Para celebrar nuestro quinto aniversario, buscamos a algunos de los empresarios más destacados del país para averiguar cómo es que hallaron su vocación.

 

Arreglar un pedazo de la realidad

Por Carlos Danel y Carlos Labarthe / presidentes de Gentera

PUBLICIDAD

Emprender es una de las actividades más apasionantes de la vida, un proceso que nunca termina. El emprendedor es un transformador, busca siempre arreglar un pedazo de la realidad que enfrenta. La historia de Gentera no es la excepción. Así como hace unas semanas, miles de personas mostraron una de las mejores facetas de la sociedad mexicana, tras el sismo de 1985 un grupo de jóvenes entendimos que podíamos y teníamos que hacer algo para generar mayor inclusión. En 1990, esa conciencia se tradujo en un movimiento de voluntariado que nos impulsó a crear un proyecto que ofreciera oportunidades de desarrollo.

El camino del emprendedor es de continuo aprendizaje, exige humildad, apertura y un poco de ingenuidad. Así, entendimos que el reto de transformación social exigía enfocar nuestros esfuerzos en lo que hoy es un propósito claro: la inclusión financiera.

En ese momento, y no con pocas equivocaciones, tratábamos de levantar un proyecto que permitiera dar acceso a pequeños créditos para personas que vivían en Chiapas y Oaxaca, lo que antes era impensable en el sistema financiero mexicano.

Esos primeros clientes no hicieron sino retarnos. Reparamos que necesitábamos más y mejores productos, profesionalizarnos, institucionalizarnos, regirnos por reglas como cualquier institución financiera. Eso no hubiera sido posible sin las miles de personas que han colaborado con este ideal. Lo que en un principio era un grupo de personas con mucho compromiso, evolucionó a un grupo de empresas que hoy atiende a más de 3.8 millones de personas en tres países.

Mientras más crecemos, más lo entendemos: aún no es suficiente. Como emprendedores, sabemos que, para seguir siendo relevantes para nuestros clientes, es indispensable que nuestra oferta de valor evolucione, porque los paradigmas y las necesidades del negocio han cambiado. Eso es lo que busca Gentera. Por eso seguimos siendo emprendedores.

Lo relevante de Gentera, empero, son sus clientes. Somos testigos de millones de historias de emprendimiento de personas que luchan día a día por sus familias y comunidades. Cada una de sus historias nos toca e impulsa recordándonos que, sin importar que sea 1985 o 2017, nuestro país da para más.

 

Carlos Labarthe. Foto: Cortesía de Gentera.

 

Siguientes artículos

5 Mandamientos para comprar viajes en línea
Por

Para comprar buenos viajes en línea hay que cumplir algunas reglas. Estos son los cinco mandamientos que te ayudarán a a...