stop motion. A momentos, Unravel Two tiene un estilo similar a Little Nightmares, que, en realidad, está inspirado en la primera entrega de la aventura de Yarny; sin embargo, Coldwood sigue optando por un tono bastante amigable y esperanzador, que lo diferencia de un juego tan oscuro como Little Nightmares.

Aunque la narrativa es mínima, siempre está presente. Los Yarny se supone que son criaturas mágicas que ayudan a los seres humanos en momentos de necesidad. En este caso, nuestros protagonistas se encuentran en medio de la historia de un chico y una chica que deciden escapar de casa debido al maltrato que sufren; o al menos esto es lo que parece, ya que nosotros somos espectadores de esta historia, que se va desplegando en el fondo, únicamente con acciones. Por esto se supone que la travesía de nuestros Yarnys, de forma directa está ayudando a los chicos hacia un lugar más seguro, pero sin que ellos se den cuenta.

En definitiva, Unravel Two es uno de los mejores juegos de plataformas modernos disponibles. Además de generar constantemente momentos de satisfacción en cada sección, el ambiente que crean sus hermosos paisajes y su relajante soundtrack, son una experiencia única y perfecta para disfrutar con amigos, o incluso una pareja que no esté acostumbrada a los videojuegos. Si se está solo, es igual de recomendable, sobre todo considerando que es un juego de pocas horas de duración, al igual que de precio bajo, pero con un nivel de reto interesante.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @IrvingPeres

Podcast: El Beastcast

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

¿Cuál será el salvavidas de la industria del cine?
Por

El negocio del cine ha tenido más cambios en la última década que en ningún otro momento en su historia. Gracias a la in...