Por Kerry A. Dolan y Luisa Kroll

El mes pasado, después de que Forbes nombrara a Kylie Jenner como la multimillonaria más joven del mundo, involuntariamente iniciamos un acalorado debate en las redes sociales sobre el significado del concepto “no heredero”. La idea de que una joven de 21 años que creció en un reality show (Keeping Up With Kardashians), cuya hermana es Kim Kardashian, y cuyos padres ricos y famosos son Kris y Caitlyn Jenner se considera “no heredera”, provocó una reacción muy pública.

El debate se renovó una vez más el 31 de marzo después de que el New York Times publicara una historia en la que Kylie admitió haber recibido ayuda para desarrollar su negocio. “No puedo decir que lo haya hecho por mi cuenta ”, dijo la magnate de la belleza al Times. “Si solo están hablando de finanzas, técnicamente, sí, no tengo ningún dinero heredado. Pero he tenido mucha ayuda y una gran plataforma ”.

Bueno, eso es exactamente a lo que nos referimos en Forbes cuando decimos que Kylie, y otros 1,449 multimillonarios, son “no herederos”. Y quizás ese es el centro del desacuerdo. En Forbes hemos estado usando el término para describir el origen de la fortuna de alguien, en lugar de indicar si un multimillonario recibió ayuda para construir una empresa sumamente exitosa o no.

Forbes ha estado rastreando las fortunas de los más ricos de los Estados Unidos por más de 35 años y hemos utilizado tres clasificaciones según la forma en que las personas hicieron sus fortunas: autodidacta, heredada y heredada y en crecimiento; esta última categoría estaba reservada para personas como Donald Trump, quien construyó sobre el imperio inmobiliario de su padre.

Te recomendamos: Billionaires 2019 | Las mujeres más ricas del mundo

A lo que muchos se oponen cuando Forbes llama a Kylie una ‘no heredera” es que (1) recibió mucha ayuda (de personas como su madre, Kris Jenner) en la construcción de la compañía que la convirtió en multimillonaria, y (2) comenzó como rica y famosa. Ambas afirmaciones son ciertas. Pero Mark Zuckerberg, a quien Forbes también clasifica como “no heredero”, no construyó Facebook por sí solo y también comenzó bien, aunque no tan rico ni tan famoso como Kylie. (El padre de Zuckerberg es dentista, su madre psicóloga).

Además, hay otros siete multimillonarios en Facebook que, uno podría discutir, trabajaron junto a Zuckerberg en la construcción de la red social masiva, incluido el cofundador Dustin Moskovitz, el ex compañero de cuarto de Zuckeberg; el cofundador Eduardo Saverin, ex compañero de clase de Zuckerberg; Sean Parker, primer presidente de la red social; Jim Breyer y Peter Thiel, sus primeros inversionistas; y Sheryl Sandberg, directora de operaciones de Facebook desde 2008, cuatro años después de la fundación de la compañía. Forbes clasifica a todos estos multimillonarios como “no herederos”, pues ninguno de ellos heredó su fortuna. Y ninguno de ellos construyó Facebook solo.

Llegar a la cima… ¿desde dónde?

Hace cinco años, Forbes profundizó en una característica definitoria de los multimillonarios: ¿Qué tanto ascendieron para llegar a la cima? Ese año, por primera vez, le dimos a cada miembro de la lista de los estadounidenses más ricos, el ranking Forbes 400 ,un puntaje propio en una escala del 1 al 10: un 1 significa que la fortuna se heredó por completo; y el 10 es un viaje desde las profundidades de la pobreza, al estilo de Horatio Algeria. En el nivel más básico, las puntuaciones indican quién heredó una parte o la totalidad de su fortuna (puntuaciones del 1 al 5) y aquellos que realmente la lograron por su cuenta (6 a 10).

