Las RSC o redes sociales corporativas son más que un Facebook o un Twitter interno, y si ya somos adictos a estas tecnologías y sabemos utilizarlas, lo mejor es que empecemos a sacarles provecho en la empresa.

 

Según los datos de AMIPCI, lo que más hace un mexicano cuando entra a internet es revisar sus perfiles en redes sociales. No importa si lo hace desde un móvil o la computadora de la casa, desde la escuela o el café. Y, por supuesto, tampoco importa si lo hace desde el trabajo. El asunto es que dichas plataformas nos tienen emocionados y cautivos. No en balde somos el país que más las utiliza en el mundo.

Ahora bien, ¿qué tal si montáramos un sistema similar a una red social en sustitución de la intranet de nuestra empresa, con el objetivo no sólo de comunicarnos, sino de colaborar y construir una verdadera comunidad entre los trabajadores?

PUBLICIDAD

Las redes sociales corporativas (RSC) empiezan a ganar terreno entre empresas, pues facilitan las labores en varios sentidos, y poco a poco empiezan a sustituir a las intranet, esos sistemas de comunicación internos que más bien son planos y, en cierto modo, limitados.

Una RSC es mucho más que una red interna de trabajo o comunicación para una empresa; se trata de una plataforma que integra sistemas de comunicación e interacción, y módulos de colaboración digital que facilitan los procesos internos o campañas de una empresa o institución. Todo en una interfaz muy similar a la que vemos en Facebook, lo que la vuelve intuitiva y facilita la interacción entre los miembros de una comunidad.

Así, una publicación puede ser compartida, gustada, comentada; un usuario puede ser mencionado o se pueden incluir enlaces de páginas externas, tener repositorios de documentos o hacer encuestas y sondeos.

De esta manera, diferentes departamentos de una misma compañía pueden trabajar al mismo tiempo en la elaboración de un documento, o bien se pueden formar equipos de trabajo virtuales que hagan más eficiente el desempeño de la empresa. Lo más importante es que la comunicación corre transversalmente por todos los departamentos.

Las RSC se parecen mucho en estructura a las redes sociales públicas como Facebook o Twitter; no obstante, su acceso se puede gestionar de forma jerárquica o escalonada, es decir, si así se desea, los miembros de un departamento podrán ver sólo algunos documentos, utilizar ciertas herramientas, interactuar con otros grupos o tener ciertos beneficios.

Por lo general, las RSC se gestionan desde la nube, lo que es una gran ventaja, pues no representa límites en cuanto al acceso o la disponibilidad de la intranet. No obstante, es importante que la plataforma cuente con una app para entrar y gestionar sus recursos, pues los trabajadores de la empresa tendrán varios puntos de acceso que no se limitarán a una computadora de escritorio.

Ante este panorama, la implementación de una red social corporativa (RSC) es un paso natural para cualquier empresa o institución, pues sus colaboradores están acostumbrados a utilizar dichas plataformas para socializar y comunicarse entre ellos. Su implementación se dará de forma natural y con un gran ánimo de participación.

¿Exactamente qué es lo que mejora una red social corporativa? Básicamente, tres aspectos:

  1. Comunicación: El modelo de comunicación en las redes sociales es totalmente horizontal y transversal, es decir, todos los departamentos pueden iniciar un proceso de comunicación, y al mismo tiempo llegar a todos los miembros de la empresa. Esto hace mucho más fácil y eficiente la gestión del personal y la coordinación de equipos de trabajo.
  2. Integración: Alce la mano el que conozca a todos los miembros de su corporación y sepa exactamente qué hacen todos los departamentos. Quizá si hablamos de empresas pequeñas, esto puede ser posible; sin embargo, cuando hablamos de corporativos mucho más grandes, el proceso de integración y de identificación con los valores institucionales de la compañía se torna muy complicado. A través de las RSC, este proceso se da de manera natural, pues lo que se construye es una comunidad. Además, promueven la reflexión al permitir la visualización de la importancia de los individuos al interior del organismo.
  3. Colaboración: Si ya todos nos conocemos, tenemos los mismos objetivos y hasta nos caemos bien, entonces el desarrollo de cualquier proyecto al interior de una empresa fluirá más fácilmente. Las diferentes herramientas con que cuenta una RSC permiten crear, colaborar y compartir las soluciones e ideas que se generen al interior de la comunidad. Ésa es la idea central del conocimiento colectivo: que muchas cabezas generen soluciones viables para todos.

En México existen varias plataformas que ofrecen el servicio. Quizá la referencia inmediata sea Go Integro, que además de todas las funcionalidades, ofrece un plan de beneficios muy atractivo para los usuarios. Por otra parte, JoinCube tiene presencia en toda Latinoamérica y su trabajo con grandes marcas los respaldan. Zyncro ofrece una gama muy amplia de funcionalidades y plug ins que la hacen una herramienta muy robusta.

Por ello, si ya somos adictos a las redes y sabemos utilizarlas, lo mejor es que empecemos a sacarles provecho al interior de nuestras empresas. No las veamos como un obstáculo, sino como una oportunidad de hacer mejor nuestro trabajo.

 

Contacto:

Twitter: @sincreatividad

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Kevin Spacey
Lo que Spotify y Apple deben aprender de Netflix
Por

La estrategia de Netflix ha sido un éxito. Logró enganchar a millones de usuarios dispuestos a pagar una suscripción a c...