El 57% de los emprendedores mexicanos ha sido afectado por actos de corrupción, y 65% ha perdido una oportunidad de negocio frente a empresas o personas que han recurrido a influencias o pagos de sobornos.

 

Hace aproximadamente unos dos años, un compañero del medio periodístico me contó su decisión de emprender un negocio. Con todo el valor del mundo y las ganas de tener algo propio para su familia y generar empleos, resolvió vender su casa y juntar todas sus canicas (ahorros) para construir un edificio con locales, oficinas, área para un gimnasio y una alberca en un municipio del norte del Estado de México (no mencionaré el nombre de mi compañero, ni la ubicación de su proyecto emprendedor, ni el nombre de funcionarios para no meterlo en problemas).

Luego de vender su casa y conseguir el terreno, inició el proyecto. En un principio me alegró mucho el arranque de los planes de mi compañero; sin embargo, poco tiempo pasó para que me diera malas noticas. Había sido víctima de la corrupción.

PUBLICIDAD

Resulta que cuando acudió a la presidencia municipal, la directora (porque es mujer) del área encargada de tramitar los permisos para este tipo de obras le solicitó 500,000 pesos para autorizarle todo. Por su puesto, mi amigo salió de la oficina enojado y frustrado.

Decidió dejar pasar un tiempo para pensarlo bien, pues de eso dependía que su proyecto se hiciera realidad. Un par de meses después decidió avanzar su proyecto a pesar de la desfachatez de las autoridades. Se reunió con la funcionaria y negoció el costo de la “mordida”, que se fijó en 350,000 pesos.

Con un poco menos de alegría, pero aún con entusiasmo, me informó del asunto y me mostró fotos de la obra. Pero no habían pasado un par de semanas cuando volvieron las malas noticias.

Ahora, el golpe fue por parte de los benditos sindicatos, que además de proteger los derechos de los trabajadores, se dedican a ser corruptos y a frenar el crecimiento de empresas, instituciones y todo lo que se les cruce.

Resulta que para la realización de esta obra, mi compañero acordó con un sindicato la contratación de los albañiles. Pero una vez iniciados los trabajos, llegaron los guerrilleros de otro sindicato alegando que ése era su territorio. Por supuesto, no arribaron de buenas manera o hablando tranquilamente. No señor, se presentaron con palos y otros objetos peligrosos para sacar, por la fuerza, a los trabajadores del otro sindicato.

Con buen criterio, mi amigo decidió parar la obra inmediatamente y retiró a todos los trabajadores para evitar cualquier acto violento. Acudió con las autoridades correspondientes a levantar un acta. Le informaron que podía seguir la obra y le entregaron un número telefónico de un módulo de la Policía Municipal para llamar inmediatamente a los agentes en caso de que regresaran los vándalos del sindicato enemigo.

Por un momento pensé que los mexicanos realmente estábamos superando estos actos para acceder a un mejor futuro. Pero con tristeza puedo decir que no podemos contra nuestra “esencia mexicana”.

Hace unos días, el Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco) dio a conocer un informe titulado La corrupción en México: transamos y no avanzamos, que incluye el ensayo “Emprendedurismo y corrupción”, realizado por Álvaro Rodríguez y Anette Urbina. Dicho texto afirma que 57% de los emprendedores mexicanos han sido afectados por actos de corrupción.

El estudio señala también que 65% de los emprendedores ha perdido una oportunidad de negocio frente a empresas o personas que han recurrido a influencias o pagos de sobornos.

El artículo también señala que los beneficios obtenidos por actos de corrupción o extorsión van desde “una transferencia monetaria, el favorecimiento de un proveedor inferior, la contratación de un empleado menos calificado, una ventaja competitiva arbitraria o simplemente la prevalencia y preservación de un statu quo desigual”.

En otra parte del informe del Imco se indica que 76% de los mexicanos considera que las prácticas corruptas son muy frecuentes en los gobiernos municipales.

Son muchos los datos negativos e indignantes que brinda este trabajo. Deja muy claro que estamos muy, pero muy lejos de ser un país que realmente quiere progresar, empezando por los funcionarios. Los invito a conocer este informe aquí. (Disculpen si leerlo les provoca indignación, pero es la realidad.)

Lamentablemente, los mexicanos tenemos bien claro el dicho popular “el que no transa no avanza”, y lo peor de todo es que no avanzamos.

 

Una de… Startblueup y Aves Libres

– Startblueup y Eduquemos AC traen para ti el Bluecamp, un evento que se realizará los días 27, 28 y 29 de noviembre de este año. En él podrás transformar tu idea o negocio tradicional en un emprendimiento de alto impacto en tres días de alto rendimiento, además de poder financiar tu idea hasta con 1.5 millones de pesos y tener la posibilidad de ser incubado por Startblueup. (Aplica aquí.)

– Grupo Aves Libres te invita a la Expo Fin de Año para Emprendedores. Además de poder adquirir los productos de pequeños emprendedores, podrás asistir a la conferencia “Mujeres emprendedoras y empresarias”, impartida por el coach transformacional Carlos Guerrero, donde se brindarán herramientas de empoderamiento para mujeres que quieran mejorar su calidad de vida y alcanzar sus metas. Será el lunes 16 de noviembre en la colonia Roma Norte de la Ciudad de México (informes y contacto [email protected]).

 

Contacto:

Correo: [email protected] / [email protected]

Twitter: @elopez_loyola

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

¿Subirán Fed y Banxico las tasas de interés?
Por

Seguir los pasos y dictados de la Reserva Federal estadounidense es la peor de las ideas. Y aunque ya es tarde para que...

También te puede interesar