Tras los pasos de papá

Por Ángel Losada Moreno / presidente y director general de Grupo Gigante

Con apenas siete años, comencé a vivir las experiencias de los autoservicios; aprovechaba las vacaciones de diciembre para “trabajar” en lo que más adelante se convertiría en mi propio negocio. A los 12 o 13 años, limpiaba anaqueles, acomodaba cajas y juguetes. Algunas veces, cuando mi papá recibía personas en su despacho, yo estaba presente y me daba cuenta de cómo actuaba, qué decía y cómo resolvía situaciones. Eso fue un gran aprendizaje.

Cuando estaba en la universidad, me adentré en administración, tesorería, operaciones y compras. Este último es quizá el departamento más importante. Mi padre decía: “Si compras bien, vendes bien”. La estrategia ha funcionado.

PUBLICIDAD

Llevo 40 años en Grupo Gigante y 22 al frente de las compañías que conforman uno de los grupos empresariales más importantes del país, pero no siempre pensé en dirigir el negocio tras haberse desinvertido de los autoservicios. Ya inmerso en esta empresa, me percaté que me gustaba lo relacionado con alianzas estratégicas, nuevos negocios y la generación de sociedades. Sin embargo, no todos resultaron como deseaba. Algunas sociedades no funcionaron; los planes internos se tuvieron que reorganizar en varias ocasiones.

El fracaso es parte de cualquier negocio, especialmente cuando uno busca nuevas oportunidades; pero hay que saberlo enfrentar y no darle mayor importancia. Lo relevante es analizar qué pasó para no repetir el error. A veces tropezar es bueno para aprender. Ése sería mi consejo para quienes inician en cualquier empresa.

No tengo una receta para hacer negocios exitosos, pero considero que la clave, para los próximos años, será seguir las reglas del juego, adecuarnos a los tiempos y evitar la corrupción en la totalidad de los procesos.

Considero que la educación es básica para obtener resultados óptimos. Quien esté bien preparado podrá enfrentar los retos del futuro. El saber no ocupa lugar, pero sí ayuda para sobresalir y triunfar.

De ese joven que hizo sus pininos en el negocio familiar, todavía se conserva alguien con gran energía, jovial, entusiasta, muy positivo, además de romántico, soñador y con gran actitud frente a la vida. Para mí es importante dar paso a gente valiosa para aportar un nuevo empuje a Gigante, que tiene una enorme tradición de más de medio siglo.

En la vida, uno debe mantener una armonía. Así como soy apasionado de los negocios, también lo soy del futbol. Recuerdo cuando jugaba de niño y era parte de la selección. Hoy hemos patrocinado, por más de 20 años, al equipo Pachuca, en especial por las raíces de mi padre, en Apan, Hidalgo.

Lee también: 

Por qué estoy en los negocios | Blanca Treviño, CEO de Softtek

Por qué estoy en los negocios | Eduardo Tricio Haro, presidente de Grupo Lala

 

Siguientes artículos

Tesla-Roadster-deportivo
Tesla sorprende con Roadster, su nuevo auto deportivo
Por

Elon Musk, CEO de Tesla, indicó que el nuevo deportivo estará disponible en 2020, un año después de su camión eléctrico....