Por Steve Schaefer

A diferencia de la mayoría de los acontecimientos bursátiles recientes, este año las ofertas públicas iniciales (OPI) podrían tener un titular en los medios de comunicación antes del otoño.

Tras reportarse que en noviembre del año pasado Snapchat registró de forma confidencial su salida a la bolsa,  uno de los “unicornios” —empresas privadas con valor de más de 1,000 millones de dólares (mdd)— de Sillicon Valley podría empezar a vender acciones al público en el primer trimestre del año.

También te interesa leer: Snapchat presenta de forma confidencial su salida a bolsa

PUBLICIDAD

Después de un año con un índice bajo en registros de ofertas públicas, las expectativas para el 2017 son altas  e indican que la efímera aplicación Snapchat no estará sola durante su debut en el mercado bursátil.

“Las acciones están en niveles récord, la volatilidad está bajo control, las tasas siguen bajas, incluso si se ubicaran más alto, y lo que es más importante, este año las ofertas públicas lo han hecho bien”, dice Paul Bard, director de investigación de la firma Renaissance Capital.

En el 2016 sólo hubo 15 compañías tecnológicas respaldadas por ofertas públicas, y en total 42 empresas en Estados Unidos. Esto fue parcialmente un reflejo del año complicado que se vivió en el mercado de las acciones, antes de que el período post electoral estadounidense mandará a los promedios principales hasta las nubes.

Bard considera que lo acontecido el año pasado es parte de la “resaca” tras un recorte prolongado de ofertas públicas en el 2015, que decepcionaron en los primero meses y trimestres tras su salida a la Bolsa de Valores. “Las ofertas públicas en 2015 estuvieron por debajo de un índice S&P 500 alto”.

De hecho, la firma Renaissance Capital encontró que las ofertas públicas del 2015 (4.9% abajo) no sólo se desempeñaron por debajo de los niveles del mercado del año pasado, sino que también impactaron en el debut del 2016 (23.5% arriba) con un gran margen de diferencia.

Para ser justos, el último grupo de ofertas públicas aún es reciente y tiene olor a coche nuevo, habiendo lanzado pocos (si es que uno acaso) reportes trimestrales, pero Bard piensa que aún están a tiempo de obtener mejores resultados.

Te puede interesar: ¿Por qué en México no hay empresas unicornio?

Una última corrección  en la estimación a finales de 2015, trajo consigo un crecimiento en las primeras semanas del 2016. Las estimaciones se redujeron en varios sectores, quizás principalmente en las áreas tecnológicas. Así, una compañía como Pure Storage, que debutó en octubre del 2015, poseía una estimación alta y ni siquiera superó su precio de oferta pública en su primer día de cotización. En contraste, las startups Twilio o Nutanix, con su debut en junio y septiembre de 2016, respectivamente, duplicaron su precio en poco tiempo.

Bard predice que en los siguientes 12 a 18 meses habrá una “ola de ofertas públicas tipo unicornio”, aunque reconoce que en el pasado ya han habido este tipo de predicciones, principalmente porque un número significativo de posibles filiales de ofertas públicas han optado por la recaudación privada de capital de riesgo e inversionistas con fondos de inversión en lugar de dar el siguiente paso.

Un auge continuo en la actividad de M&A podría también apoyar el mercado de las ofertas públicas. Recientemente Microsoft adquirió LinkedIn por 26,000 mdd, que, aunque salió a Bolsa hace más de cinco años, es una empresa de tecnología joven y creciente. Al menos parte de ese capital podría reinvertirse en las acciones de nuevos operadores en el mercado, sugiere Bard.

“Es un objetivo en movimiento”, expresa Bard. “Hay potencial para mayor actividad tecnológica, empezando por Snapchat”.

La solicitud anticipada de los dueños de Snapchat, así como la de Appdynamics, que registró su salida a Bolsa en diciembre pasado, podrían ayudar a impulsar el año, que comparado con el 2016 no necesitará hacer grandes mejoras.

“Estamos viendo que las ofertas públicas tecnológicas están volviendo a la vida”, expresa Tom Farley, presidente de NYSE, cuyo equipo ha estado en reuniones con ambas compañías tanto en el sector empresarial como en tecnologías de consumo.

Mientras un número significativo de compañías trataron de evitar hacer negocios durante los días cercanos a la elección, si hubieron compañías que se aventuraron en estas aguas y fueron recompensadas con ofertas iniciales fuertes, incluyendo el lanzamiento en diciembre de Tivago y Apollo, antes Athene.

Un par de condiciones alentadoras en el mercado aunadas al hecho de que muchas empresas privadas han tenido más tiempo para madurar retrasando las ofertas, y negocios que suenan rentables.

“Las valuaciones fueron impactadas negativamente a finales del 2015 y a principios del 2016”, explica Farley. “Los unicornios tecnológicos necesitaron más tiempo para crecer en sus valoraciones que habían sido particularmente optimistas”.

