Por Francisco Delgado y Eduardo García

Carlos Slim, el hombre de negocios más acaudalado de México, ha experimentado vaivenes en el valor de su fortuna a lo largo de los años: algunas veces, se le ha visto en la cima del listado de los hombres más acaudalados del planeta y, otras, no aparece ni en el top five.

El pasado fue uno de sus años “desafortunados”: ocupó la casilla número seis del listado mundial de Forbes, su posición más baja de los últimos ocho años.

En buena medida, las oscilaciones de la riqueza del empresario mexicano de origen libanés se deben a los movimientos en la valuación de su principal activo: América Móvil, la empresa de telecomunicaciones más grande de América Latina.

PUBLICIDAD

De hecho, el descenso más reciente de Slim en el ranking de los hombres y mujeres de negocios más acaudalados del mundo comenzó antes, aunque no se hizo evidente sino hasta inicios de 2016, cuando su fortuna registró un desplome de 35% con relación al mismo periodo de un año atrás, por el descenso de 25% que registró en ese lapso la acción de América Móvil.

La implementación de los cambios a las leyes de telecomunicaciones que aprobó el Congreso mexicano en 2013 y 2014 hicieron que los inversionistas, desde hace casi tres años, modificaran a la baja sus expectativas sobre la rentabilidad de América Móvil en el país, lo que golpeó la valuación de la empresa de Slim.

Con el descenso del precio de la acción, la fortuna del empresario sufrió un colapso de cerca de 27,000 millones de dólares (mdd), al bajar de 77,100 mdd a inicios de 2015, a 50,000 mdd a comienzos de 2016.

En los siguientes 12 meses, Slim logró contener esa “hemorragia” y, gracias a diversas medidas que tomó su empresa para proteger su participación de mercado y rentabilidad en el país, logró que la acción de América Móvil (dueña en México de la compañía de telefonía móvil Radiomóvil Dipsa, que opera con la marca comercial Telcel, y de la empresa de telefonía fija Teléfonos de México, mejor conocida como Telmex) creciera 12.5% y, con ello, mejorara su fortuna.

Así, a comienzos de 2016, la fortuna de Slim subió a 54,500 mdd.

Pero pocos se hubiesen atrevido a predecir que, en 2017, Slim lograría recuperar parte de la fortuna que había perdido recientemente.

La llegada a la Casa Blanca del empresario estadounidense Donald J. Trump, en enero de ese año, complicaba el panorama para la economía mexicana y, por ende, para las compañías de Slim.

La retórica proteccionista y anti mexicana de Trump, que incluyó la amenaza (a la fecha, no desaparecida totalmente) de sacar a su país del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), hacía prever a algunos que México sufriría un freno económico y que, con ello, descenderían las valuaciones de las empresas mexicanas cotizadas en la bolsa y las fortunas de los hombres y mujeres de negocios más acaudalados del país.

Al final, ninguna de esas predicciones se cumplió. Ni la economía mexicana terminó frenándose (de hecho, terminó creciendo al mismo ritmo de 2016, de 2.3% en términos desestacionalizados), ni los señalamientos de Trump contra México detuvieron las exportaciones mexicanas a aquel país; incluso, llevan 15 meses de avance ininterrumpido.

De ahí que, contra todo pronóstico, Carlos Slim viera crecer su riqueza en 23% en los últimos 12 meses, para alcanzar la cifra de 67,100 mdd, lo que lo ubica en la séptima posición de los más ricos del mundo en la lista de Forbes.

Te puede interesar: La (itinerante) fortuna de Carlos Slim


En las operaciones de las empresas de Slim participan su yerno Arturo Elías Ayub y sus hijos Johanna, Marco Antonio y Carlos Slim Domit. Foto: Susana Gonzalez/Bloomberg via Getty Images

De nueva cuenta, la explicación de ese incremento, que superó en casi 12 veces el crecimiento de 1.8% que registró el principal índice de la Bolsa Mexicana de Valores (S&P / BMV IPC) en ese lapso, o en 10 veces el crecimiento económico del país, está en la ganancia de más de 30% que registró la acción de América Móvil de febrero de 2017 a febrero de 2018.

