Hoy, las compañías y sus equipos de atracción de talento miran hacia un mismo lado: la Generación Z, conformada por quienes nacieron entre 1995 y 2005, es decir, son la generación posterior a los Millennials.

Este grupo no sólo crece, sino que marca y redefine los modelos organizacionales y operativos en las empresas, sin importar la industria. De hecho, este fenómeno será una de las tendencias más importantes a observar en el ámbito corporativo durante los próximos veinte años, ya que para el 2020, a nivel global, al menos la mitad de los colaboradores pertenecerá a la Generación Z.

Los integrantes de la Generación Z recientemente cumplieron la mayoría de edad desde el 2013 y están empezando a incorporarse al mundo laboral o a emprender nuevos negocios. Este grupo tiene nuevos retos y perspectivas que impactarán de forma drástica en las organizaciones. Por ejemplo, son nativos digitales, lo que significa que tienen por naturaleza una fuerte cultura web, digital, multimedia y amplio acceso a la información. Prácticamente, Internet se ha convertido en la base de su aprendizaje, interacción y conducta.

Además, la Generación Z es mucho más interdisciplinaria y multitask, recordemos que crecieron en el mundo digital y están acostumbrados a impulsos múltiples, lo cual le brinda más recursos y acceso a la información que al resto de las generaciones, además de dotarlos de facilidad para el networking y ser autodidactas, lo que les facilita cumplir rápidamente y con éxito diversas tareas.

PUBLICIDAD

También sus expectativas sobre las empresas son diferentes a las generaciones previas, ya que no están dispuestos a negociar sus principios y convicciones, pues lo que ellos buscan es formar parte de compañías que coincidan con sus valores y los representen. Bajo este contexto, las organizaciones en México y el mundo se enfrentan a la necesidad de readaptar su estilo de liderazgo, así como las estrategias de atracción y retención de talento.

Los integrantes de la Generación Z son aún más críticos, desafiantes y escépticos que los mismos Millennials. Para generar lazos de lealtad con estos jóvenes, es necesario ofrecerles expectativas en diversos ámbitos, no únicamente en cuanto al salario, su percepción en gran medida es que han visto cómo el compromiso de otras generaciones no es justamente reconocido en las organizaciones.

Finalmente, para este grupo de profesionales que se inicia en el mundo laboral, los temas y acciones de responsabilidad social corporativa son importantes y tener la oportunidad de sumarse a ellos, mucho más. De hecho, las empresas y los directores generales deben comprometerse y aprovechar todas las oportunidades para comunicar su posición y valores en temas estratégicos y coyunturales.

Sin embargo, estos cambios que empuja la Generación Z en las compañías, también traerán altos beneficios a las empresas. Por ejemplo, este grupo de profesionales son más prácticos, pueden completar distintas tareas al mismo tiempo, elevando los niveles de eficiencia en los equipos; suelen innovar y llevar al siguiente nivel aquellos proyectos con los que se sienten identificados y consideran honestos; finalmente, al ser una habilidad natural suelen adaptarse de forma rápida a distintas plataformas y sistemas tecnológicos complejos.

 

Contacto:

Twitter: @MichaelPageMX

Facebook: michaelpagemx

Página web: Michael Page México

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

“Pues bien”… “pues mal y se baja”
Por

La parálisis política, que ha causado la ocupación de espacios vacíos de poder por fuerzas ya incontrolables por el esta...