Poco tiempo ha tardado Morimoto en ser considerado uno de los mejores restaurantes de México y, por descontado, el mejor japonés.

 

 

PUBLICIDAD

Hace poco más de un año que el famoso chef Masaharu Morimoto aceptó poner su nombre y asesorar la cocina de uno de los flamantes restaurantes ubicados en el hotel Camino Real Polanco. Su consentimiento, como nos explica Diana Miller, directora de Relaciones Públicas de Grupo Real Turismo, lo dio tras percibir el cariño con que el público mexicano le reconocía y admiraba allá por donde iba, algo que no sólo le convenció, sino que le fascinó.

Poco tiempo ha tardado Morimoto, desde entonces, en ser considerado uno de los mejores restaurantes de México y, por descontado, el mejor japonés. Parte de este éxito se debe a la aportación del chef Pablo Peñalosa, la persona encargada de liderar la cocina tras cautivar al chef Masaharu Morimoto y que ha logrado una sutil combinación entre la cocina del Maestro y el toque autóctono en un espacio impresionante. Morimoto combina la modernidad con el ambiente cálido creado por el diseñador austriaco Thomas Schoos –afincado actualmente en Los Ángeles–, quien se inspiró en el interior de un buque destacando en sus muros algo parecido a la tinta del calamar que tanto encanta al chef nipón. Dentro de este buque encontramos una apetecible barra de sushi (donde puedes comer de manera rápida e informal), área de fumadores y no fumadores, espacios privados a modo de camarote, reservados a diferentes alturas y una cocina vista que admirar.

Morimoto

Pero volvamos a su gastronomía: la cocina de Morimoto en Camino Real combina la creatividad, los sabores y las técnicas del Maestro, afincado en los EE.UU., con los aires mexicanos aportados por Pablo; incluso ingredientes como las aromáticas hojas japonesas shiso y mitsuba (con las que recomiendan envolver el sushi) o el shishito (parecido al chile o pimiento de Padrón) son producidos en Cuernavaca exclusivamente para el restaurante. Otros, sin embargo, son importados desde Japón para garantizar el sabor y textura originales; tal es el caso de la caballa rallada (Shimaaji), el pargo rojo (Tai), el pargo de ojo dorado (Kinmedai) o la caballa japonesa (Saba). Pero para hacer el mejor sushi no sólo es imprescindible contar con el mejor pescado, sino disponer de un arroz perfecto, por lo que en Morimoto cuentan con una pulidora de arroz traída desde su país de origen.

Para los clientes que no saben qué pedir, lo más recomendable es declinarse por el menú Omakase, compuesto por nueve platillos que cambian cada temporada y que ahora mismo ofrece el Duo Tartare (excepcional atún toro y hamachi para mezclar con wasabi, pasta nori y crema ácida), Sashimi, Vegetales de temporada en salsa ponzu, Foie cubierto de ceniza Kalamata (quizás el plato que más me sorprendió, especiado y sensual), Temari sushi (si pueden, pidan también el sushi de vieira, de excelsa textura), Kumiai Oysters con salsa Ponzu, Negui Fish (un róbalo con una carne tan firme que casi nos recuerda la del bacalao servido con quinoa e hinojo) y el llamado Aka Pork (con miso rojo y cilantro). Para cerrar, el chef recomienda el Outline Banana con toffe, vainilla y avellana. El precio de este menú es de 990 pesos (impuestos incluidos) o de 1,860 pesos y se opta por un maridaje con champagne, vinos y sake.

Disponen de una carta de vinos interesante, pero si pedir champagne les parece un exceso, opten por el sake de la casa o alguna de las cervezas artesanales que llevan el nombre de Morimoto, bien clara, oscura o mezcla de maltas, en presentaciones de 650 y 750 mililitros.

 

Masaharu Morimoto nació en Hiroshima, Japón, y es conocido como el mejor chef japonés de América, siendo nombrado The Iron Chef. Tras abrir su primer restaurante en su ciudad natal en 1980, viajó a Nueva York para trabajar en restaurantes como Club Sony VIP o Nobu. Luego llegaría su primer restaurante en Philadelphia, Nueva York, Taj Hotels de Mumbai y Delhi, entre otros, y finalmente en la Ciudad de México. Su cocina ofrece platillos tradicionales de la cocina nipona con ingredientes occidentales y, en el caso que nos ocupa, de la gastronomía mexicana.

 

Restaurante Morimoto
Hotel Camino Real Polanco
Reservaciones: (55) 5262 6264

 

Contacto:

Facebook: Maria Forcada

Página web: Revista Strogonoff

Twitter: @rstrogonoff

 

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.