Éste fue otro año de transición para los teléfonos inteligentes. A casi una década de que Apple presentara el iPhone y cambiara el mundo, el smartphone se ha vuelto un dispositivo común, los límites de sus capacidades han quedado muy claros y casi todas las marcas que los diseñan y fabrican se sienten cómodas con ello. Bueno, casi todas.

Durante los poco más de 11 meses de este 2016 que se va, en Forbes México tuvimos oportunidad de probar todos los teléfonos relevantes y, como era de esperarse, encontramos pocas diferencias significativas entre la gran mayoría de ellos.

Así, 2016 fue un año más de cambios incrementales. Más RAM. Más velocidad de procesamiento. Más megapixeles. Más ceros en la etiqueta de precio. Las mismas baterías.

Bueno, más o menos. Éste también fue un año para el olvido para Samsung, cuyo Galaxy Note 7 pasará a la historia como uno de los grandes escándalos del mundo de la tecnología.

PUBLICIDAD

Las palabras de Tyrone Liu, CEO para Latinoamérica del Device Business Department del Huawei Consumer Business Group, son hoy más ciertas que nunca: “La de los smartphones es una industria de muy alto riesgo. Los teléfonos inteligentes son productos tan pequeños y tienen tantos detalles en su interior que tenemos que tener mucho cuidado. Lo que pasó con Samsung puede servir de lección para toda la industria”.

En ese sentido, se entiende que muchas marcas apuesten por lo seguro antes de intentar revolucionar una industria cuyo crecimiento continúa desacelerándose (en el tercer trimestre las ventas de smartphones aumentaron sólo 7%, frente a 14.4% del mismo periodo del año previo, según datos de Gartner).

 

Y el ganador es…

La competencia no es poca. Este año probamos 10 flagships, y entre ellos hay de todo: pantallas grandes y chicas, cámaras que hacen las veces de teléfono, navajas suizas digitales e incluso teclados físicos, todos luchando por conquistar a los consumidores.

No obstante, al final la decisión de cuál de ellos es merecedor del título del mejor teléfono del año fue relativamente sencilla. El criterio que hemos usado desde 2013, cuando empezamos a realizar este ejercicio, es el siguiente: Dado que la carrera de actualizaciones incrementales borra las distinciones entre las marcas, valoramos por sobre todas las cosas la intención de ofrecer una experiencia diferente y divertida al usuario, el valor de aventurarse a experimentar con nuevas cosas y de sorprender, y este año nadie lo hizo mejor que Motorola.

El Moto Z, el primer smartphone modular de Motorola, puede resultar una genialidad o una idea absurda, eso es algo que sólo el tiempo dirá, pero hoy, en diciembre de 2016, no hay otro teléfono que haya combinado con tanta gracia un equipo con grandes prestaciones, imposiblemente delgado y tan versátil, pero sobre todo tan amigable.

Lee también: Review: Moto Z, un teléfono ambicioso

Aunque LG lanzó su G5, el primer smartphone modular en llegar al mercado, éste no logró despegar en ventas ni crear una red de socios lo suficientemente robusta como para sustentar su desarrollo. Al final, la compañía coreana aún no ha confirmado la versión de que no mantendrá el factor modular en el G6.

Motorola, por su parte, presentó el Moto Z con cuatro módulos, entre ellos tres desarrollados por Incipio, JBL y Hasselblad, a los que se sumarán más a principios de 2017. Quizá igual de importante es el hecho de que la integración de los módulos con el teléfono se da de forma casi natural, sin necesidad de engorrosas configuraciones, en un par de segundos.

Es cierto, no es el teléfono modular que nos habían ofrecido, pero el Proyect Ara se cuenta entre los proyectos que murieron en el año, así que esto es lo más cercano que tenemos. ¯\_(ツ)_/¯

 

¿Y qué hay de los demás?

A pesar de que el Moto Z es nuestro teléfono del año, hubo muchos otros que nos dejaron una muy buena impresión y que definitivamente recomendamos. La realidad es que no todos los teléfonos son para todos, y no hay mejor smartphone que el que te cautiva.

Aun así, creemos que es pertinente hacer una revisión rápida de todos los equipos que probamos en el año, en orden alfabético:

Apple iPhone 7/7Plus: ¿El mejor iPhone hasta ahora? Definitivamente, aunque se siente más como una extensión del 6S que como un cambio generacional. La ventaja del iPhone frente a sus competidores es que es el único con iOS, y hay millones de personas que difícilmente lo cambiarían por un Android. La adición de una segunda cámara en la versión Plus es un acierto.

