Convertir una idea de negocio en una realidad es un proceso similar al de parir un disco. Se necesitan fondos; confianza en uno mismo; piel gorda para afrontar fracasos, y cuando las cosas se hacen bien, se reciben reconocimientos, ya sean portadas de Forbes o premios Grammys.

La cantante mexicana Carla Morrison compartió su experiencia como artista independiente compitiendo con “gigantes”, como disqueras y plataformas de música en streaming, durante su participación en el foro Master Class 2018 de Las 30 Promesas de Forbes.

“Podría hablar de todas las cosas malas externas, pero mi gran reto son las voces que hay en mi mente, que me dicen que los otros son mejores que yo, y mi ansiedad por hacer las cosas a mi manera y no querer delegar”, explicó.

En un sector dominado por hombres y plagado de estereotipos que afectan duramente a la mujer, Morrison contó que nunca dejó que este hecho fuese un problema a la hora de alcanzar sus sueños.

PUBLICIDAD

“Sí ha habido momentos difíciles. Hace año y medio tomé lecciones de canto con profesor que me acosó. Me dio medio, tuve que tomar otro tipo de clases, pero no dejé que eso se interpusiera en mi camino”, confesó la cantante.

Morrison pronunció un discurso cargado de mensajes que apelaban a la necesidad de cuidar la seguridad interna y la actitud ante los retos profesionales.

Con cinco discos y tres premios Grammy Latino a sus espaldas, pocos podrían creer que aún hoy su papá le cuestiona su éxito. Ella explicó que su fórmula para afrontar estas situaciones se basa en la empatia.

“Yo sé que mi papá es un macho y que es de otra época. No pienso que que no cree en mí, sino que entiendo que es de otro tiempo. Todos tenemos una película distinta sobre cómo es el mundo”.

La música es arte, pero también industria: se pagan nóminas; se financian discos, que “son muy caros”, según la cantante, y hay fracasos. Morrison explicó que después de descubrir que su contador le robara mucho dinero, perdió la inocencia y, desde entonces, pasa cuenta de todo. Un ejemplo de cómo convertir el error en virtud.

Actualmente la cantante se encuentra apartada de la primera línea mediática. Para ella es importante tener la humildad de preguntarse si uno esta pasándola bien, incluso cuando se encuentra en el momento álgido de su carrera. Porque, como dijo, “también es bonito dejar que el show continúe sin uno”.

También puedes leer: Un fracaso rápido es lo que necesitan los emprendedores mexicanos

 

Siguientes artículos

30-promesas-forbes
Justicia social, el motor que debe mover a los emprendedores
Por

"Se están perdiendo algunas capacidades como la compasión, empatía y el ponerse en los zapatos del otro", señaló Saskia...