Nos acercamos a la tercera década del siglo XXI, la evolución de las tareas profesionales y las condiciones de competencia depredadora, así como los requerimientos de una nueva realidad de mercados, emprendedores, redes, grupos sociales y empresas diversificadas, multinivel y altamente tecnologizadas exigen nuevas habilidades, recursos y capacidades para estar vigente en el mercado laboral.

1) Comunicación 360. No puedes triunfar sin manejar grandes, actuales y sólidos recursos de comunicación. Debes ser capaz de transmitir ideas de manera impactante; manejar grandes volúmenes de información con una estructura, oportunidad, prioridad, sentido, relevancia y profundidad. Generar y administrar una vitalidad eficiente en las redes sociales, adaptarte a las audiencias globales, hacer presentaciones persuasivas, hablar en público con soltura y dominio. Redactar con precisión, congruencia, estilo, dicción, articulación, riqueza de conceptos. Explotar al máximo la creatividad, libertad de diseño, impacto, atracción.

Manipular, convencer, persuadir, transmitir confianza, pasión, seguridad es parte de la selección natural para destacar, evolucionar y avanzar en tu carrera. La competencia por los clientes requiere de vender y activar las emociones en idiomas y protocolos multiculturales.

 2) Integración vital. Saber cómo establecer y mantener relaciones humanas que estimulen un ambiente de trabajo productivo, coordinado y eficiente incluso no presencial es clave en estos tiempos. Ser capaz de mostrar tolerancia, respeto y saber ajustarse a ambientes multinacionales, horarios diferenciados y las modalidades de trabajo que implican viajar constantemente e interactuar con personas de diferentes ideologías, religiones, países y formas de hacer negocios.

Nada de prejuicios ni reduccionismos, existe una gran diversidad de comportamientos, protocolos de trato y formatos de socialización. Acoplarse a un estilo de vida multitarea en ambientes virtuales colaborativos y plataformas de tareas en tiempo real. La clave es lograr cooperación, coordinación, rendimiento e interacción eficiente a distancia.

Conferencias, intercambios, experiencias en un mundo globalizado donde la evolución es increíblemente rápida, asimilar los grandes cambios en tiempo real es un activo imprescindible para quien busca destacar y liderar en estos tiempos.

3) Transformación humana. Las empresas requieren profesionales con actitud de cambio, hambre de progreso, superación de barreras y una sana ambición altamente competitiva. Saben que cada día requieren de grandes transformaciones internas y que nadie puede estancarse en un mercado tan competitivo, por lo tanto, en cada unidad de trabajo se requiere de líderes que impulsen y promuevan estos cambios de manera cotidiana.

Sobre este tema en particular se ha dicho mucho y se han descrito miles de formas que puede asumir este proceso lo relevante es la capacidad para dirigir grupos humanos hacia metas comunes, con un sentido de motivación, responsabilidad y disciplina natural no impuesto, que haga surgir lo mejor de cada uno y que les provea de un sentido de triunfo, integración y realización.

4) Responsabilidad social. Con mayor frecuencia, las empresas buscan reforzar sus controles de reclutamiento por el incremento de conductas no deseadas entre sus prospectos. Existen alertas sobre malos hábitos, adicciones, problemas de socialización, falta de compromiso, pero particularmente sobre la violencia y corrupción.

Los escándalos personales que se vuelven tendencia, una selfie, videos, grabaciones o memes que exhiben prácticas ilícitas o conductas inapropiadas dentro de los centros de trabajo, demandas, denuncias y filtraciones a los medios, todo esto afecta a la empresa, sus marcas, sus servicios, por supuesto cuesta dinero y muchas veces el daño suele ser muy grave en términos de mercado, clientes y reputación.

La confianza de los públicos es clave, para evitar problemas, las empresas tienen que invertir en nuevos materiales, procesos, tecnologías y materiales, pero ante todo, en el monitoreo y control de conductas, campañas internas y hasta el involucramiento del personal para evitar incidencias que se viralicen y afecten la imagen y reputación de productos, marcas y/o servicios.

5) Progresión competitiva. Carácter y visión se requieren cuando la vida está al borde, las operaciones se hacen en milisegundos y la tecnología mueve billones de mercancías a todos los rincones del mundo. No hay lugar ni para la mediocridad y el conformismo; la vida laboral requiere de un sentido de emoción y motivación constante en todo lo que haces.

Hoy es el tiempo de los emprendedores, de los que vencen las resistencias, los límites y que hacen de cada espació un centro de innovación dentro de una empresa. No te reserves nada, mejora tu desempeño y dale a tu vida laboral un sentido de progreso permanente.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @CapitolCComm

Facebook: Capitol Consulting & Communication S.C.

Página web: Capitol Consulting & Communication

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

¿Las TIC pueden paliar la corrupción en México?
Por

Se generan cantidades masivas de información que podrían servir para combatir la corrupción. Sin embargo, la brecha digi...