Glenfiddich The Original es un whisky cargado de historia, que apostó por transformar el mercado de esta icónica bebida escocesa del tipo blended a una nueva categoría: el Single Malt.

Sandy Grant Gordon y Charles Grant Gordon, parte de la dinastía pionera en mercado del whisky en Reino Unido, no se imaginaron lo que se desencadenaría al decidir lanzar Glenfiddich Straight Malt (un single malt), en Nueva York, en 1963.

El producto sonaba atrevido, sin embargo, lo hicieron de cualquier manera. Aún cuando en el panorama dominaba el whisky blended o mezclado, y el single malt era un elixir disponible sólo para unos pocos. Esta nueva categoría vendría a revolucionar la colección de la destilería familiar.

PUBLICIDAD

Tras una búsqueda incesante por encontrar la receta de más de 50 años, finalmente en 2016 el Malt Master de Glenfiddich, Brian Kiinsman  logra recrear el sabor original de Glenfiddich Straight Malt.

De un peculiar sabor fresco y afrutado, con toques especiados originados a partir de barricas utilizadas anteriormente para jerez, se reprodujo la recta original de las antiguas bitácoras de los años 60. El experto en esta destilería aseguró que “Glenfiddich The Origial es un auténtico trago de historia”,  pues tienen una colección sin igual de únicos y añejados single malts que se pueden consultar para crear whiskys innovadores, afirmó a través de un comunicado.

Este lanzamiento especial no se pondrá conseguir en cualquier país y México fue uno de los elegidos con sólo 200 exclusivos ejemplares de este icónico whisky. La clásica botella triangular se puede descubrir dentro de un estuche negro con detalles dorados. La edición limitada contiene también un manual que ilustra la historia detrás del whisky, lo cual resulta una experiencia única para conocedores.

Glenfiddich The Original, presentación por edición limitada.

Glenfiddich The Original, presentación por edición limitada.

 Un auténtico single malt

Glenfiddich The Origial tiene un color pálido, sin embargo, al contacto con la nariz mantiene un aroma afrutado y floral, toque distintivo de Glenfiddich.

Sus sutiles notas de roble con carácter joven y mantequilloso se ven reflejadas también en su sabor, pues nos sorprende con una agradable nota dulce con carácter afrutado y suaves toques de vainilla. Ya en boca, su sabor se desarrolla con unas gotas de agua, que le permite revelar algunos roces de especias, cítricos y avena horneada. Para terminar con un emboque de sensación totalmente seca.

Glenfiddich, botella de 1963.

Glenfiddich, botella de 1963.

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

 

Siguientes artículos

Fallece Zaha Hadid, una artista de la arquitectura contemporánea
Por

A causa de un infarto el día de ayer falleció Dame Zaha Hadid en un hospital de Miami.