cintillo_2013

Directora de orquesta de prestigio internacional, Alondra de la Parra ha recorrido todo el mundo y dirigido a las principales orquestas del mundo. Conoce su historia de liderazgo en la música.

 

 

PUBLICIDAD

Hola amigos. Hoy platicaremos de una mujer que representa a México en todo el mundo como directora de orquesta, habiendo logrado llegar a dirigir ya en las mejores salas de conciertos del mundo.

Hemos trabajado con ella y para ella en varios eventos, tanto en México como en Estados Unidos. Ustedes se preguntarán si comercializamos sus conciertos. La respuesta es NO. Alondra tiene una conferencia sinfónica, si como lo oyen, donde comparte su historia de éxito y pone en el escenario la analogía que hay entre ser director de una empresa y ser director de una orquesta, resaltando los temas de trabajo en equipo y ejecución eficaz.

 

¿Quién es Alondra?

Nació en Nueva York en 1980 y se mudó a la Ciudad de México a los dos años de edad. Inició sus estudios de piano a los siete años y de chelo a los trece. Estudió composición en el Centro de Investigación y Estudios Musicales (CIEM) de México. Ingresó como becaria a la Manhattan School of Music de Nueva York, donde obtuvo la Licenciatura en Piano y posteriormente la Maestría en Dirección Orquestal.

En el año 2003, fundó la Orquesta Filarmónica de las Américas en la ciudad de Nueva York, con el objetivo de promover y difundir las obras de jóvenes compositores y solistas del continente. Su labor social y compromiso con la juventud la llevó a emprender un programa educativo para niños de escuelas públicas de lugares como el Bronx en Nueva York, Ciudad Nezahualcóyotl y Tlahuitoltepec, Oaxaca.

En 2010, el ex Presidente Felipe Calderón Hinojosa le entregó el Premio Antena CIRT al Mérito Artístico. En este mismo año, De la Parra, en su gira Bicentenario 2010, en la cual recorrió 6 ciudades del país, inauguró los festejos de esta celebración en el Monumento a la Independencia.

Alondra de la Parra ha dirigido en Estados Unidos las orquestas sinfónicas de Dallas, Houston, San Francisco, Phoenix, Columbus, San Antonio, la Orquesta de Cámara de Los Ángeles y la Orquesta del Nuevo Mundo de Miami, en Canadá, la Sinfónica de Edmonton, la Kammerakademie Potsdam y la Orquesta del Festival Moritzburg en Alemania, la Sinfónica Tivoli de Dinamarca y la Sociedad Filarmónica Madrid–Berlín en el Palacio Real de la Almudaina en Mallorca España, además de la Orquesta Nacional de Rusia.

En América Latina, ha estado al frente de la Sinfónica de Sao Paulo en Brasil, la Filarmónica de Buenos Aires, la Filarmónica de Montevideo en Uruguay y la Orquesta Juvenil Simón Bolívar de Venezuela, de quien recibió su más alta condecoración. En México, Alondra ha dirigido a las orquestas de Aguascalientes, Jalisco, Sinaloa, Xalapa, la Sinfónica del Estado de México y a la Orquesta Sinfónica Nacional en el Palacio de Bellas Artes.

Alondra de la Parra se ha ganado la atención de los conocedores por sus vibrantes interpretaciones, colocándose como una de las directoras más sobresalientes de su generación. Se ha convertido en la Embajadora Cultural del Turismo de México y ha sido aclamada por Plácido Domingo como “una directora extraordinaria”.

Mi Alma Mexicana, título de su álbum debut internacional con Sony Music, rompió récords de ventas sin precedentes en México, colocándose como número 2 en la lista general de Amprofón y número 1 en música clásica, lo que le valió obtener el reconocimiento de Disco de Platino.

La crítica especializada del periódico Reforma afirma sobre Alondra: “En el ámbito de la música clásica, México no tiene otro artista que, como Alondra de la Parra, fusione carisma y excelencia”. La revista ProÓpera destaca su “ímpetu artístico, estilo elegante y sensibilidad precisa”. La revista Expansión se refirió a su estilo de liderazgo como “la batuta que inspira”.

El golpe maestro ocurrió cuando el Consulado de México le comisionó que organizara un recital con música mexicana. Entonces reunió un grupo de más de 60 músicos que a la postre se convirtió la Orquesta Filarmónica de las Américas —que debutó en 2004 en el Town Hall de Nueva York—, de la cual Alondra es la progenitora absoluta. Dicha agrupación tiene como objetivo difundir la música clásica tanto mexicana como latinoamericana, así como darles un espacio de fogueo total a los jóvenes músicos que apenas arrancan su carrera como intérprete.

 

Más mujeres con batuta

Además de Alondra de la Parra, en el mundo surgen cada vez más nombres femeninos que dirigen orquestas. Cabe destacar los casos de Maron Alsop (primera mujer en dirigir una orquesta de primer nivel en Estados Unidos), Xian Zhang (nombrada para encargarse de la Orquesta Sinfónica Giuseppe Verdi de Milán) o la uruguaya-israelí Gisèle Ben Dor, directora musical de la Sinfónica de Santa Bár.

 

Pero, ¿qué hace un director a grandes rasgos?

La anterior puede ser una de las preguntas capitales para todo el público que no está familiarizado con el género de la música clásica, sus instrumentos, “reglas” e historia. Sin caer en detalles técnicos y de manera somera y didáctica, la persona que toma la batuta tiene la tarea más difícil en materia de cohesión musical entre las diversas secciones de una orquesta (vientos, metales, percusión, solistas, etcétera).

Debe, entre otras cosas, contener (más que mantener) el ritmo y estilo que el compositor de tal o cual obra especificó en la partitura. Marca también el tiempo y manera de tomar ciertos pasajes. Justo aquí, entra el estilo propio de cada director. Quizá habrá algunos que gusten de quitarle intensidad a ciertas obras o interpretarlas más rápido; vaya, todo depende de la lectura que le dé el director a la partitura.

Para describir por medio de peras y manzanas, podría comentarse que cada director hace un cover de las piezas que interpreta. El compositor original puso ciertas pautas para tocar su obra, pero ésta es “comprendida” de infinidad de maneras por cada oído y mente. Para terminar, existen muchos directores que prescinden de la batuta y “coordinan” a sus músicos por medio de señas y ademanes.

 

Amigos, de verdad compartir historias con ustedes cada semana es muy placentero. La de hoy es especial, la música lo es por sí sola. Ser músico es de gran valor, por lo que conlleva de estudio y trabajo, y ser director de orquesta es o debe de ser uno de los puestos de mayor responsabilidad que pueda tener un trabajo: coordinar a un equipo, donde puede haber más de 10 idiomas diferentes entre ellos, músicos de ambos sexos, y saber convencerles cómo quiere como se oiga durante el concierto. Este trabajo también se trata de saber dar una firma especial que cada director tiene en lo personal. Trabajo en equipo, ejecución eficaz, coordinación sin palabras, en fin, un reto que Alondra ha podido superar cada día y demostrar en las salas de concierto del mundo que hay talento en ella.

 

Les dejo este link para que vean a Alondra dirigiendo y, como ella dice, haciendo lo que mas le apasiona:

 

Luis Vals.

[youtube id=”EECi7RngB6U” width=”620″ height=”360″]

 

 

 

Contacto:

www.speakersmexico.com

FB: speakers mexico

TW : @speakersmexico

Correo : [email protected]

 

 

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Las cinco mujeres más adineradas de México
Por

Conoce a las 5 mexicanas con mayores fortunas dentro de la lista de los 35 millonarios de Forbes México  (Texto publicad...