El potencial de Snapchat —la compañía está considerando una oferta por 4,000 mdd que podría impulsar su valor hasta en 20,000 o 25,000 mdd—podría significar un gran hito para la empresa con capital de riesgo en el mercado bursátil de Estados Unidos, un caso como el Alibaba en el 2014.

El camino de Snapchat hacia un emocionante debut en el mercado bursátil no sería lo mismo sin sus debidos giros —por ejemplo la demanda de un ex empleado que alega haber inflado las métricas de la compañía, un alegato que la empresa desmiente— pero otros factores son más importantes que las proyecciones de las ofertas públicas del 2017. Principalmente, el fuerte desempeño del pequeño grupo de unicornios que  tomó el liderazgo durante el 2016.

Lee también: Presidente de Sony renuncia a su cargo y se va a Snapchat

Las acciones de Twilio han retrocedido y vuelto a tocar Tierra desde su debut en julio, pero siguen negociando casi el doble de su precio de ofertas públicas, mientras que Nutanix está por arriba (más del 60%) de su precio de oferta pública. Acacia Communications, que salió a Bolsa en mayo, ha retornado su inversión al menos en un 200%.

“Se siente como que el 2017 será más cercano al año de “Ricitos de oro”, dice Corey Shull, analista líder en Internet de T. Rowe Price. Aunque el volumen de compras en el 2016 fue ligero, “en general los nuevos nombres han sido bien recibidos”, añade. “Creo que tendremos un año donde un puñado de ofertas públicas saldrá, pero no todas”.

Incluso si sólo algunas de las ofertas iniciales entran a la bolsas de valores de Nasdaq o NYSE, recolectarán fuertes ganancias después de  un par de años decepcionantes.

“Hay un grupo inversor dispuesto a colocar dinero detrás de las ofertas públicas iniciales tecnológicas”, dijo Greg Becker, CEO del Silicon Valley Bank, cuya firma financia e invierte en compañías tecnológicas privadas. Sin embargo, advierte que es labor de las compañías asegurarse de que todo esté bien organizado antes de dar el paso, porque es estresante corregir errores estando en los reflectores del mercado bursátil.

“Debes tener confianza en tu tasa de crecimiento, no se puede tropezar”, menciona Becker. También brinda un consejo precautorio para aquellos que han comprado bajo el argumento de que hay señales de confianza en el mercado de las acciones, como una nueva era de crecimiento y de política de negocios amigable. “Aún no comenzamos con la nueva administración”, advierte.

Los riesgos y beneficios de lanzar ofertas públicas son discutidos frecuentemente – están sujetos a los informes trimestrales de los resultados financieros y los movimientos diarios en el balance de las acciones contra la oferta de liquidez de los inversores y empleados, y ganando una moneda pública para adquisiciones— pero también hay riesgos que han permanecido en privado por mucho tiempo.

“Para algunas compañías se trata menos sobre el mercado abierto y más sobre el ritmo interno y estar en el momento correcto en el negocio. Tratar de reorganizar tu negocio como empresa pública es un reto”, concuerda Corey Shull de T. Rowe. “Pienso que muchas de estas compañías no alcanzarán su potencial estimado”.

Puedes leer: Airbnb, el unicornio tecnológico que conquistó 190 países

La firma de investigación CB Insights, que mantiene una lista de candidatos a su informe anual de ofertas públicas, destaca que al menos 86 compañías han  recaudado dinero de las valoraciones equivalente a 1,000 mdd.

La lista de la firma está conformada por las empresas habituales —Uber, Airnbnb, la compañía de pago de servicios Stripe,  la plataforma de mensajería Slack, la aplicación Instacaart— como los unicornios con el mejor momentum, pero también enlista a 5 más como las compañías que más probablemente salgan a la Bolsa en el 2017.

Empresas como: el servicio de comida a domicilio Blue Apron, la compañía de software Qualtrics, la firma de identificación de software Okta y la plataforma de desarrollo educativo Pluralsight.

Otro debut temprano también se espera de la ya mencionada Appdynamics, que registró su solicitud de salida a Bolsa durante las fiestas decembrinas. No sólo serán empresas tecnológicas. La gran apuesta de Blackstone es Invitation Homes, que registró su primer S-1 el viernes pasado.

Mientras tanto hay otras empresas con documentación en puerta, como los productores de carne JBS Foods, CBS Radio y la firma Presidio.  Renaissance Capital también destacó como candidatos a Vice Media, Canada Goose y Altice para marcar su debut en la Bolsa en el 2017.

 

Siguientes artículos

Ahorra, administra, piensa, valora, decide
Por

Ahora más que nunca lo Hecho en México debe estar bien hecho. Transitamos por un pasaje de la historia en nuestro país,...