Forbes

Cuando se habla de diversidad en las compañías, los primeros conceptos que vienen a la mente son equidad de género, inclusión de personas con discapacidad o pleno respeto a los colaboradores sin importar sus preferencias sexuales u orientaciones religiosas y políticas. Pero las grandes compañías prestan especial atención a la diversidad cuando ésta implica oportunidades de ganar más.

Es ahí donde los aliados son pieza clave y algunas tendencias toman relevancia. Chris Rowlan es oficial de Diversidad Global de Manpower-Group, y su trabajo consiste en ayudar a las compañías a adoptar medidas para que los integrantes de los equipos puedan desarrollarse plenamente según sus necesidades.

Rowlan afirma que la siguiente tendencia a observar es la migración. “En algunos países, se entiende como diversidad que las mujeres tengan las mismas oportunidades que los hombres; en otros se habla de medidas de inclusión en general; pero hemos notado que temas de la agenda política también se convierten en agenda para el manejo de recursos humanos, y la migración es uno de ellos”, señala en entrevista.

Estudios de ManpowerGroup acerca de Diversity Management arrojan que las empresas con cultura inclusiva tienen índices 39% mayores en cuanto a satisfacción del cliente (en comparación con la media de las empresas), 22% mayor productividad y son 27% más rentables que aquellas que no son inclusivas.

Migración y mercado laboral

De acuerdo con el “Informe sobre las migraciones en el mundo 2018”, elaborado por la Organización de Naciones Unidas (ONU), en 2015 había aproximadamente 244 millones de migrantes internacionales en total, lo que equivale a 3.3% de la población mundial. En materia de migración interna (habitantes que se mueven de un punto a otro dentro de su propio país) la cifra alcanza 740 millones de personas.

El número de migrantes internacionales ha aumentado a lo largo del tiempo y a un ritmo mucho mayor de lo previsto. En 2003, la ONU estimaba que, para 2050, los migrantes serían 2.6% de la población mundial. Esa cifra se ha sobrepasado y ahora se espera que haya 405 millones de migrantes internacionales para 2050.

Rowlan cree que los fenómenos migratorios son un tema que las empresas deben incluir en la agenda.

“Las organizaciones ya empiezan a estudiar estos desplazamientos e, incluso, analizan cómo incluir a los migrantes dentro de su fuerza de trabajo. Tenemos algunos socios que ya nos han consultado sobre cómo vencer barreras de lenguaje y de cultura”, afirma.

Hemos notado que temas de la agenda política también se convierten en agenda para el manejo de recursos humanos, y la migración es uno de ellos: Chris Rowlan. Foto: Angélica Escobar/Forbes México.

¿Qué tan difícil es, para las compañías, poner en marcha una estrategia de diversificación que incluya migrantes? La respuesta no es sencilla. El ejecutivo de Manpower explica que las empresas se han acostumbrado a ajustar sus estrategias de diversidad a las leyes.

Estados Unidos y Europa lucen más progresistas en materia de inclusión y diversificación; sin embargo, eso se debe a que los marcos legales se han movido más rápidamente, explica.

“La migración puede entrar en las agendas de las empresas, incluso si no hay leyes al respecto, pues las organizaciones notan que la gente que se desplaza tiene habilidades que resultan clave; o, poco a poco, se dan cuenta de que las personas que se desplazan también constituyen una fracción del mercado. Eso ya está pasando”.

El experto en capital humano Debi S. Saini explica que la violencia alrededor del mundo acentúa la importancia de la diversidad como estrategia de negocios.

“Es poderoso para los negocios, porque va más allá de los negocios. Las corporaciones sustentables sólo pueden funcionar si la sociedad es saludable. Por eso, es responsabilidad de los empleadores, e incluso del Estado, tener marcos regulatorios para que los individuos encuentren satisfacción laboral sin importar su nacionalidad o raza”, explica en el estudio “Perspectivas emergentes sobre diversidad en empresas exitosas”.

¿Mano de obra calificada?

El informe de la ONU afirma que, además de mejorar los ingresos nacionales y el nivel de vida promedio de los países de destino, la inmigración puede producir un efecto positivo en el mercado laboral, al incrementar la oferta de mano de obra en sectores y ocupaciones con escasez de trabajadores, y ayudar a corregir los desequilibrios del mercado de trabajo.

Estos efectos positivos en el mercado laboral no solamente se observan en los sectores altamente calificados, sino también en ocupaciones que lo son menos. La inmigración incrementa tanto la oferta como la demanda de trabajadores, lo que significa, según la ONU, que la inmigración laboral (incluso de trabajadores poco cualificados) puede generar oportunidades de empleo adicionales para los trabajadores existentes.

“Las tendencias en materia de estrategia de diversidad son diferentes según las características de cada país. Que hablemos de migración como un tema nuevo no quiere decir que ya tengamos solucionados nuestros pendientes mayores, como la igualdad de género, pero vemos que América Latina tiene una tasa de envejecimiento mayor, que implicará retos. Ése es un tema clave en cuanto al fenómeno de migración”, señala Rowlan.

Te puede interesar: Las 9 tendencias del mercado laboral

Al respecto, el informe de la ONU explica que la inmigración de trabajadores jóvenes también puede contribuir a reducir la presión sobre el sistema de pensiones de los países de ingresos altos, cuyas poblaciones envejecen rápidamente.

En 2013, la mayoría de los trabajadores migrantes se desempeñaban en el sector de los servicios (106.8 millones o 71.1%). El resto trabajaba en los sectores de las manufacturas y la construcción (26.7 millones o 17.8%) y en el sector agrícola (16.7 millones o 11.1%).

De ese total superior a 70% que se desempeñaba en el sector de los servicios, 8% eran trabajadores domésticos. Se calcula que, en 2013, hubo 11.5 millones de trabajadores domésticos migrantes, cifra que representaba más de 17% de todos los trabajadores domésticos (67.1 millones) y más de 7% de todos los trabajadores migrantes.

Empresas activistas

La migración tiene impacto en la cultura de los países de salida y de llegada, pero también produce cambios en el clima de negocios y la postura política de las compañías. Por ejemplo: Hoy, uno de los segmentos de mercado clave para las empresas en Estados Unidos es la población latina. Eso ha hecho que las compañías se adapten a transmitir los mensajes adecuados para el consumidor, pero también a abrir la puerta al talento de este segmento poblacional.

“Sin importar en qué industria estés, no puedes aislar tu estrategia a un sólo tipo de mercado o tratar de operar una organización con un sólo tipo de colaboradores”, afirma el directivo de Manpower.

La mejor forma de que las empresas conecten con sus mercados es integrando a los miembros de esos mercados a sus equipos, asegura Rowlan.

“Tener una cultura inclusiva va más allá de las políticas: es hacer cambios genuinos en la operación de la empresa, asegurarse de que el entorno permita que el talento de todos los orígenes pueda prosperar y sentirse cómodo. Ésa es la clave de las empresas que prevalecen en el tiempo”, indica.

Foto: Hero Images/Getty Images.

 

Siguientes artículos

#Hola2019 | La mariguana recreativa será una realidad hasta 2020
Por

“En ningún país se había visto que un gobierno el camino de todos los sectores a la planta. Es la primera vez en el mund...