Por Nuria Marín Raventós*

En el artículo de El País titulado “Las mujeres lideran la revolución tecnológica en España”, se muestra cómo Google, Facebook, LinkedIn, Siemens, IBM y Microsoft son dirigidas por mujeres.

Sobresale lo señalado por Sarah Harmon, cabeza de LinkedIn en España y Portugal: “En LinkedIn pretendemos ser una compañía diversa porque queremos ganar. Ser los más competitivos.”

Las seis líderes enfatizan la importancia de la diversidad, no como un imperativo moral, sino como un imperativo económico, donde sólo las empresas con diversidad tendrán futuro.

PUBLICIDAD

En 2014, Google se puso a la cabeza con la divulgación de sus estadísticas, en las que reconoció que en su planilla había una desproporción de hombres (79%) en puestos directivos, mientras que las mujeres sólo sumaban el 21%.

A Google le siguieron LinkedIn, Yahoo, Twitter, Pinterest, eBay, Apple y Microsoft. Un año después, si bien los avances no habían sido significativos, Google y Facebook habían mejorado en un 1% y  Microsoft había desmejorado, pero lo importante era el interés de transparentar y disminuir las brechas como estrategia empresarial.

Para Harmon, esta apertura del mundo tecnológico obedece a que hay más flexibilidad en la búsqueda de talento, a diferencia de lo ocurrido en los sectores más tradicionales. “Creo que esa actitud de la industria tecnológica todavía no se ha infiltrado en otros sectores. Todo el mundo reconoce que es lo correcto, pero muchos todavía no han asimilado que también es beneficioso para el negocio”.

En esa línea, en 2013, estudiantes de una universidad de Ámsterdam emprendieron un estudio experimental cuyos datos se encuentran en el “Gender Action Portal”, del Programa Women and Public Policy de la Harvard Kennedy School, que concluyó que los equipos de negocios con paridad de género obtuvieron mejor desempeño en ventas y utilidades que aquellos con mayoría de hombres.

Resalto cómo empresas que han demostrado ser disruptivas al cambiar nuestros hábitos de compra, viajes, trabajo e incluso interacción social, se adelantan a actuar para ver el talento femenino como la inversión inteligente.

El liderazgo de las empresas tecnológicas por atraer mujeres resulta aún más sorprendente, debido a que la brecha de género más profunda en el plano profesional está en las áreas conocidas (por sus siglas en inglés) como STEM (Ciencias, Tecnología, Ingenierías y Matemáticas), en las que, según el Foro Económico Mundial, persiste una brecha del 47% (2016).

Si bien resulta difícil pulverizar estereotipos que alimentan  las brechas, no es imposible. Todos podemos ser parte de un profundo cambio que canalice a las mujeres a las áreas de STEM, que serán, además, estratégicas en la era de la Cuarta Revolución Industrial.

Según estudios de Microsoft, el amor por las ciencias y las matemáticas es neutro por género, a la edad de 11 años. Es a edades mayores cuando las mujeres se separan de las STEM, entre otras razones, porque no se visualizan como ingenieras o matemáticas, y ello, en parte, por falta de referentes.

Son pioneras como Debbie Sterling, joven graduada de Stanford y que en el año 2012 decidió romper con el tradicional pasillo rosa, al crear la línea de juguetes GoldieBlox (2012), o películas como Talentos ocultos, las que inspiran en las niñas el amor por las ingenierías.

Como cofundadora y primera presidenta de ALAS, 2008-2014, ONG líder en el empoderamiento de mujeres en Costa Rica, propiciamos, con Intel y el Colegio Metodista, el programa “Juguemos a ser ingenieras”, y visibilizamos científicas costarricenses, como Sandra Cauffman, líder del programa Mars Atmosphere and Volatile Evolution Mission (Maven), de la NASA.

Iris Bohnet, en su libro What Works, Gender Equality by Design, resalta la importancia de hacer accesibles modelos de mujeres en STEM, propiciar el mentoraje, ser creativos en la experimentación y el manejo de los datos, para encontrar qué funciona y qué no, en esa difícil ruptura de brechas y para lograr el aprovechamiento del talento del otro 50% de la población. Es una decisión inteligente, no sólo para las empresas, sino para la economía de los países.

Nuria Marín Raventós es empresaria y analista.

 

Contacto:

Twitter: @nuria_marinr

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

roberto-borge
Tribunal panameño aplaza decisión sobre extradición de Borge
Por

Será este miércoles, en teoría, cuando se conozca la decisión del tribunal sobre extradición del exgobernador de Quintan...