Sus pros: Cámara dual (7 Plus), sistema operativo y rendimiento.

Sus contras: Precio, batería y la falta de un puerto USB-C.

Review completo: iPhone 7, Apple lo hace una vez más

 

BlackBerry Priv: En pleno 2016, aún hay quien quiere un teclado físico. No, en serio, y BlackBerry se los dio. Aunque es un teléfono de 2015, llegó a México hasta este año, y la realidad es que es mejor de lo que nos imaginamos.

Sus pros: Es uno de los Android más seguros y su diseño es sorpresivamente divertido.

Sus contras: Resulta un tanto voluminoso y la relación precio-beneficios resulta poco sexy.

Review completo: PRIV, el Android que debe salvar a BlackBerry de la muerte

 

Google Pixel/Pixel XL: Una de las sorpresas del año fue que Google dio el salto a la fabricación de hardware (sí, sabemos que la maquila es de HTC, pero todo el control y el branding es de Google). A pesar de todo el hype, el Pixel resulta ser bastante convencional. Sí, tiene una gran cámara y prestaciones de gama alta, pero por ese precio no podía esperarse menos. El hecho de que Google Assistant aún no esté disponible en español también le resta puntos.

Sus pros: Cámara y rendimiento.

Sus contras: Diseño muy convencional, que Google Assistant no está disponible en México y precio.

Review completo: Pixel, el primer smartphone fabricado por Google

 

LG G5: Presentado en el Mobile World Congress de Barcelona con bombo y platillo, el primer smartphone modular prometía más de lo que era capaz de entregar. A pesar de tener buenas prestaciones y un puñado de módulos (o Friends, como les llamó LG), la integración era bastante torpe tanto desde la perspectiva del hardware como del software. Además, LG optó por traer la versión SE, descafeinada, con un procesador menos potente.

Pros: Su doble cámara y su diseño.

Contras: La pobre integración con los módulos y su precio.

Review completo: LG G5, el primer smartphone modular

 

Huawei Mate 8: Oh sorpresa. Mientras que muchos creen que la tecnología china es sinónimo de mala calidad, Huawei demostró de que está hecha con varios modelos impresionantes durante el año, entre ellos el Mate 8, un teléfono sólido y poderoso que entrega dos días efectivos de funcionamiento con una carga de batería.

Pros: Resistencia, batería y pantalla.

Contras: Falta de un puerto USB-C

Review completo: Mate 8, una phablet balanceada

 

Huawei P9/P9 Plus: El otro flagship de la compañía china y el primero con una cámara dual desarrollada en conjunto con Leica. Además de su capacidad fotográfica, su diseño es limpio y elegante.

Pros: Cámara, rendimiento y diseño.

Contras: Su batería podría ser mejor.

Review completo: P9, el primer smartphone con cámara Leica

 

Nexus 6P: La inclusión de otro Huawei se justifica por el hecho de que el diseño de éste estuvo bajo el control de Google.  Potente, sexy y resistente, el 6P es un digno sucesor del 6X de Motorola y, con la llegada de los Pixel, quizá sea el último de su especie.

Pros: Una gran cámara y mucho poder bajo el cofre.

Contras: El rendimiento de la batería no se acerca al del Mate 8.

Review completo: 6P, el Nexus más potente hasta ahora

 

Samsung Galaxy S7/Galaxy S7 Edge: Nuestros Galaxy favoritos hasta ahora. Casi todo en los S7 son aciertos: sus dimensiones, las cámaras, el display, la carga inalámbrica y el cargador rápido, la memoria expandible y su resistencia al agua.

Pros: Gran cámara, gran diseño, gran display.

Contras: Falta de un puerto USB-C y un precio elevado.

Review completo: Galaxy S7, los Samsung que corrigen el rumbo

 

Sony Xperia XZ: Como ex usuarios del Xperia Z3 debemos decir que nos sentimos desconcertados. Aunque el XZ es de facto el Z6, hay poco que podamos relacionar entre los dos teléfonos. La cámara, que solía ser el punto fuerte de Sony, está lejos de ser protagonista en esta temporada. Una pena.

Pros: Un diseño interesante.

Contras: Cámara estándar y un precio muy, muy elevado.

Review completo: Xperia XZ, el primer Sony con auto enfoque láser

 

Nuestros ganadores pasados:

2013: Moto X, primera generación

2014: LG G3

2015: iPhone 6s

 

Siguientes artículos

Precios del petróleo se estabilizan por confianza renovada en el acuerdo
Por

El mercado recuperó la certidumbre sobre el cumplimiento del acuerdo entre la OPEP y otros productores, como Rusia.