Belleza, inspiración, embrujo, magia, sortilegio, encantamiento, serenidad, silencio, intimidad y asombro. Ese es el decálogo que el arquitecto tapatío Luis Barragán pronunció en el discurso de la Ceremonia de Premiación del Premio Pritzker un martes 3 de junio de 1980, en Dumbarton Oaks, Estados Unidos.

En su opinión esos diez elementos habían desaparecido de las publicaciones dedicadas a la arquitectura “en una proporción alarmante”. Barragán tenía y sigue teniendo razón. Belleza, inspiración, embrujo, magia, sortilegio, encantamiento, serenidad, silencio, intimidad y asombro deben buscarse en eso cotidiano y en eso extraordinario, en lo que mueva las almas, en un sentido poético y filosófico.

Él fue el único mexicano que ganó ese reconocimiento pero eso no es lo que lo hace importante sino su enorme legado y la construcción de una arquitectura con una raíz propia, de una mexicanidad contemporánea que marcó un hito. ¿Por qué es importante seguir hablando de Barragán?

Mercedes Vigil es una de las artífices de Mesa Viva, una iniciativa que busca ofrecer experiencias holísticas alrededor de la comida y la cultura, en las cuales arquitectura, pintura, diseño y música son parte de un solo mensaje que es significante en conjunto.

Hoja dorada utilizada para la sopa

Hoja dorada utilizada para la sopa

Todo el equipo de este proyecto ofreció una comida en la Casa Luis Barragán en la colonia Tacubaya y los asistentes no solo convivieron alrededor de la mesa y los sabores sino de una temática que los invitó a investigar, conocer y reflexionar sobre la obra de este hombre- mito.

Esta casa se encuentra en un barrio popular, desde su noción natural y no la “hypeada” de hoy en día. Construida en 1948, es una de las obras contemporáneas de mayor trascendencia internacional, tanto que la UNESCO la incluyó en 2004 en su lista de Patrimonio Mundial pues en ella confluyen corrientes artísticas, de pensamiento y de toda una generación que marcó la historia.

Mercedes explica que “se metieron a la cabeza de Barragán”. Hicieron una investigación a fondo sobre su vida y platicaron con personas que fueron muy cercanas a él. Indagaron desde la forma en la que atendía a sus invitados y detalles cómo qué le gustaba escuchar en las reuniones, los centros de mesa que prefería y el tipo de atmósferas que le gustaba crear.

Barragán tenía varias manías. La comida no escapaba a su orden y geometría meticulosa, a su obsesión por la armonía en la vida diaria y los espacios. Podía cancelar una cita a tomar el té porque la luz en el jardín de su hogar no era la correcta en ese instante. También se cuenta que ordenaba comidas monocromáticas como se lee en la nota The architect who became a diamond de Alice Gregory en The New Yorker.

Chef Pablo Carrera

Chef Pablo Carrera

Pablo Carrera fue el chef a cargo de plasmar en cuatro tiempos la esencia de este prolífico creador. Uno de los platillos más interesantes fue la Sopa de oro que tuvo como marco e inspiración la pieza de Mathias Goeritz, otro personaje pilar de la arquitectura moderna que mantuvo una relación amistosa y de creación con el autor de las Torres de Satélite y la Casa Gilardi.

Este cuadro dorado es clave y punto focal en esta edificación en la que habitó el hombre delgado de lentes de pasta redondos, trajes inmaculados y hechos a la medida hasta su muerte. El sol impacta directo sobre él. Es limpio y brillante. Quien entre a visitar este recinto será lo primero que observará. Éste comunica un estrecho espacio con la amplitud de la casa que devela su realidad y genio poco a poco. Puede engañar con su fachada modesta y escondida, pero te recuerda que para adentrarse en lo íntimo hay que ahondar con curiosidad.

Casa Barragán

Casa Barragán

“Estoy seguro que tanto en la comida como en la arquitectura menos es más y lograr esas hojas de oro perfectamente cuadradas fue una odisea para nosotros. En cocina no podíamos ni respirar para poder lograrlo pero lo conseguimos y estamos orgullosos”, cuenta.

Un plato que representó la predilección cromática de Barragán por el rosa mexicano fue el filete de res al vacío con mole de betabel. La influencia del pintor Chucho Reyes y la vivacidad de tonalidades estuvo presente en ese bocado. “Al crear este tipo de menú haces que evolucione tu cerebro pues tienes retos más interesantes que te empujan a probar lo que sabes. Si lo logras, es muy satisfactorio”, dice Carrera.

Barragán le dijo alguna vez a Elena Poniatowska en una entrevista que le molestaba “lo chiquito, lo chaparro, lo encogido y lo mezquino. “A lo que le tengo aversión es a las proporciones mediocres. Me gusta que los espacios sean grandes y fuertes. Fíjate que a mí, por ejemplo, los departamentos con techos bajos, como se hacen ahora, me deprimen”, expresó.

Mesa viva tomó eso en cuenta: había que honrar a Barragán porque ante todo debe haber belleza, inspiración, embrujo, magia, sortilegio, encantamiento, serenidad, silencio, intimidad y asombro. Cada momento de la comida estuvo maridado con vino y música clásica. El contexto sí importa al momento de compartir los alimentos. Esa sensación de estar en una hacienda con un ambiente provinciano pero ecléctico casi atemporal, muy en su estilo, rodeada de naturaleza, reposo y a cielo abierto, es lo que predomina en la Casa Barragán.

Pronto habrán otros encuentros similares en sitios emblemáticos como la Casa de “El Indio” Fernández, museos como el de Frida Kahlo y más con la misma metodología: adentrarse en la vida y obra de personajes mexicanos que permanecen en la memoria para la construcción del presente.

Filete rosa preparado para el menú especial

Filete rosa preparado para el menú especial

Menú:

Tiradito negro de pesca del día

Vino: Trasiego

Música: Rapsodia sobre un tema de Paganini Opus 43 de Serguéi Rajmáninov

 

Sopa de oro

Vino: Incógnito

Música: El espejo de Wolfgang Amadeus Mozart

 

Filete de res al vacío con mole de betabel

Vino: Trasiego selección tinta

Música: Danzas populares rumanas de Béla Bartók

 

Calabaza en tacha

Vino: Monte Xanic Cosecha Tardía

Música: Gnossienne 1 de Erik Satie

 

Mesa Viva

 

Página web: www.mesaviva.mx

Mail: [email protected]

Facebook: @MesaVivaMx

Instagram: @mesaviva

 

Fotos, entrevistas y asesoría arquitectónica: Sebastián Castillo

Contacto:

Twitter: @madame_bijoux

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

 

Siguientes artículos

México y Argentina han dejado huella en la vida de Viviana Corcuera
Por

Viviana Corcuera volvió este verano a su país para celebrar el bicentenario de su independencia, una ocasión de oro para...