Los analistas atribuyen el avance de la principal compañía de Slim a que logró frenar el deterioro de sus márgenes de ganancia ante un ambiente competitivo menos depredador que el que vivió en 2015 y 2016, cuando sus rivales, aprovechando las nuevas reglas que les daban ventajas, se enfrascaron en una ruda guerra de precios contra América Móvil.

Con ello, las compañías rivales de la empresa de Slim, como la estadounidense AT&T y la española Telefónica (Movistar), lograron arrebatarle muchos clientes a América Móvil.

El año pasado, la lucha por los mercados fue menos intensa, lo que permitió a la compañía de Slim, que también supo ajustarse a un entorno más competitivo, detener el deterioro financiero que observó en los dos años anteriores.

“Hay mayor cordura en el ambiente competitivo de países como México, y una consecuente mejora en la industria, menos presión económica en países Latinoamericanos, en específico, en Brasil, y un entorno regulatorio menos adverso en México”, escribió Alik García, analista de Intercam, en un reporte sobre la situación financiera de América Móvil.

Claro que la mejora en la fortuna de Slim también la explica el buen desempeño que registró el peso contra el dólar en los últimos 12 meses, lapso en el que la moneda mexicana recuperó 10% de su valor frente al dólar.

Hasta ahora, Slim Helú había visto también mermado su patrimonio por la debilidad del peso contra la divisa estadounidense. La moneda mexicana sufrió una devaluación de 16.6% contra el dólar en 2016, luego de que un año atrás cayó 14.3%, o una pérdida acumulada de casi un tercio de su valor.

Si bien América Móvil es una empresa multinacional, con operaciones en América Latina, Estados Unidos y Europa, un tercio de sus actividades la realiza en México y factura en pesos, por lo que los movimientos cambiarios afectan su valuación en dólares.

Si a eso se suma que otras de las empresas que controla Slim tienen mucho más concentradas sus operaciones en México, como es el caso de su conglomerado industrial Grupo Carso, de su brazo financiero Grupo Financiero Inbursa, o su cadena minorista Grupo Sanborns, las pérdidas cambiarias de 2015 y 2016 golpearon también la valuación de esas compañías y, por ende, la fortuna de Slim. En contraste, la ganancia cambiaria de este año ayudó a las compañías y al empresario mexicano a recuperar parte del terreno perdido.

Claro que la clave para entender el repunte de la fortuna de Slim en los últimos 12 meses radica en que los impactos más severos de los cambios a las leyes de telecomunicaciones llegaron a su fin, aparentemente, en 2016, lo que permitió que América Móvil mostrara un desempeño mucho más favorable a lo largo del año pasado y del arranque de éste.

La férrea competencia en precios que se dio por parte de los rivales de América Móvil, motivadas por las reglas más severas que impusieron las autoridades a la empresa de Slim tras ser considerada agente económico preponderante en el mercado de las telecomunicaciones, parece haber terminado.

Incluso, los precios de algunos de los servicios de telefonía, principalmente móvil, comenzaron a incrementarse ligeramente el año pasado; además de que América Móvil supo aprovechar y monetizar, como algunos de sus rivales, la creciente demanda de datos por parte de sus usuarios.

“En efecto, la competencia de precios llegó a un punto en el que ya no es rentable, y las compañías están implementando otras estrategias para atraer clientes”, dijo un especialista de una casa de bolsa (que prefirió mantenerse en el anonimato), como explicación al rebote en el precio de la acción que registró América Móvil en los últimos 12 meses.

La reducción en la presión regulatoria y sobre los precios se manifestó a lo largo del año pasado en los reportes trimestrales de América Móvil, en los que la compañía, de hecho, sorprendió de manera positiva.

Te puede interesar: IFT aprueba el plan de separación de América Móvil

Carlos Slim, con su sobrino Héctor Slim Seade, quien lleva las riendas de Telmex. Foto: Susana Gonzalez/Bloomberg via Getty Images.

El margen de flujo de operación, un indicador clave de la rentabilidad de los negocios rebasó la meta de la empresa de 27% en los dos primeros trimestres del año pasado, y estuvo muy cerca del objetivo en el periodo octubre-diciembre.

