En un país que ha estado controlado por partidos dictatoriales y poco transparentes, las candidaturas independientes deberían de representar una gran opción para fomentar y permitir la participación de ciudadanos libres; pero, hasta el momento, esta posibilidad está llena de obstáculos que ponen en duda la misma intención democrática de las instituciones públicas.

En las elecciones intermedias de 2015, se abrieron las puertas de las candidaturas para diputaciones federales: hubo 122 aspirantes, apenas 22 lograron la candidatura y tan sólo uno ganó (Manuel Clouthier, por Sinaloa). Para entonces, tanto académicos como líderes de la sociedad civil y organismos internacionales ya advertían que las reglas aplicables a los independientes eran restrictivas, pero nada se hizo. Tal parecía que el INE y el TEPJF, aliados de los partidos, lo preferían así.

Tener el monopolio de la política es bastante rentable, pues los recursos y el poder que se reparten es absurdamente amplio. En las elecciones anteriores, 246 ciudadanos lograron ser aspirantes a puestos de elección federal, dos de ellos a la presidencia, pero solamente 49 obtuvieron su registro y ninguno logró el triunfo. La inversión que hicieron los partidos fue avasalladora, las trabas para los independientes fueron altísimas. A esto hay que sumar el uso inmoral y simulado que los partidos hicieron de la vía independiente para lanzar a candidatos que dividieran el voto o confundieran a los ciudadanos, lo que también debería regularse.

Los derechos humanos universales, los tratados internacionales y la Constitución mexicana amparan la participación justa y pareja de los ciudadanos en la vida pública y política del país, pero ni así se logra un piso parejo para aquellos candidatos sin partido.

PUBLICIDAD

Ante esta situación, resulta vital que quienes piensen lanzarse por la vía libre e independiente dentro de tres años comiencen a prepararse y asesorarse. Existen varias cosas que el candidato(a) independiente necesita tener en cuenta:

  1. El proceso consta de cuatro grandes etapas: a) reclutamiento de voluntarios (sin voluntarios súper motivados y preparados no llegarás a ninguna parte); b) registro como aspirante; c) recolección de firmas; d) campaña.
  2. Equipo legal: Debido a las grandes trabas legales y burocráticas, será necesario contar con un súper equipo legal que sea experto en temas electorales y hasta de derechos humanos.
  3. Investigación social: Un aspirante tendrá que hacer mucha investigación para entender las necesidades de la población, el ánimo social, así como la percepción sobre temas políticos y de partidos.
  4. Plataforma de identidad y posicionamiento: Tu posicionamiento debe responder a tu investigación social, pero también a tu propia personalidad e ideales como ser humano. Escoge causas rentables, pero que vayan con quién eres.
  5. Recursos y transparencia: Tendrás que disponer de fuentes de financiamiento y equipo contable para documentar y reportar todo a detalle. No seas un político opaco; al contrario, demuestra con el ejemplo tu honestidad.
  6. Alianzas: Deberás contar con aliados que tengan arraigo social en tu entidad, que te ayuden a convocar grupos numerosos; pero no caigas en la tentación de hacer pactos de intereses u ofrecer cosas inmorales o ilegales una vez que hayas ganado la elección.
  7. Debates: Los debates son una gran oportunidad para diferenciarse de los candidatos con partido y posicionarse como verdadera opción. En las elecciones pasadas, pocos candidatos independientes realmente aprovecharon estos espacios correctamente.
  8. Tecnologías y redes sociales: Debido a que la distribución de recursos y espacios publicitarios es realmente injusta para quienes optan por la vía independiente, tendrás que aprovechar inteligentemente las tecnologías, para comunicarte tanto con tus audiencias (y escucharlas), como con tus equipos de voluntarios(as).

Creo que México ya tiene que pasar de ser un país adolescente en temas de democracia y participación, a un país maduro. Las candidaturas independientes reales son una gran vía para ello.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Senado avala plan de austeridad y retira seguros, bonos, autos…
Por

Con el programa de austeridad, el Senado reduce 50% los recursos para bancadas y 30% las partidas para apoyos técnicos.