El vuelo de regreso a casa me hizo caer en la cuenta. Desde la fila para documentar el equipaje me empecé a fijar y luego hacíamos cola para abordar, y aún más cuando ya todos habíamos ocupado nuestros asientos. Casi 70% de los pasajeros usaban una camiseta del equipo de futbol de la ciudad que nos veía partir. La mayoría de los que ocupaban un asiento en ese vuelo habían viajado para asistir a un partido de la liga y ni siquiera era un partido decisivo o de gran relevancia. Muchos habían tomado la decisión de visitar la ciudad sólo para ver jugar al equipo de sus pasiones. En efecto, el futbol, como muchos de los deportes, se ha convertido en la pólvora que enciende la chispa de la derrama económica, no sólo para los dueños de los equipos y sus participantes: su efecto multiplicador es de amplio espectro.

La pasión del deporte enciende focos de posibilidades que, evidentemente, abarca el mundo de los patrocinios, de la explotación de la marca, de la asociación de productos a ciertos jugadores, y también, al turismo, gastronomía, hotelería, transportes, moda y casi cualquier segmento que podamos imaginar. Podemos relacionar hasta lo que creemos totalmente disociado al universo deportivo como la venta de electrodomésticos, detergentes o autopartes. Alrededor de un balón, una pelota, una raqueta o una rueda existen posibilidades casi infinitas para iniciar un negocio. Cada aficionado tiene una necesidad para ser resuelta al momento en que desea ponerse en contacto con su deporte favorito.

Un equipo de futbol convierte a una ciudad desangelada en medio del desierto en un destino turístico, un evento de Fórmula Uno transforma un principado en un lugar vibrante que llena cada cuarto de hotel disponible, un torneo de tenis hace que los aficionados tomen vuelos de más de quince horas de trayectoria con tal de ver un partido, un bar con memorabilia de jugadores y equipos se transforma en un lugar que requiere de meses para hacer una reservación. Ése es el mundo de la pasión deportiva.

Como cualquier negocio, los deportes tienen derramas secundarias que presentan oportunidades novedosas y desaprovechadas que esperan la atención de algún emprendedor para ponerlas a trabajar. Evidentemente, hay que afinar el olfato para poderlas detectar, ya que generalmente no están a la vista. Al momento de identificar necesidades de estos clientes potenciales tan especiales, debemos estudiar las propuestas similares que ya se encuentran a disposición, segmentar mercados existentes y buscar nuevos nichos. Todas estas opciones nos pueden ayudar a estimar a qué podemos hacer en forma interesante y quiénes nos pueden interesar. Evidentemente no vale de nada encontrar una audiencia que tiene una necesidad pero que no tiene poder adquisitivo para comprar nuestra solución, en cuyo caso o seguimos buscando otros segmentos o reevaluamos nuestra propuesta de valor y nuestra estructura de costos para adaptarnos y quizá dar con un modelo accesible. Así es el mundo de los negocios.

Es sorprendente ver que el número de empresas relacionadas con el deporte ha crecido exponencialmente en los últimos años. Gracias a las cantidades del dinero que mueven, el sector se ha convertido en un fragmento interesante para quienes pueden invertir y esperar un pronto retorno, pero por lo mismo hay que tener cuidado, pues este tipo de fórmulas representan un mayor riesgo. La gestión y representación de deportistas es el puesto más buscado para aquellos que quieren dedicarse a este segmento tan especializado, pero también es en el que menos posibilidades hay. Esos puestos o están ocupados ya o están muy competidos. Aunque existen muchos más sectores en los que probar suerte en el mundo deportivo.

  1. El diseño, construcción y mantenimiento de instalaciones deportivas es toda una especialidad, dado que tienen una arquitectura muy específica. La especialización en campos de futbol, pistas de atletismo o tenis, albercas de competencia representa una gran oportunidad.
  2. El sector de construcción e instalación de gradas ha crecido mucho. La posibilidad de instalar infraestructura cómoda y segura para los espectadores representa una buena oportunidad de negocio.
  3. Los espacios para las concentraciones deportistas representan un proyecto de especialización de servicios. Lugares en los que se necesita privacidad, cierto tipo de nutrición -menús, dietas-, transporte, seguridad, logística para sus propios servicios técnicos, lavandería, tintorería.
  4. El interés de los niños jóvenes por el deporte profesional ha multiplicado las posibilidades de negocios y ha hecho que florezca la oferta de enseñanza en todas las modalidades del deporte. Academias privadas de futbol, clínicas de tenis, laboratorios para pilotos de Fórmula Uno, escuelas de entrenadores y de árbitros para cada disciplina.
  5. La moda deportiva es uno de los sectores con mayor crecimiento, no únicamente la fabricación, también la distribución de ropa, accesorios y artículos deportivos. Existen ejemplos virtuosos de pequeñas industrias, muy especializadas en la fabricación de equipos. Los presos del penal de La Piedad, Michoacán, por años fabricaron balones de futbol que se usaron a nivel profesional, así como guantes para practicar boxeo.
  6. Gestión financiera y asesoría: una gran oportunidad es el manejo de patrimonios y asesoramiento financiero para deportistas. Todos conocemos las historias de estrellas del deporte que amasaron fortunas y las perdieron en forma estrepitosa. Mike Tyson decía que sólo un boxeador podía vivir en una mansión y estar totalmente quebrado sin saber cómo recuperarse, más que saliendo al cuadrilátero. Por lo general, estos personajes no saben los secretos para conservar el valor del dinero a través del tiempo, ni conocen las fórmulas para cuidar su patrimonio. Ahí hay una gran posibilidad de negocio especializado.
  7. Las instalaciones deportivas también son un sector que ha crecido mucho en los últimos años, en la misma medida que el deporte se ha convertido en una rutina de vida y en un elemento de cuidado de la salud. Por lo tanto, representa una buena posibilidad de generar negocio.

El ámbito deportivo goza de gran popularidad entre los diferentes sectores de la población y el gusto por ello abarca casi toda la pirámide poblacional, tiene un efecto trasformador de amplio espectro y es el detonador de negocios que ven rápidamente un retorno de su inversión. Son modelos de negocios interesantes que atraen a clientes dispuestos. Y, eso es lo que busca un emprendedor.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @CecyDuranMena

Blog: Las ventanas de Cecilia Durán Mena

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

Siguientes artículos

Éstos son los 20 billionaires más ricos del mundo en 2017
Por

Setenta y ocho multimillonarios salieron de la lista y 135 regresaron, después de estar ausentes un año o más, al rankin...