Sólo en el tercer trimestre América Móvil no pudo alcanzar la meta, pero eso se debió a factores externos, como los desastres naturales que golpearon a México (sismos) y Puerto Rico (huracán).

El buen desempeño de la acción de la empresa de telecomunicaciones de Slim Helú también puede atribuirse a las buenas perspectivas que contemplan los inversionistas en el negocio hacia adelante, luego de que, al parecer, la tormenta regulatoria quedó atrás, al menos en su expresión más dura con América Móvil.

Muchos de esos inversionistas confían en que la empresa, con Slim al frente, pueda convencer a las autoridades sobre el cumplimiento que ha dado a todas las medidas asimétricas que le han sido impuestas, para que vayan, si no eliminando esas reglas asimétricas, sí permitiéndole, entonces, participar en otros negocios en los que hoy, por decisión gubernamental, no puede hacerse presente.

Si eso ocurre, como algunos piensan, el panorama de América Móvil podría mejorar sustancialmente.

“Hay una expectativa de menor regulación en los mercados en los que opera. Las previsiones incluso consideran, en algunos casos, que América Móvil podría entrar al mercado de televisión de paga” en México, como lo ha buscado Slim por años, agregó el experto.

Un factor clave que el año pasado ayudó a cambiar las expectativas de los inversionistas sobre el futuro de América Móvil fue la victoria legal que lograron Slim y su empresa en la Suprema Corte de Justicia de la Nación. La compañía, en la que Slim tiene una participación de casi 70%, logró convencer al máximo tribunal de México que la facultad para establecer la tarifa de interconexión que debe cobrar la firma a sus rivales por el uso de su red recae en el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) y no en los legisladores.

“Esta importante resolución devuelve al IFT la facultad de determinar, con base en las mejores prácticas internacionales y las metodologías de costos que determine, la tarifa de interconexión que los concesionarios deberán pagar a Telcel por el tráfico que termine en su red, [y] que debe ser orientada a costos, transparente y razonable”, dijo América Móvil en agosto del año pasado, al conocer la resolución de la Suprema Corte.

Ante ese fallo, el IFT dio por terminada la vigencia de la tarifa cero de interconexión que habían impuesto los legisladores dos años atrás, lo que resultó ser, para los inversionistas y analistas de América Móvil, algo muy positivo.

“Este cambio regulatorio deteriora los términos bajo los cuales los otros operadores compiten con América Móvil, lo que, se especula, inhibirá una nueva reducción en tarifas”, escribió Gerardo Cevallos, analista de Vector Casa de Bolsa, luego de que se diera a conocer el fallo de la Corte.

Ahora bien, el repunte de la riqueza de Slim no es sólo atribuible a América Móvil y a la fortaleza del peso. El empresario también vio mejorar su fortuna por el buen desempeño que registró, en los últimos 12 meses, su brazo financiero, Inbursa, tras reportar resultados superiores a los esperados por los analistas. También el valor del conglomerado español Fomento de Construcciones y Contratas (FCC) mejoró en el mismo lapso, al tiempo que Slim incrementó su participación en esa empresa de 27 a 61%.

Los otros activos de Slim que registraron alzas en el último año fueron su empresa administradora de proyectos de infraestructura Impulsora del Desarrollo y el Empleo de América Latina (Ideal) y su negocio de renta de torres de telecomunicaciones, Telesites.

Estas empresas del hombre de negocios más acaudalado de México permitieron algo más que compensar las pérdidas de valor que registraron Carso y su empresa Minera Frisco.

Así, Slim cerró 2017 no sólo con un fuerte repunte de su riqueza, sino con una fortuna que es casi cuatro veces superior a la de su más cercano perseguidor en el país, el empresario minero- ferroviario y socio de Slim en la empresa GMéxico Transportes, Germán Larrea.

 

Siguientes artículos

Frida Kahlo va a la conquista de la Riviera Maya
Por

Instalan en Playa del Carmen un museo dedicado a la pintora mexicana con el que, se exploran nuevos derroteros en la inv...