El jueves 27 de junio, cuando la cadena de hamburguesas Shake Shack  abrió las puertas de su primera sucursal en México, la fila de consumidores esperando para entrar al restaurante de origen neoyorquino le daba la vuelta a la esquina donde antes había un Sanborns, sobre Avenida Paseo de la Reforma, frente al Ángel de la Independencia.

Detrás del arribo de la marca al territorio nacional está Randy Garutti, CEO de la firma que nació en 2001 con un carrito de hot dogs en Nueva York, y la compañía de origen mexicano Grupo Gigante.

La firma estadounidense realizó una alianza con la empresa de la familia Losada para operar los restaurantes en el país, donde el plan es abrir 30 unidades en 10 años.

La relación entre ambas compañías comenzó en una conferencia en Estados Unidos, donde Garutti tuvo el primer contacto cercano con los Losada, quienes tienen experiencia en el sector restaurantero a través de 206 unidades de Toks, 20 sucursales de Panda Express y las cinco de Beer Factory, marcas que se conglomeran en Grupo Gigante.

“También habíamos estado en contacto con otras empresas, pero sentimos una buena conexión. La cuestión es la oportunidad de pensar a largo plazo y la familia Losada tiene mucha historia. Son un gran socio para crecer en México”, asegura Garutti.

Ángel Losada Moreno, presidente del Consejo de Administración de Grupo Gigante, y su familia suman una fortuna de aproximadamente 1,400 millones de dólares, lo cual es 100 millones menos o 6.7% por debajo de lo que reunieron en 2018, de acuerdo con el ranking de millonarios de Forbes México  2019.

La empresa mexicana, que nació hace más de 55 años y en 2007 vendió sus supermercados a Soriana, también cuenta con marcas como Office Depot, Radio Shack, The Home Store y Petco en México, al tiempo en que desarrolla y administra proyectos inmobiliarios.

TE RECOMENDAMOS: Entrevista | El CEO de Shake Shack revela sus planes para México

Al cierre de 2018, la compañía sumó ingresos por más de 33,188 millones de pesos (mdp), 3.2% más que en 2017; mientras que la utilidad neta disminuyó 15.3% a 1,254 mdp en el mismo periodo; y el flujo operativo (Ebitda) bajó 10.7% a 3,107 mdp.

En la división restaurantera, Grupo Gigante finalizó el año pasado con 44,589 asientos y aproximadamente 232 unidades, donde Toks abarcó el 14% del negocio total de la empresa mexicana, mientras que Panda Express obtuvo el 1%.

En tanto, Office Depot acaparó el 80% de la participación total en ventas de la compañía, Gigante Grupo Inmobiliario tuvo el 3% y The Home Store el 2%.

Los planes para Shake Shack

El plan para la marca de hamburguesas es abrir 30 unidades en 10 años en el mercado mexicano, después de la ubicada en Reforma, donde se generarán alrededor de 100 empleos, un número que esperan replicar en sus próximas unidades.

A su vez, la firma apuesta por contar con insumos locales, por lo cual tienen alianza con más de 20 proveedores nacionales, para productos como el chocolate, las mermeladas de fresa, el vino, las salsas, vegetales, entre otros.

Por otra parte, la compañía espera distinguirse en el sector de restaurantes de hamburguesas a través de ingredientes premium, con cervezas y vinos locales.

En el mercado compite McDonald’s, compañía que si bien es líder en el sector, ha perdido terreno frente a cadenas como Carl’s Jr. y Burger King en México, de acuerdo con datos de agencias.

Shake Shack cuenta con más de 170 ubicaciones en 23 estados de Estados Unidos y el Distrito de Columbia, y con al menos 60 puntos  internacionales, entre ellos Londres, Hong Kong, Estambul, Dubái, Tokio, Moscú y Seúl.

TE RECOMENDAMOS:

¿Quién abolló la corona de McDonald’s en México?

 

Siguientes artículos

La energética italiana Enel invertirá 700 mdd en México durante 2020
Por

Desde su llegada en 2008, la compañía ha invertido 3,000 mdd y espera cerrar el próximo año con un desembolso acumulado...