TAMBIÉN LEE: Billionaires 2019 | Menos multimillonarios y menos riqueza a nivel global

Hemos seguido aplicando este puntaje a todos los multimillonarios estadounidenses (y también ahora a las mujeres). En el caso de Kylie, le dimos un 7 de 10, reconociendo que tenía muchas ventajas desde el principio. Donald Trump obtuvo un 4 porque heredó una fortuna de su padre y luego la expandió significativamente, mientras que la viuda de Steve Jobs, Laurene Powell Jobs, obtiene un 2 porque heredó una fortuna y tiene un papel en su gestión, después de haber realizado inversiones en medios (The Atlantic y Ozy Media) y deportes profesionales (posee una participación del 20% en el grupo detrás de Washington Wizards de la NBA y Washington Capitals de la NHL).

Las benditas redes

Si bien pocos multimillonarios han tenido el tipo de plataforma de redes sociales que tenía Kylie Jenner cuando lanzó su negocio, con 120 millones de seguidores en Instagram (lo cual creemos que subraya aún más su inteligencia empresarial, no la ayuda que recibió), cada multimillonario ‘no heredero’ de la lista de Forbes ha tenido ayuda para construir su fortuna, ya sea de otros empleados de la compañía que fundaron, capitalistas de riesgo, mentores, amigos o padres. Steve Ballmer, por ejemplo, tuvo la suerte de ser uno de los compañeros de clase de Bill Gates en Harvard, lo que lo llevó a un trabajo en Microsoft. Eventualmente reemplazó a Gates como director ejecutivo, un trabajo que mantuvo durante 15 años. Ahora es la decimonovena persona más rica en el mundo.

Titanes de empresa

Leon Black, cuyo padre era el director ejecutivo de United Brands, recibió un pago de seguro de vida de 75,000 dólares después de que su padre murió cuando él estaba en la escuela de negocios. Más tarde cofundó el gigante de capital privado Apollo Global Management, lo que lo convirtió en un multimillonario. El magnate de los fondos de cobertura Chase Coleman es un descendiente de Peter Stuyvesant, el último gobernador holandés de Nueva York.

Otro titán de fondos de cobertura, Ken Griffin, comenzó a comerciar en su dormitorio de Harvard con 265,000 dólares, parte de los cuales provenían de su familia. Y el desarrollador de bienes raíces más rico de la nación, Donald Bren, es hijo de un inversionista inmobiliario y productor de cine de Hollywood. Phil Knight, en su autobiografía Shoe Dog, explica cómo los primeros días de Nike fueron un esfuerzo de equipo de un grupo central de empleados antiguos increíblemente dedicados. Incluso Oprah Winfrey, que tuvo una infancia dura y obtuvo una posición número 10 en nuestra puntuación propia, recibió ayuda de productores y otros empleados para convertir su programa de entrevistas en un gran éxito, como lo detalla el podcast Making Oprah (Creando a Oprah).

Entonces, ¿por qué las personas han reaccionado con tanta vehemencia a Kylie? ¿Es que los Kardashians son personas que todos aman odiar? ¿Es que los estadounidenses están hartos de la realidad social y la cultura de las redes sociales que no solo ayudó a que una joven de 21 años que publicaba en Instagram se convirtiera en multimillonaria, sino que también ayudó a elegir a un presidente? Varias personas con las que hablamos se preguntaban si era porque ella era una mujer. ¿Habríamos tenido las mismas discusiones si se tratara de su hermanastro Robert en lugar de Kylie?

Nunca nadie realmente lo sabrá. Pero una cosa es segura: Kylie Jenner descubrió una manera simple y fácil de convertir la fama de su familia, su gran cantidad de seguidores en Instagram y su pasión por el maquillaje en grandes, grandes cantidades de dinero.

 

 

Siguientes artículos

Ranking Forbes | AMLO dijo que Slim se retiraría y el magnate perdió 1.7 mil mdd en un día
Por

Todos los multimillonarios en nuestro top 10 ganaron, excepto el hombre más rico de México.