A la tenue luz del bar se ilumina una copa fría. Chorrito de pisco, zumo de limón, jarabe de goma, clara de huevo. Shake, 10 segundos. Todo cae sobre los hielos. El beso final: unas gotas de angostura. Una figura entra por la puerta, libro bajo el brazo. ¿Hemingway? Cuelga su boina en un perchero. Camina, cauteloso, hacia la barra, desenvolviendo su bufanda con movimientos precisos. Toma la copa: es el mejor pisco sour de Lima.

El emblemático Bar Inglés, ícono cultural de la vida nocturna limeña, alberga sabores sorprendentes y exóticos que, desde mediados del siglo XX, han hipnotizado a la élite literaria, política y del mundo del espectáculo. Por la oscuridad de sus paredes de madera han circulado personajes como William Faulkner, John Wayne y Nelson Rockefeller.

El mejor pisco de Lima

LA RECETA DEL MEJOR PISCO SOUR DE LIMA
•4 oz de pisco Quebranta
•1 oz de jugo de limón fresco
•1 oz de jarabe de goma
•½ oz de clara de huevo
•6 cubos de hielo
•Dash de amargo de Angostura

En el corazón del Country Club Lima, el aguardiente nacional explora combinaciones sofisticadas en mezclas diseñadas por el jefe de bar, Luiggy Arteaga. El trago insignia de Perú ha logrado guardar su presencia en el tercer hotel más antiguo de la capital. La carta ofrece, para estimular aun más el apetito, cruces con aperitivos. Algarrobina, vermut o chicha morada. Sabores tropicales refrescan la característica textura seca de la bebida con los toques ácidos del maracuyá, el limón, la piña y la guinda (un tipo de cereza), evocando la vitalidad del prestigioso barrio de San Isidro.

Country Club Lima

En el corazón del Country Club Lima, se ubica el Bar Inglés que ha sido distinguido por la Academia Peruana de Pisco por su aportación a la cultura del emblemático trago. En 2018, recibió el premio SUMMUM al Mejor Bar de Coctelería con Pisco.

El hotel, abrazado por el esplendor que caracteriza la zona, fue construido en 1927, convirtiendo a la ciudad en un destino exclusivo de polo y golf para la aristocracia británica. Con el tiempo, evolucionó a punto de encuentros íntimos entre escritores, artistas y diplomáticos, pero siempre manteniendo en su identidad su origen latino.

La elegancia que caracteriza la arquitectura del bar, con sus butacas de cuero y acabados clásicos de madera cobriza, se traduce en toques cuidadosos de diferentes bitters y escarchas que resaltan la esencia de la mixología peruana, no sólo en sus piscos, sino también en la amplia carta que ofrece el Bar Inglés.

Artículo publicado en la edición impresa de Forbes México. Abril 2020.

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí

 

Siguientes artículos

Tocados por el Caribe
Tocados por el Caribe… La Riviera Maya como potencia gastronómica
Por

Una alineación de súper chefs quiere convertir la Riviera Maya en una potencia gastronómica nacional. ¿Su estrategia? Se...