Por Ulrick Noel*

En prácticamente todos los sectores productivos, la tecnología se ha elevado a una prioridad estratégica. Hoy en día, es un pilar fundamental del funcionamiento saludable de las organizaciones, y la manera en que la aprovechen en su beneficio reforzará su competitividad, rentabilidad y permanencia en sus respectivos mercados.

En los últimos años, hemos atestiguado el surgimiento y consolidación de innovaciones tecnológicas que impulsan la evolución digital de prácticamente todas las industrias. Al mismo tiempo, han contribuido a establecer una conversación directa entre las áreas de TI –encabezadas por el CIO o CTO y los líderes del resto de las unidades de negocio– en la que se ha puesto sobre la mesa la necesidad de tomar decisiones conjuntas en cuanto a qué tecnologías implementar a partir de sus necesidades particulares y las del negocio en general.

Todo con miras a superar los desafíos que trae consigo la nueva década: económicos, políticos e incluso climáticos, pero también buscando capitalizar las oportunidades apoyándose en los habilitadores y disruptores tecnológicos que tienen el potencial de darle al negocio un nuevo impulso en el 2020 y a futuro.

Al hablar de habilitadores, hablamos a aquellos macro factores tecnológicos que han potenciado la transformación de las empresas, los modelos operativos y los mercados. Aunque han estado presentes en el entorno empresarial por varios años, siguen evolucionando y madurando a gran velocidad.

  • La experiencia digital. Las organizaciones crean experiencias emocionalmente inteligentes a partir del comportamiento, preferencias y emociones de las personas usando herramientas basadas en la inteligencia artificial (IA). La experiencia digital no se limita solo a los clientes; se amplía también a empleados y socios de negocio.

 

  • Analytics. Capacidades y herramientas que generan conocimientos de gran impacto. Agiliza el análisis y procesamiento de una gran variedad de datos –en reposo, en uso y en movimiento– y contribuirá a cumplir con regulaciones respecto a dónde residen los datos, su privacidad y uso.

 

  • La nube. Su madurez ha dado origen a un nuevo modelo de consumo de servicios de cómputo (everything-as-a-service) flexible, accesible e inmediato. Los hyperscalers como AWS y Azure son también jugadores relevantes para acompañar a las organizaciones en su trayecto hacia la nube.

Por su parte, los disruptores tecnológicos son resultado de los habilitadores antes descritos y serán factores decisivos en 2020 y más allá; se encuentran asimismo en camino de ser tan relevantes como los avances que les dieron origen.

  • Realidad digital. Integra innovaciones como la realidad aumentada y virtual, interfaces de voz, reconocimiento de voz, cómputo ambiental, y tecnologías inmersivas, entre otras, a fin de promover una interacción más natural con los usuarios más allá del teclado y la pantalla.

 

  • Tecnología cognitivas. La inteligencia artificial, junto con los componentes que la integran, como machine learning, redes neuronales, automatización robótica de procesos, voz y procesamiento de lenguaje natural, entre otras, están transformando a casi todas las industrias.

 

  • Blockchain. Las empresas de servicios financieros y fintechs seguirán liderando el desarrollo de blockchain, pero también otros sectores, como el gobierno, ciencias de la vida y salud, tecnología, medios y telecomunicaciones.

Algo que vale la pena resaltar es que los habilitadores y disruptores tecnológicos no actúan de manera independiente; se combinan y complementan de modo tal que suman sus fortalezas para llevar a los negocios a la siguiente etapa de su evolución digital. De igual forma, están preparando el terreno para el surgimiento de nuevas innovaciones que apoyarán a los negocios a no sólo prosperar y transformarse en 2020, sino en los años por venir.

 

Contacto:

Ulrick Noel es Senior Manager de Innovación en Consultoría, Deloitte México

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

pobreza-cdmx
El poder de las minorías
Por

Más de 50 millones de hispanos habitan Estados Unidos, es decir, poco más del 16% de la población estadounidense es de o...