Consultores recomiendan que en las licitaciones de campos petroleros se ofrezcan altas ganancias a los inversionistas para que les resulte más atractivo venir a México.

 

 

El gobierno mexicano inició el periodo de consultas a la iniciativa privada sobre los bloques petroleros que se van a licitar en la Ronda Uno, en tanto los analistas del sector advierten que para las grandes empresas de esta industria lo que podrá atraerlas para invertir es que se les ofrezcan altas ganancias en la explotación del crudo.

PUBLICIDAD

En esta ronda uno entrarán a licitación o subasta yacimientos divididos en 169 bloques o campos –109 para exploración y 60 para extracción–, que suman en total 28,500 kilómetros cuadrados de extensión. De ellos, 28 se ubican en aguas profundas, en los que se incluyen 11 en el Golfo de México, en la zona de Perdido.

Las áreas que entrarán a concurso para el capital privado corresponden a recursos por alrededor de 3,782 millones de barriles de petróleo crudo equivalente (mmbpce) de reservas probables (2P) en etapa extracción y 14,606 (mmbpce) de recursos prospectivos para su exploración.

Las expectativas sobre la entrada masiva de inversión extranjera directa en el sector de hidrocarburos que generó el gobierno federal, desde que se abría paso la iniciativa para la reforma energética, durante el 2013, y más tarde, este 2014, con la discusión en el Congreso de las leyes secundarias en la materia, está a unos pasos de confrontarse o reafirmarse con la realidad.

Especialistas consideran que México llega tarde al mercado con la apertura a la inversión privada del sector energético, porque otros países como Brasil, Colombia, Argentina compiten por esos mismos capitales para su industria petrolera, y ahora, además, las condiciones en las que operan estas grandes empresas las obligan a racionalizar recursos y buscar mayores ganancias.

Aun con el camino allanado para la entrada de capital privado a la industria petrolera del país, bajo las modalidades de contratos por licencias, utilidad compartida, producción compartida y servicios, faltan todavía los reglamentos y normas derivadas de las leyes secundarias que se publicarán a fines de este mes, además de los términos de las bases de las licitaciones de esta primera ronda, que saldrían en noviembre, que los analistas e inversionistas esperan para despejar dudas.

Entre los huecos y dudas que las firmas consultoras identifican como aquellas que generan mayor incertidumbre e inseguridad entre los interesados, y pueden desincentivar las inversiones, se cuentan la indefinición de costos y deducibles, además del costo fiscal del 10% de las utilidades que deberán pagar a los trabajadores, como establece la Ley de Hidrocarburos.

Otros aspectos que los especialistas califican como problemáticos y que los posibles inversionistas evalúan, son la cantidad de dinero que adicionalmente cobrará el gobierno a la empresa si la producción petrolera es mayor a la estimada inicialmente, además de los límites de recuperación de costos en los contratos de utilidad compartida y producción compartida.

El negocio de encontrar y producir crudo en el mundo es rentable, y prueba de ello es la participación cada vez mayor en esta industria de fuentes de financiamiento que provienen de fondos privados. Para los expertos, esos fondos de inversión son los que han estado detrás de las firmas petroleras más exitosas de los últimos años. En Estados Unidos se han volcado a campos de petróleo y gas, al igual que a firmas de servicios en yacimientos, plantas de energía y campos eólicos.

Según declaraciones del presidente de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) y ahora consejero independiente del Comité Técnico del Fondo Mexicano del Petróleo para la Estabilización y el Desarrollo (Fomed), Luis Téllez Kuenzler, al menos 10 o 12 fondos de inversión de todo el mundo han mostrado interés en participar en el mercado energético mexicano, pero están a la espera de conocer el mecanismo para hacerlo.

Dentro del sector de los hidrocarburos –cuyas reservas de petróleo probadas, de acuerdo con los datos de Pemex, son 13,400 millones de barriles– México abre con la reforma energética nuevas opciones para invertir, pero lo cierto es que el capital extranjero buscará obtener las mejores condiciones y las mayores ganancias para invertir en éste u otro país.

Firmas como Statoil, Shell y Total analizan su cartera de proyectos para evaluar su participación en el nuevo mercado mexicano, y la principal recomendación de los consultores interesados en atraer a esos corporativos, es que en las rondas de licitaciones que se lleven a cabo para ofertar campos petroleros, se ofrezcan altas ganancias a las empresas para que les resulte más atractivo venir a México.

 

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @earzate2003

Facebook: Esther Arzate

 

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Soluciones en la nube: beneficios, riesgos y tendencias
Por

¿Por qué tu empresa debe considerar soluciones de software como servicio en la nube? En primer lugar, porque requiere un...