En esta ocasión intentaré remontarte al lugar donde todo se viste de blanco y el frío, a lo largo del campo de juego, se instaura como factor primordial en la arquitectura.

Dirigiéndote hacia el norte de Finlandia, justo en el límite del círculo ártico, se encuentra uno de los inusuales resorts de golf de invierno: Ruka Golf, en Rukatunturi. Este lugar es uno de los campos de golf en donde se ofrece la posibilidad de obtener un winter hándicap. De esta forma, su “Winter Golf” nos cambia la perspectiva de término, abriéndonos los ojos a una nueva realidad brillante en cuanto a soluciones y retos frente al medio ambiente.

Uno de estos desafíos, quizá el más dramático para nuestro entendimiento e imaginación, es la ironía que nos hace saber que dentro de su invierno también existen temporadas de juego, debido a que la luz solar es nula durante los meses de diciembre y enero.

En abril del año pasado mi colega y amigo finlandés Jari Kiuvasolo y el profesional de golf, Kono Kaatin, me extendieron la invitación para enriquecerme a través de la experiencia que su cultura ofrece en nuestra especialidad. El arquitecto finlandés me invitó a hacer este viaje al círculo ártico, a fin de estudiar la factibilidad de aplicar la opción de ofrecer golf durante el invierno en su club de golf. La experiencia fue, sin duda, un episodio muy enriquecedor para un arquitecto de clima cálido.

PUBLICIDAD

La arquitectura de golf en los campos de invierno es idéntica a la convencional, ya que los contornos se reflejan en la superficie de la capa de nieve. Entre los puntos que se salen de lo que conocemos, están los “greens” que son distinguidos como “whites” y delimitados mediante estacas para poder observar a distancia. Los fairways, a su vez, son compactados con cadenas pesadas para recibir el impacto de la pelota, y adicionalmente el rough y los hazards son revelados por la nieve suelta conocida como powder a diferentes profundidades. Se juega con pelota convencional color naranja, teniendo el derecho de usar un tee en cada golpe siempre y cuando permanezcas en el fairway. Una variable sumamente importante es que en estos campos la vuelta es sólo de nueve hoyos, debido a las inclemencias del tiempo.

En cuestión de juego, el verdadero reto es aprender a mantener el balance en el golpe inicial. Los resbalones te obligan a hacer un swing tranquilo, buscando el equilibrio. Aquí, si quieres “matar” la bola ¡acabas en el suelo!

Los par 3 nos presenta cierto diseño penal donde el jugador debe sobrepasar un hazard que está representado por nieve sin compactar tipo powder, de tres metros de profundidad. Al igual como sucede en el lago o hazard durante el verano, es fácil perder la bola de allí. En el hoyo nueve ya se siente el frío, sobre todo si has estado toda la ronda lejos del fairway, rescatando tu bola en la nieve suelta, que llega hasta la rodilla.

Este género de golf te ofrece una experiencia única e inolvidable, que sólo se puede vivir en lugares tan remotos como éste, en Finlandia. Sin duda, jugar en la nieve dentro del círculo polar es algo que todo golfista sensato debiera hacer. Yo lo recomiendo ampliamente.

 

Contacto:

Twitter: @Pizagolfdesign / @arqpiza

Facebook: Pizá-Golf-Design

Página web: Pizá Golf Design

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Super Mario Party, ahora la fiesta ya es portátil
Por

Ha llegado al nuevo hardware Nintendo una de las series más divertidas entre todas las franquicias de la compañía: Mario...