Sin duda una de las variables más cuidadas y monitoreadas por expertos es la inflación y es que se trata de un elemento invisible, pero totalmente identificable en el bolsillo de las personas.

La inflación es la principal razón del porqué una persona debe invertir, al no hacerlo, su dinero pierde poder adquisitivo.

Una de las razones del incremento en los precios de bienes y servicios es que cuando un producto se vuelve más abundante en el mercado, su precio baja con respecto a otros bienes y servicios. Sin embargo, cuando se vuelve relativamente más escaso, su precio aumenta debido a las temporadas, capacidad de producción de los productores y la sobredemanda de dichos productos, lo cual influye considerablemente en dicho incremento.

TE PUEDE INTERESAR: Los primeros pasos para una inversión

La inflación es un fenómeno que se observa en la economía de un país y está relacionado con el aumento desordenado de los precios de la mayor parte de los bienes y servicios por un periodo de tiempo prolongado.

De igual forma, la inflación es uno de los aspectos más importantes en el estudio de la macroeconomía y en la política monetaria de los bancos centrales. Por ejemplo, el principal objetivo del Banco de México es conseguir la estabilidad de precios manteniendo una tasa de inflación del 3% anual (más o menos uno por ciento). En otras palabras, tener 2 o 4% de inflación estaría dentro del objetivo del banco central pero, en ambos casos, ponen en alto riesgo el desarrollo del país debido a la rápida falta de control en la que pueda caer.

El daño sistemático que se puede generar se reflejaría de diversas formas:

  • Al provocar una pérdida del poder adquisitivo, la repercusión es que con el mismo dinero con el que contamos hoy en día, podremos comprar menos cosas
  • Se reducen las posibilidades de ahorrar e invertir, ya que necesitaremos más dinero para comprar algún producto o servicio y eso disminuye nuestra capacidad de ahorro
  • Generalmente en estos periodos de inflación, los precios que más suben son los que corresponden a los productos que más consumimos y, por tanto, de alguna manera u otra nos afecta a todos

Para evitar esto es necesario saber a qué ritmo aumentan los precios y aplicar medidas para frenar este aumento. Para ello se creó el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC), un número que refleja cómo han variado los precios de un conjunto de bienes y servicios que consumen las familias en México, una medida que se aplica desde 1968.

TE INVITAMOS A LEER: Aspectos positivos del financiamiento corporativo

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), encargado de medirlo, hace una encuesta de ingreso y gasto de las familias a nivel nacional para saber qué es lo que consume la gente en México. Una vez que se tienen identificados los productos, se recopilan los precios de esos bienes y servicios en tiendas de todo el país. Dicha información se compara quincenal, mensual y anualmente para saber cómo han variado los precios en dichos periodos.

Para medir la inflación el INEGI da seguimiento a 235 mil precios en 46 ciudades del país. La información se procesa tomando en cuenta qué tanto se gasta en ellos, para así saber cuál de los rubros tiene mayor importancia en el consumo de las familias. No se pretende hacer un estudio complejo y cuántico de los desórdenes económicos que puede provocar la inflación. Este recuadro puede ser mucho más ilustrativo:

Hoy en día los factores inflacionarios que se perciben a nivel global por el impacto provocado por el COVID-19 sin duda son preocupantes y para México no es la excepción. Por ello, el consejo más importante en los tiempos que vivimos es cuida tu salud y también tu dinero.

Gerardo Aparicio Yacotu es Director de la Escuela Bolsa Mexicana.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.