Por César Martínez Aznárez

Javier Arroyo Chávez secundaba a su hermano Francisco, quien estaba al frente, tanto del Consejo de Administración, como de las funciones ejecutivas de Corporativo Fragua. Cuando Francisco falleció, en 2003, Javier asumió las dos responsabilidades en solitario, y las mantiene hasta la actualidad.

En 14 años como CEO, la rentabilidad promedio cosechada por Javier, con la venta de productos en la cadena de Farmacias Guadalajara, ha sido de 8.3%, bastante inferior al promedio que había obtenido su hermano mayor en los cinco años previos a su muerte, que era de 13.4% (tasa de retorno sobre el capital invertido, o Roic).

En comparación con los grandes jugadores mundiales de la industria minorista de droguerías y farmacias, el rendimiento actual del capital de Fragua es tres veces menor.

PUBLICIDAD

En los últimos tres años, las 10 mayores cadenas del mundo por ingresos obtuvieron una Roic de 13% en promedio, mientras que, en la empresa dirigida por Arroyo Chávez, la tasa para el mismo periodo fue de 4.0%, según la base de datos de la agencia financiera S&P Capital IQ.

Para calcular esa rentabilidad, dicha agencia considera los ingresos por ventas tal como los informa Fragua, siguiendo el mismo criterio que usa para todas las empresas, y excluye, por tanto, una partida que aparece regularmente en los estados financieros de la compañía mexicana, llamada “Otros ingresos”.

Fragua, en cambio, aunque clasifica esos “Otros ingresos” por separado de los ingresos por ventas, en los reportes trimestrales a la BMV los considera dentro de los resultados de la operación, es decir, como parte de la actividad periódica a la que se dedica.

Por esa razón, hicimos también otro cálculo de la rentabilidad, incluyendo tales ingresos y, ¡oh sorpresa!, aunque sólo representan 3% de los ingresos reportados por las ventas, su inclusión aumenta de forma abrupta la tasa de rentabilidad: casi la triplica, de 4.0% a 11.4%. Un giro contable sorprendente.

Te puede interesar: La dueña de los Oxxo ahora va por farmacias de barrio

En los informes a los cuales es posible acceder de manera pública, no hay aclaración sobre los productos o servicios que comprenden esos “Otros ingresos de operación”, aunque se trata de una partida que figura regularmente en los estados financieros todos los años.

En sus análisis sobre Fragua, el Grupo Bursátil Mexicano (GBM) dedica un párrafo a la evolución de esos “Otros ingresos” (donde tampoco se menciona qué productos o servicios incluyen), de manera que tienen la importancia suficiente como para ser destacados.

En la clasificación de los ingresos por ventas, Fragua dice que éstos comprenden productos de “Salud y bienestar” (medicinas en anteriores reportes), de “Nutrición” (alimentos), y otros productos bajo el grupo de “Varios” (fotografía, hogar, regalos y otros).

Por otra parte, en las descripciones de los reportes, la empresa explica que, en sus sucursales, se pueden realizar algunas operaciones bancarias y envíos de dinero desde Estados Unidos y dentro de México, merced a convenios con instituciones financieras y de servicios.

De acuerdo con el reporte regulatorio R26 de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), actualizado a marzo pasado, en Farmacias Guadalajara se pueden realizar operaciones de Bancomer, Banorte y American Express (depósitos, pagos de créditos y de servicios, según el banco). También existe una alianza con Western Union para las remesas. Los “Otros ingresos operativos” de Fragua podrían tratarse de comisiones provenientes de estas corresponsalías bancarias y de los envíos.

De este análisis se concluye: la tasa de rentabilidad por la venta de productos de farmacia es bastante baja en Fragua, pero el aprovechamiento de esa red de farmacias para obtener los “Otros ingresos” (aparentemente, sobre todo por servicios bancarios y remesas), le permite triplicar el rendimiento del capital.

Te puede interesar: La última batalla de farmacias Benavides para sobrevivir

La atención en los consultorios médicos, un servicio complementario que ofrece la empresa, no genera ingresos directos (los 30 pesos que se cobran por consulta en varias cadenas farmacéuticas son para pagar los servicios del galeno, según testimonios en foros médicos). Su cometido es generar venta de medicinas.

Altos costos

El crecimiento de Fragua, gestado desde que Javier tomó las riendas de la empresa, no redundó en un aumento de la rentabilidad, sino en lo contrario. En 2003, año en que Javier se convirtió en el CEO, Fragua tenía 306 sucursales en 16 estados del país, y la rentabilidad sin los “Otros ingresos” era de 14% del capital. Ahora, la cadena tiene 1,724 farmacias en 27 estados, una red casi seis veces mayor, pero la última tasa anual de rentabilidad es de 4.4%, casi tres veces menor.

En un factor esencial para la rentabilidad, el costo de venta de los productos es muy alto en Fragua: 81 dólares por cada 100 vendidos, un nivel estable en el tiempo (entre 81 y 82 dólares desde 2003).

La cadena de farmacias más grande de Europa, la británica Boots UK, tiene un costo de sólo 56 dólares. El promedio de las 10 empresas más grandes del mundo es de 73, y la media mundial del sector, 76 dólares.

Buena administración

En contrapartida, la gestión administrativa del equipo de trabajo dirigido por el actual ceo es algo más eficiente que las referencias empresariales globales comparadas en este examen.

Si bien la gestión ha empeorado ligeramente, al aumentar en tres puntos porcentuales desde 2003 a la fecha, los gastos generales y de administración hoy en día son de 17% de los ingresos en la cadena de farmacias de Fragua, mientras que el promedio del top ten es de 20% y, en el conjunto de la industria, representa 19%.

Te puede interesar: Nadro, la farmacia de las farmacias, busca nuevos negocios

En una comparación bajo condiciones más parecidas por operar también en México, la competidora cadena Benavides es menos eficiente en esta mirada, porque consume siete puntos porcentuales más que Fragua, 23% de los ingresos, en los gastos administrativos.

Mala rotación

Para una evaluación rigurosa, qué mejor que poner enfrente, como sinodal, a la empresa más grande del mundo en esta industria minorista: la compañía de origen estadounidense CVS Health, y evaluar a ambas en un indicador clave sobre la eficiencia del sector: la rotación de inventarios.

Y, en este caso, Fragua queda debiendo. Los inventarios totales de la empresa mexicana rotan 5.2 veces al año, mientras que los de CVS Health rotan 10.1 veces, lo cual podría leerse como una gestión casi el doble de eficiente en esa materia.

Evaluar pura gestión

Javier Chávez Arroyo es uno de los empresarios poderosos de México. Integra el Consejo Mexicano de Negocios y, en la lista anual de los hombres más ricos, elaborada por Forbes, figura en el lugar 32 de México, con una fortuna de 930 millones de dólares.

En este intento de evaluar a los ceo a través de logros que reflejen su gestión por encima de los obtenidos gracias al tamaño y el poder, comparamos la virtud de hacer rendir los activos para generar ingresos, mediante el indicador Rotación de activos totales.

Fragua vende 2.5 dólares por cada dólar que posee en activos, mientras el top ten vende 2.3; el promedio mundial es 1.8 y, por ejemplo, Raia Drogasil, la cadena de farmacias más grande de América Latina por ingresos vende 2.1 dólares (promedio de los últimos tres años). Una comparación que es favorable para Javier Arroyo.

Te puede interesar: La lista Forbes de los mexicanos más ricos en 2017